El País
Imprimir

Crítica: Elegía por la literatura

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
The End of the Tour

Lo mejor:
Hacía tiempo que el cine no honraba con tanto acierto en lo esencial lo literario y sus dilemas

Lo peor:
No se ha hecho la miel...

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.5
2 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 22/01/2016
  • Director: James Ponsoldt
  • Actores: Jason Segel (David Foster Wallace), Jesse Eisenberg (David Lipsky), Anna Chlumsky (Sarah), Mamie Gummer (Julie), Joan Cusack (Patty), Mickey Sumner (Betsy)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

"Siempre buscaremos en los escritores, y, particularmente, en los novelistas, un fragmento de la verdad de este mundo al que somos arrojados y que nos angustia". Esta reflexión de Bernard Maris, miembro del colectivo satírico Charlie Hebdo, a propósito de Michel Houellebecq, podría aplicarse en principio también a David Foster Wallace, personaje protagonista de esta cuarta y emotiva realización de James Ponsoldt -Asignatura pendiente (2006), Aquí y ahora, basada en un libro del periodista David Lipsky. Lipsky recogió en su obra las varias entrevistas que mantuvo en 1996 con Wallace mientras este se hallaba embarcado en una gira para promocionar el que acabaría por ser su texto más célebre, La broma infinita. Los paseos, cenas y viajes de Lipsky y Wallace en que se desarrollaron dichas entrevistas, conforman The End of the Tour.

 Sin embargo, las optimistas palabras de Maris sobre el valor de la escritura y los novelistas parecen haber dejado de tener fundamento en nuestro presente. Él sucumbiría a la miseria yihadista en enero de 2015. Houllebecq ha tenido que recurrir a protección por el mismo motivo. Y Wallace se suicidaría en 2008, víctima de la depresión; aunque, a nivel alegórico, The End of the Tour plantee la impotencia total y absoluta de sus talentos para lidiar con la conjura de los necios ideológicos y egomaníacos que ha terminado por dar voz a lo contemporáneo. Si los escritos de Wallace representaron un intento titánico por aprehender en términos de ficción literaria una época que ha renunciado a la ficción y a la literatura como expresiones significantes de sí misma, su propia actitud personal se perfila en las imágenes de The End of the Tour como crepuscular, más afín a otro tiempo.

 Y es que la película se constituye en la crónica de un descubrimiento y una despedida: la de una manera de concebir la creación y sus argumentos -vida, amor y odio, muerte-, su relación con el lector solo, los pros y los contra de la fama, que Wallace ( Jason Segel) trata una y otra vez de trasladar a un interlocutor, Lipsky ( Jesse Eisenberg), que representa ya todo lo contrario: la sumisión complaciente y banal a las leyes del mercado y al circo cacofónico de la opinión pública, la primacía de la figura mediática del escritor sobre sus méritos artísticos, y la sustitución de la autoexigencia y el criterio por lo que el propio Wallace definió como "falacia afectiva", la apreciación del otro y de uno mismo en términos de transacciones emocionales. No resulta extraño que hace tan solo unas semanas se estrenase en nuestro país una película muy similar en sus inquietudes a The End of the Tour, Life, protagonizada por Dane DeHaan y Robert Pattinson.

 La película que nos ocupa está, sin embargo, bastante más lograda que aquella realización de Anton Corbijn. Las espléndidas interpretaciones de Jason Segel -toda una sorpresa incluso para quienes hubiesen sabido apreciar sus esfuerzos previos en el ámbito de la comedia- y Jesse Eisenberg -a estas alturas, el rostro cinematográfico oficial de la sinvergonzonería millennial- tienen justa correspondencia en el naturalismo estilizado que aciertan a imprimir a las imágenes James Ponsoldt, el montador Darrin Navarro, y el director de fotografía Jakob Ihre. The End of the Tour es, cambios de localización y un par de digresiones aparte, una conversación apasionante de un par de horas entre dos personas, en la que es tan importante lo que se dice como lo que se entiende entre líneas: volviendo a Bernard Maris, que nuestra época "ha enloquecido en su pretensión de enmascarar lo que ha torturado y torturará a las personas hasta que la humanidad desaparezca, el amor y la muerte, en nombre de la salud pública, la demagogia de salón, el estruendo imbécil de los intercambios sociales".

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs