El País

Restaurantes en Madrid



Otros servicios

Pink Sushiman

Madrid, Madrid

Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.3
3 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Imprimir
Vanguardista e impactante

Una cinta transportadora y una propuesta culinaria sin complicaciones bastan para concretar un concepto con muchos seguidores. Todo se desarrolla en un local amplio con mucha formica blanca, aires que a veces parecen futuristas, buena luminosidad y dos cocinas a la vista. La principal está rodeada por una barra dispuesta para acoger a una quincena de comensales. Son los encargados de abastecer una sugestiva cinta transportadora que recorre el comedor -barra y mesas- para que el cliente se sirva lo que más le cuadre. Cada plato tiene una orla de color que marca su precio. El sistema se aplica a los dos bloques de la carta: el de los platos que se preparan para llenar la cinta transportadora y el formado por el resto, que deben ser encargados a la cocina situada al fondo del comedor. En el primero dominan los futomakis (rolls grandes) y los hasomaki (rolls pequeños). La cocina propone temaki (conos) de salmón, buey o cangrejo, fideos al wok, el yakitori de pollo o el teriyaki de buey.

No se puede decir que la comida rápida haya sido una invención norteamericana. Mucho antes de consagrar el fast food y la 'comida basura', otras culturas habían hecho suyas formas de comer en un tiempo muy reducido. La japonesa, por ejemplo, convirtió el sushi y el sashimi en un monumento a la in...
  • Dirección: Caballero de Gracia, 8, C.P. 28013, Madrid, Madrid
  • Zona: Centro
  • Metros: Gran Vía
  • Teléfono: 91 360 56 08
Ampliar Mapa

Publicidad

Otros restaurantes que te pueden interesar





Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio El 8º pasajero

“LOGAN”, SUPERYONKIS

De Carlos Morcillo

Justo al comienzo de Sin Perdón (1992), Clint Eastwood utilizaba la torpeza en una serie de determinadas actividades...