AL TRAPO by PACO MORALES

al

Al Trapo del madrileño Hotel De las Letras es el nuevo restaurante de moda en Madrid. El chef cordobés Paco Morales, como asesor gastronómico del restaurante, ha incorporado a su carta el concepto de “alta cocina informal” que presenta platos elaborados con el rigor técnico de la alta cocina conjugado con una puesta en escena libre de prejuicios, acorde al estilo del local, y todo ello a precios razonables. El espacio de Al Trapo ha sido decorado por el estudio Corada Figueras, con una estética algo canalla, pop, elegante y bastante rollo barcelonés modernillo.

al3

En cocina también se han incorporado novedades, como la cocina a la vista que permitirá un “show cooking” de parte de la carta, o el “cuarto oscuro”, un espacio más técnico reservado para elaboraciones más complejas sin necesidad de calor, más cerca de la sala para que sea inmediato el hacer el plato y su terminación. El equipo de cocina lo completan Rafael Cordón –Chef de Al Trapo- y Germán Espinosa –Chef Ejecutivo del hotel-.

al2

La carta que ha diseñado Paco Morales para Al Trapo, tiene muy en cuenta el producto  en su mejor momento y su mejor precio, con la posibilidad de cambiar platos cada diez o quince días. Esta alta cocina informal se materializa en platos de restaurantes de alta cocina más simples y consumibles y menos pretenciosos.  Al final menos es más pues sorprende todo en positivo. Por ejemplo fusiones arriesgadas pero logradas como el Brioche `La France´ con papada, cacahuetes y teriyaki, el Foie Gras Cru con cinco especias, riesling, caramelo de piñones y nieve de lichis, el Tartar de solomillo de ternera aliñado con helado de mostaza o el Carabinero asado con tallarines de sepia patatas fritas yema de huevo y emulsion de pimenton. Todo super mega ultra buenos y con producto hiper fresco.

al1

Destacan también los Berberechos en salsa verde (con algas que parece que comes un mar), el Croissant de centolla con mayonesa de Kimchi (version deluxe del típico de cangrejo), los Callos de ternera con alubias frescas, el Bollo preñao con morcilla de Burgos y huevo de codorniz con tocino ibérico o los Raviolis de manitas de cordero con salsa Perigord, que elevan a joya gastro partes del cerdo ibérico (papadas, orejas, morros) menos populares. Ponen embutidos servidos frente al comensal desde un carrito itinerante por el local, y hay un más que correcto carro de quesos. Un sitio donde se come muy bien sin pagar fortunas. Hacia falta. Calificación: 7,8

 

  • Francisca Gimenez Costoya

    Me he asustao: el plato ese de arriba que sale junto a la foto del gafas parece un aborto de esos

  • Francisca Gimenez Costoya

    Me he asustao: el plato ese de arriba que sale junto a la foto del gafas parece un aborto de esos

  • Encarnacion Carrascosa

    Tiene un tufillo a quiero y no puedo… pero si Farrandemora lo dice estara bien. El no se vende por llenar la tripa grstis como hacen otros saloneros triperos sin criterio, ni cultura, ni mundo…

  • Francisca Gimenez Costoya

    Me he asustao: el plato ese de arriba que sale junto a la foto del gafas parece un aborto de esos

  • Francisca Gimenez Costoya

    Me he asustao: el plato ese de arriba que sale junto a la foto del gafas parece un aborto de esos

    • encarnacion carrascosa

      Francisca que tendra que ver un carabinero con un embrion..