El País

10 actores que están más locos en la vida real que en las películas

Han interpretado a personajes impredecibles, inquietantes y hasta dementes. Sin embargo, estas estrellas han protagonizado episodios reales que demuestran que a excéntricos no les gana nadie.

 

En algunas ocasiones son los peligros de la fama, que llevan a caer en adicciones de todo tipo; otras es una insana tendencia a introducirse más de lo recomendable en un papel o, incluso, problemas psicológicos latentes que acaban saliendo a la luz. Sea como fuere, no son pocas las estrellas de Hollywood que terminan protagonizando escándalos o anécdotas que reflejan un comportamiento errático, impredecible o inquietante que supera, en la mayoría de los casos, al de alguno de sus personajes más conocidos. Uno de los más geniales (y excéntricos) actores de su generación, Joaquin Phoenix, se pone en la piel del demente archienemigo de Batman en Joker. Aprovechando el estreno del thriller criminal de Todd Phillips, recordamos otros intérpretes que, por momentos, parecieron haber perdido uno o varios tornillos. Como Phoenix, que llegó a retirarse de la actuación para iniciar una carrera en el hip hop. Un año después, se desveló que todo era parte de un falso documental dirigido por su amigo Casey Affleck.

Nicolas Cage

10 actores que están más locos en la vida real que en las películas

 

Capaz de lo mejor y lo peor, visionar una película con Nicolas Cage como protagonista es como lanzar una moneda al aire. Igual firma una obra maestra como Leaving Las Vegas, un digno entretenimiento (La búsqueda) o un estimulante film independiente ( Mandy), que tira de catálogo de muecas sobreactuadas en infames subproductos como Wicker Man o Furia Ciega. Si es todo un personaje en la gran pantalla, en la vida real no lo es menos. Cage asegura haber visto fantasmas y que su método de actuación le conecta con fuerzas ancestrales; ha desmentido oficialmente ser un vampiro (a raíz de una foto del siglo XIX de una persona idéntica a él); está obsesionado con comprar calaveras de dinosaurio y se ha construido una pirámide en un cementerio de Nueva Orleans para que descansen sus restos. Con todo esto, su variado (y ridículo) catálogo de estilismos o que llamara a su hijo por el nombre kriptoniano de Superman parece hasta normal.

Shia LaBeouf

10 actores que están más locos en la vida real que en las películas

 

Disturbia, Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal o la saga Transformers convirtieron a Shia LaBeouf en la nueva gran estrella adolescente de Hollywood. La fama no pareció sentarle bien, pues terminó protagonizando más de un episodio de escándalo público. En su obsesión por ser un actor de método, ha llegado a provocarse cortes reales, arrancarse un diente y no ducharse durante semanas (todo ello durante el rodaje de  Corazones de acero), incluso ha consumido ácido porque su personaje lo hacía. También ha protagonizado performances como aquella en la que apareció en la presentación de Nymphomaniac en el Festival de Berlín con una bolsa en la cabeza donde se leía "Ya no soy famoso"; otra en la que se encerraba con fans en una habitación y dejaba que hicieran lo que quisieran (asegura que una de ellos le violó) o la mítica retransmisión en directo donde, durante días, se grabó en un cine mientras veía, ininterrumpidamente, toda su filmografía.

Tilda Swinton

10 actores que están más locos en la vida real que en las películas

 

El inmenso talento, e inconfundible físico andrógino, siempre han dotado a los personajes interpretados por Tilda Swinton de un aura especial e inquietante. Seguro que el espectador vería con otros (y peores) ojos algunas de sus composiciones en películas como Constantine, Sólo los amantes sobreviven o Suspiria si supiera que esta genial y excéntrica actriz ya tenía pensamientos homicidas a los 4 años. En una entrevista aseguró que, cuando era pequeña, quiso asesinar a su hermano pequeño por una cuestión de celos entre hermanos. No sabemos si sus padres se olieron el asunto, pero Tilda acabó en un internado, y como no comulgaba con los estrictos métodos del lugar, decidió no pronunciar palabra en cinco largos años. Tampoco lo hizo durante su mediática performance The Maybe, donde pasaba horas tumbada en un colchón dentro de una urna de cristal.

Mel Gibson

10 actores que están más locos en la vida real que en las películas

 

En la escala de salidas de tono, el  Mel Gibson real ha conseguido dejar a la altura del betún a su policía suicida de Arma Letal o a ese hombre de mediana edad que se comunicaba con (y a través de) una marioneta en El castor. Sus numerosos escándalos públicos, donde ha agredido a casi cualquier colectivo, desde homosexuales hasta judíos, a los que llegó incluso a culpar de, textualmente, "todas las guerras de la Humanidad". El alcoholismo que arrastra desde la adolescencia le ha llevado a dilapidar su prestigio en éstos y otros episodios lamentables donde también ha hecho gala de una misoginia galopante, con su ex mujer, Oksana Grigorieva, siempre en el punto de mira. En los últimos años parece haber hecho propósito de enmienda y hasta ha sido perdonado por la Academia, que nominó su película Hasta el último hombre a 6 Oscars. Sin embargo, el trastorno bipolar que le fue diagnosticado en 2009 sigue haciendo de él una persona de carácter impredecible.

