Justo al comienzo de Sin Perdón (1992), Clint Eastwood utilizaba la torpeza en una serie de determinadas actividades cotidianas y sin aparente dificultad (cuidar cerdos, montar a caballo) para hacer