RPM: “Ruta Costa del Pacífico “Pismo Beach CA. – Los Angeles CA.”

Share

 

Si ayer teníamos que desviarnos de la ruta prevista debido al derrumbamiento y desaparición de parte de la autopista, hoy tuvimos también que tomar una ruta alternativa debido a los incendios que están arrasando con el recorrido que teníamos previsto.

Más de 5.000 bomberos luchan contra el fuego en esta parte de California y hay  90.000 hogares que se han quedado sin luz, al afectar a una central eléctrica en el valle de San Fernando

Estos incendiós han cortado las carreteras, incluida la 154 que era imprescindible para nuestro viaje,  por lo que hemos improvisado la alternativa de ir por la 101 y después entrar en la California 1 hasta el Pier de Santa Mónica.

El recorrido ha sido más rápido de lo previsto ya que la carretera es una autovia y la llegada a Santa Mónica dejando a nuestra derecha las playas y los surfistas ha sido un punto destacado de la etapa de hoy.


Hemos comido en el Pier y después hemos tomado el postre en “RANDY’S DONUTS”.

Siempre hay cola para conseguir los preciados donuts, pero nada comparable a los espectaculares embotellamientos en las autopistas de 6 carriles. Da la sensación que esta ciudad cada vez tiene un problema mayor con el tráfico, de cualquier manera y aunque el calor y las paradas son un inconveniente, el hecho de ir en moto aligera algo el desplazamiento.
Official seal of Los Angeles

 

Con la llegada a Los Angeles hemos puesto fin al  recorrido que comenzábamos en Seattle, casi tres mil kilómetros que se han pasado como nada. Ciertamente cuando ruedas con un grupo de excelentes motoristas, responsables y al mismo tiempo divertidos, el resultado es todavía más satisfactorio.

Acabamos esta ruta pero ya estamos preparando otra en la que la combinación de kilómetros y música será aún más excitante.

Inevitablemente la música de hoy tiene que ver con Los Angeles, con los atascos y con el ambiente de esta ciudad en el que tantas personas vienen buscando una carrera artística y sólo unos pocos escogidos consiguen poner un pie en los despachos, platós o estudios de grabación. Según íbamos sorteando coches en la autopista o parando cada treinta segundos, las canciones de La La Land sonaban en mi cabeza, y es que pocas películas reflejan tan acertadamente lo que es pelear y vivir en esta ciudad.

Share

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *