El País

Ocaña - Apotheke y Club

Barcelona, Barcelona

Ocaña - Apotheke y Club Barcelona
Valoración usuarios
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
0
0 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Imprimir

Dos salas diferentes ubicadas en la planta baja de un multiespacio en el que también encuentran cobijo los restaurante Ocaña DF y Café Ocaña. Por un lado la coctelería Apotheke, un particular coctel-bar, un romántico espacio decorado con paneles de madera esculpidos que evocan los interiores de los antiguos palacios árabes. Su nombre, que en alemán significa farmacia, fue elegido porque detrás de su barra encontramos todo el mobiliario original de una preciosa botica del siglo XIX. Aquí se desarrollan actividades como las degustaciones, catas de vinos, champagnes y licores o las clases de coctelería y se ofrecen especialidades como el Moscow Mule, un combinado a base de zumo de lima, ginger beer, vodka y pepino.

Sofás, alfombras, barra con taburetes, cojines, velas y luces tenues entre bóvedas y muros de piedra de más de 150 años de antigüedad, dan calidez al mejor ambiente speakeasy con coctelería de alta velocidad: el del Club Ocaña. Se trata de un bar de copas en el que una divertida selección musical que abarca diferentes estilos va evolucionando según avanza la noche y la semana. Jueves y viernes encontrarás música electrónica, mientras que los sábados las sesiones van del disco al R&B y el funky.

  • - Horario: De 21 h. a 2.30 mad. Apotheke cierra domingos y lunes. El Club cierra de domingos a miércoles.
  • Dirección: Plaça Reial, 13, C.P. 08002, Barcelona, Barcelona
  • Zona: Ciutat Vella
  • Metros: Liceu
  • Teléfono: 93 676 48 14
Ampliar Mapa

Publicidad

Otros locales que te pueden interesar





Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio El 8º pasajero

“LOGAN”, SUPERYONKIS

De Carlos Morcillo

Justo al comienzo de Sin Perdón (1992), Clint Eastwood utilizaba la torpeza en una serie de determinadas actividades...