10 actores de Hollywood que afrontaron sus adicciones en la gran pantalla

Para interpretar papeles de personajes con una desmedida afición por la bebida, estos grandes actores simplemente tuvieron que inspirarse en ellos mismos.

 

Igual de difícil es encontrar una película donde uno de los personajes no se sirva un whisky on the rocks o saque una cerveza de la nevera, como alguna alguna elitista clínica de desintoxicación de Hollywood en la que no ingrese alguna estrella de cine para tratar sus adicciones. Aprovechando el estreno de The Way Back, donde Ben Affleck exorciza sus propios demonios interpretando a una alcohólica vieja gloria del baloncesto en proceso de rehabilitación, recordamos en este reportaje otros films en los que también se estableció un indeseado paralelismo entre los problemas con la bebida del protagonista, y los de quien lo interpretaba.

Robert Downey Jr. en Iron Man 2 (2010), de John Favreau

10 actores de Hollywood que afrontaron sus adicciones en la gran pantalla

 

Cuando otros niños todavía juegan con muñecos, a Robert Downey Jr. su padre ya le daba de probar la marihuana. Con el paso del tiempo, tanto esto como el alcohol se convirtieron en la forma que tenían para fortalecer su vínculo. Luego llegaron los años de su primera época dorada en Hollywood, donde a medida que se convertía en el mayor talento de su generación, se adentraba en una espiral de alcohol y drogas que casi acabó con su carrera y le puso a las puertas de prisión. Entonces llegó el resurgir del actor gracias a otro personaje alcohólico: el multimillonario y superhéroe Tony Stark. Iron Man 2 fue la que más permitió a Downey Jr. tirar de experiencias pasadas para plasmar esta poco recomendable faceta del Vengador Acorazado tan tratada en los comics como infantilizada en el cine. Quizá por eso se descartó esa escena inicial donde veíamos a Iron Man vomitando en el retrete de un avión justo antes de entrar en acción.

Nicolas Cage en Leaving Las Vegas (1995), de Mike Figgis

10 actores de Hollywood que afrontaron sus adicciones en la gran pantalla

 

Cualquiera que haya podido disfrutar de alguna película de Nicolas Cage (todo un género cinematográfico en sí mismo) se habrá dado cuenta de que, en algunos momentos, el sobrino de Coppola parece ir con alguna que otra revolución de más. A veces es fruto del carácter impredecible del protagonista de Con Air, otras, como en Teniente corrupto, la cocaína (según él, remedio contra la sinusitis) aporta un extra de intensidad. Conocidos también son los incidentes provocados por su afición a la botella, que le han llevado a protagonizar todo tipo de altercados, algunos similares (aunque menos trágicos) a los de su personaje más memorable: Ben Sanderson en Leaving Las Vegas, un guionista alcohólico y en paro que decide viajar hasta la Ciudad del Pecado para, literalmente, beber hasta morir.

Mel Gibson en Arma letal (1987), de Richard Donner

10 actores de Hollywood que afrontaron sus adicciones en la gran pantalla

 

Son de sobra conocidos los escándalos protagonizados por un Mel Gibson conduciendo en estado de embriaguez, detenido por la policía y lanzando comentarios xenófobos o antisemitas, así como los episodios de violencia machista hacia su ex mujer. Fuera de la pantalla, Gibson se convertía en un alcohólico mucho menos encantador de lo que era cuando encarnaba a uno de sus personajes más emblemáticos: Martin Riggs en Arma letal, un detective que, tras una tragedia personal, traía por la calle de la amargura a su nuevo compañero, el veterano Murtaugh, con su conducta temeraria (cuando no estaba dándole a la botella). Como Riggs a lo largo de las sucesivas entregas de la saga, Gibson ha ido abandonando sus adicciones y rehaciendo su vida, con alguna que otra recaída, hasta acumular más de una década sobrio.

Mickey Rourke en El borracho (1987), de Barbet Schroeder

10 actores de Hollywood que afrontaron sus adicciones en la gran pantalla

 

Infancia traumática, adolescencia problemática y una incipiente carrera en el boxeo fueron las paradas por las que tuvo que pasar Mickey Rourke antes de convertirse en uno de los grandes sex-symbol de los 80 gracias a Nueve semanas y media. Antes de que la fama pudiera con él, y los 90 se convirtieran en una sucesión de annus horribilis regada por el alcohol, los estupefacientes, un regreso al ring y sus primeras operaciones estéticas que terminarían por desfigurar su rostro, compartió su afición por la botella con Henry Chinaski, una de sus interpretaciones más memorables, en esa película de 1985 muy acertadamente titulada El  borracho. Como este alter ego del escritor Charles Bukowski, Rourke recorría los bares de Los Ángeles entre cogorzas y peleas.

Denzel Washington en El vuelo (2012), de Robert Zemeckis

10 actores de Hollywood que afrontaron sus adicciones en la gran pantalla

 

Como en otros casos, una adolescencia problemática (formó parte de una banda juvenil y terminó en un reformatorio donde otros jóvenes mayores abusaron de él) pudo ser el origen de los problemas con la bebida que ha tenido Denzel Washington durante buena parte de su vida. La religión y las clínicas de desintoxicación le ayudaron a salir de una adicción que también ha tenido que afrontar en la gran pantalla. La película fue El vuelo, drama de Robert Zemeckis que le valió una nominación al Oscar y donde interpretaba a un piloto comercial que, tras convertirse en un héroe por salvar la vida de decenas de pasajeros en un aterrizaje forzoso, se ve en el centro de una investigación por superar ampliamente la tasa de alcohol (y cocaína) en sangre.

