El País

Woody Allen

Valoración usuarios
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
0
0 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Imprimir
  • Fecha de nacimiento: 01 diciembre 1935
  • Lugar de nacimiento: Nueva York, EE.UU.
  • Nacionalidad: EE.UU.

El hombre que hizo de Nueva York uno de los personajes cinematográficos más irresistibles de siempre nació en el Bronx, pero se crió en Brooklyn, su patria sentimental. Creció en el seno de una familia judía, de ancestros rusos y austriacos. Amante desde crío del béisbol y los trucos de magia, Woody Allen tenía un talento innato para el humor. Estudió comunicación y cine en la Universidad de Nueva York antes de iniciar su andadura profesional como escritor de guiones de comedia en programas televisivos tan populares como The Ed Sullivan Show. No le iba mal escribiendo para otros, pero a comienzos de los 60 decidió cubrir todo el espectro, iniciando una brillante carrera como monologuista, paseando su talento por los clubs más selectos de la Gran Manzana. Entre tanto publicaba sus primeras historias y viñetas en The New Yorker y probaba suerte como dramaturgo, con éxito considerable, en Broadway. En 1965 dio finalmente el salto al cine. Clive Donner y Richard Talmadge se fijaron en su talento y pusieron en imágenes el primer guion de Allen, ¿Qué tal Pussycat?, pero Allen quería el control del producto de principio a fin, y su deseo se materializó tres años después con Toma el dinero y corre, un sensacional éxito de crítica y público. Fue su carta de presentación en el off-Hollywood, que lo adoptó como director de cabecera gracias a Bananas, El dormilón o La última noche de Boris Grushenko, todas ellas clásicos intemporales de la historia del cine. En 1977 se casó con el mainstream gracias a Annie Hall, por la que ganó el Oscar en las categorías de mejor director y mejor película. Con el tiempo acabaría coleccionando más de 20 candidaturas a los premios de la Academia, mientras se convertía en un mito y en uno de los mejores directores de comedia de la historia. Lo logró por culpa de títulos como Manhattan, Hannah y sus hermanas, Días de radio, Delitos y faltas o Maridos y mujeres, y aunque a partir de los 90 la calidad de sus películas se resiente, sigue firmando obras maestras, conquistando a una generación tras otra. Misterioso asesinato en Manhattan, Balas sobre Broadway, Match Point o Midnight in Paris, A Roma con amor, Blue Jasmine, Magia a la luz de la luna, Irrational Man o Café Society demuestran que uno de los grandes cineastas de todos los tiempos sigue en plena forma. Además, no hace ascos a dejarse dirigir por su gran amigo John Turturro en Aprendiz de gigoló.

Publicidad





Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs