Las dos conclusiones principales que se pueden sacar después de ver una película como Train to Busan (Yeon Sang-Ho, 2016) no son demasiado positivas: la primera es el absoluto