Matt Dillon en Factótum (2005), de Bent Hamer

10 actores de Hollywood que afrontaron sus adicciones en la gran pantalla

 

Como le ocurrió a Mickey Rourke en El borracho, Matt Dillon volcó su propia experiencia con las adicciones en Factótum, nueva adaptación de la novela de Charles Bukowski en la que el escritor, a través de su alter ego Hank Chinaski, contaba sus aventuras y desventuras mientras malvivía de bar en bar en busca de un trabajo que le permitiera pagar las rondas y, de paso, cultivar su verdadera pasión: la escritura. Tanto para este papel, como para otro de los míticos en una carrera llena de altibajos, el toxicómano Bob de Drugstore Cowboy, Dillon pudo tirar de lo vivido durante aquellos años en que formó parte (al menos ocasionalmente) del mítico Brat Pack, ese grupo de "mocosos" que, mientras alardeaban de talento en la gran pantalla, se bebían o esnifaban la noche hollywoodiense.

Billy Bob Thornton en Bad Santa (2003), de Terry Zwigoff

10 actores de Hollywood que afrontaron sus adicciones en la gran pantalla

 

Aunque siempre ha mantenido a raya sus adicciones (especialmente complicada fue la época en la que formaba pareja con Angelina Jolie), Billy Bob Thornton terminó siendo devorado por su personaje más icónico: el borracho y pendenciero Willie de Bad Santa. Thornton ha declarado que durante el rodaje de la película bebía tres copas de vino para desayunar, luego llegaba la "hora feliz" del vodka con zumo de arándanos, para más tarde dedicarse a la cerveza. La cosa se le fue de las manos, hasta el punto que grabó algunas escenas al borde del coma etílico. Cuando la jornada de trabajo terminaba, se marchaba de fiesta y, sin casi dormir, volvía a presentarse en el set al día siguiente. "No era la persona más agradable con la que estar aquellos días", dijo en una entrevista.

Bruce Willis en Jungla de Cristal: La venganza (1995), de John McTiernan

10 actores de Hollywood que afrontaron sus adicciones en la gran pantalla

 

Aunque se sabe que ya en el instituto Bruce Willis coqueteaba con la marihuana, sobre todo para deleitar a sus compañeros con hilarantes discursos, su verdadera adicción alcanzó un punto álgido en sus años de esplendor como estrella de Hollywood. Su problema con el alcohol alcanzó cotas máximas a finales de los 90, cuando se dio cuenta de que si seguía bebiendo a ese ritmo, no duraría mucho. Por aquel entonces, se estrenaba la tercera entrega de las aventuras de su personaje más recordado: John McClane, un policía que, en Jungla de Cristal: La venganza, se encontraba suspendido por sus afición a la botella y que no tenía más remedio que volver a la acción con la peor resaca de su vida. Hoy en día, a pesar de alguna reciente salida de tono, Willis parece tener su alcoholismo bajo control, ha dejado de lado el vodka y sólo toma alguna copa de vino durante las comidas.

Johnny Depp en Miedo y asco en Las Vegas (1998), de Terry Gilliam

10 actores de Hollywood que afrontaron sus adicciones en la gran pantalla

 

En plena disputa judicial con su ex mujer, Amber Heard, y acusaciones cruzadas de malos tratos, Johnny Depp atraviesa uno de los peores momentos de su vida, tanto en lo personal como en lo profesional. En los últimos meses parece haber puesto freno a esos tiempos en los que se gastaba más de 25 mil dólares en vino y bebía vodka como si fuera Jack Sparrow con una botella de ron. El propio Depp aseguró que llevaba consumiendo drogas desde los 11 años, y que tres después, ya había probado todo psicotrópico conocido por el hombre. Un poco como su personaje en Miedo y asco en Las Vegas, Raoul Duke, un periodista enviado a la Ciudad del Pecado para cubrir un campeonato de motocross, pero que terminaba sembrando el caos mientras consumía una cantidad inhumana de estupefacientes.

Joaquin Phoenix en En la cuerda floja (2005), de James Mangold

10 actores de Hollywood que afrontaron sus adicciones en la gran pantalla

 

La infancia de Joaquin Phoenix fue de todo menos normal. Criado en la más absoluta pobreza y en el seno de una secta, Joaquin consiguió escapar junto a su familia y convertirse en un niño prodigio, siempre a la sombra de su hermano River. Estuvo presente la noche de Halloween en que éste murió por sobredosis, de hecho fue él quien llamó al 911. Con esos precedentes, es de entender la compleja personalidad del oscarizado intérprete, así como su coqueteo con las adicciones. La interpretación que le supuso su segunda nominación al Oscar, el gran Johnny Cash de En la cuerda floja, donde exploraba la exagerada afición del cantante por la bebida, le hizo ver que él mismo tenía también un problema con el alcohol. Poco tiempo después del estreno de la película ingresó en una clínica de rehabilitación.

Autor: Guía del Ocio Fecha de actualización: 05/08/2020

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota






Podcast de cine: BUTACA VIP