El País

Travelling Bar

Madrid, Madrid

Valoración usuarios
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
5
2 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Imprimir

Un clásico con sabor a cine

El Traveling Bar es un clásico del barrio de Lavapiés que lleva veintidós años sin hacer ningún tipo de concesión, ni a la moda ni a las corrientes del barrio. No se ha dejado arrastrar por las etiquetas bohemias que predominan en el entorno y se mantiene fiel a unos orígenes de clara inspiración cinéfila. Comenzó su andadura en plena época de la movida madrileña y en la actualidad conserva en las paredes de sus sala, un espacio preferente para dar salida a través de exposiciones, a una larga lista de espera de artistas fotográficos. Es un bar que se deja mecer a ritmo de blues, de soul o de jazz, y en el que es fácil encontrar rostros conocidos. Los fines de semana tiene un cariz diferente y es más que probable que a uno le resulte dificultoso moverse. Pero esa atmósfera resulta muy apropiada para pasar de la conversación al ligue. Colorido y una decoración a base de motivos cinematográficos: carteles y fotografías de películas memorables hacen de el un local entrañable.

  • - Horario: de 21 h a 3 h. mad. Viernes y sábados hasta 3.30 h.
No se ha dejado arrastrar por las etiquetas bohemias que predominan en el entorno y se mantiene fiel a unos orígenes de clara inspiración cinéfila; enfatizando, más si cabe, su singularidad en la zona. Comenzó su andadura en plena época de la movida madrileña, bajo el impulso de Paco Garrido, y c...
Notas: Copa: 5 euros.
  • Dirección: Olivar, 39, C.P. 28012, Madrid, Madrid
  • Zona: Centro
  • Metros: Lavapiés
  • Teléfono: 91 468 06 08
Ampliar Mapa

Publicidad

Otros locales que te pueden interesar





Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio El 8º pasajero

“LOGAN”, SUPERYONKIS

De Carlos Morcillo

Justo al comienzo de Sin Perdón (1992), Clint Eastwood utilizaba la torpeza en una serie de determinadas actividades...