Anne Heche

10 actores que están más locos en la vida real que en las películas

 

A finales de los 90, Anne Heche se convirtió en toda una estrella global, en parte por una mediática relación lésbica con Ellen DeGeneres que rompió moldes en la época. Ésto le permitió protagonizar una serie de films reseñables (Volcano, Seis días y siete noches) que la llevaron a sustituir a Janet Leigh bajo la ducha del remake de Psicosis. A principios del 2000 el idilio con Ellen se extinguió, como la fama de esta actriz que, en su vida privada, tenía comportamientos, como poco, insólitos. El episodio que lo demuestra es aquel en el que, después de pasear por el desierto durante horas en sujetador y pantalones cortos, terminó en la casa de una desconocida. Tras beber agua y ducharse, pidió a su anfitriona unas zapatillas para estar por casa y le ofreció ver una película. La mujer, asustada, llamó a la policía. Cuando ésta llegó, Heche les dijo que era Dios y que nos iba a llevar a todos al Cielo en una nave espacial. La actriz lo justificó, primero, por haber sufrido abusos cuando era niña y haber creado en su mente un mundo alternativo donde era Celestia, de la Cuarta Dimensión y hermanastra de Jesús. Después dijo que, además, había consumido éxtasis. El episodio le ayudó a recuperarse de su enfermedad.

Kiefer Sutherland

10 actores que están más locos en la vida real que en las películas

 

Últimamente ha interpretado en Sucesor designado, de Netflix, a un correcto, coherente y formal Presidente de los EE.UU., básicamente todo lo contrario de lo que suele ser en la vida real. Al díscolo Kiefer Sutherland se le conocen multitud de altercados relacionados con su tendencia a ir con algunas copas de más. Especialmente memorable fue aquel episodio en el que, motivado por los trabajadores de un club de striptease, decidió unirse al espectáculo. En 2009 propinó un cabezazo a un diseñador por decir un comentario inapropiado sobre su amiga Brooke Shields, quién sabe si poseído por su personaje más icónico, Jack Bauer. En 2006 hizo algo parecido durante una fiesta en un hotel, aunque en aquella ocasión la víctima fue un árbol de Navidad al que placó como si de un terrorista se tratara. Eso sí, se ofreció a pagar los desperfectos.

Gary Busey

10 actores que están más locos en la vida real que en las películas

 

Pocos conocen su nombre, pero para la mayoría el inconfundible rostro de Gary Busey es más que inconfundible. Tras unos inicios en los que llegó a estar nominado a un Oscar, Busey se especializó como villano y secundario con intenciones oscuras en películas como Arma letal, Depredador 2, Le llaman Bodhi o Alerta máxima, entre muchas otras. Esa fama de personaje impredecible e inquietante que se había ganado en el cine terminó pasando a la vida real, donde protagonizó numerosos altercados provocados por el abuso de sustancias. Asegura que, a raíz del accidente de moto que casi le cuesta la vida, visitó el más allá. Por ello, obligó cambiar el decorado de Quigley (una película sobre un hombre que se reencarna en un perro) porque no se parecía en nada a lo que había visto. También afirma que esta experiencia trascendental le permite comunicarse con los muertos, entre ellos Patrick Swayze. Además, ha declarado que, en su momento más bajo, llegó a dar cocaína a su perro.

Nick Nolte

10 actores que están más locos en la vida real que en las películas

 

A principios de los 90, Nick Nolte era una de las grandes estrellas de Hollywood gracias a películas como El cabo del miedo, Límite 48 horas o El príncipe de las mareas. Llegó incluso a ser considerado el hombre más sexy del planeta, un título que le duró poco debido a un considerable declive físico fruto de sus escarceos con casi todo tipo de drogas. Todavía espanta aquella fotografía que le fue tomada en la comisaría por conducir bajo los efectos del alcohol y el GBH. Mujeriego, como así reconoce en unas memorias donde no escatima en detalles escabrosos, Nolte también está obsesionado con la edad, tanto que se ha sometido a descabellados tratamientos anti envejecimiento que, como reflejan sus fotografías más recientes, no han resultado muy eficaces. Lo que si ha rejuvenecido ha sido su carrera, reactivada gracias a la reciente Objetivo: Washington D.C. y a su fichaje por la esperada serie del universo Star Wars The Mandalorian.

Tom Cruise

10 actores que están más locos en la vida real que en las películas

 

Sigue siendo uno de los actores más taquilleros de la gran pantalla y uno de los profesionales más alabados por cualquiera que haya tenido la suerte de trabajar con él. Sin embargo, el protagonista de la saga Misión: Imposible siempre ha tenido fama de hombre excéntrico, sobre todo en lo que se refiere a su pertenencia a la iglesia de la Cienciología, donde se dice que es la segunda persona más poderosa dentro de la organización y cuyos ritos y dictados sigue a rajatabla. Nunca confirmado, existe el rumor, ya casi leyenda urbana, de que Tom Cruise se comió la placenta de la hija que tuvo con Katie Holmes. Además, queda para la posteridad las salidas de tono que protagonizó durante la famosa entrevista con Oprah, donde parecía que sufría las secuelas de un mal golpe en la cabeza sufrido durante alguna de esas escenas de acción que rueda sin especialistas.

Wesley Snipes

10 actores que están más locos en la vida real que en las películas

 

Actor fetiche de Spike Lee y leyenda viva del cine de acción gracias a la saga Blade, Wesley Snipes se hizo el loco a la hora de hacer su declaración de la renta, por lo que acabó cumpliendo tres años de cárcel. Sin embargo, éste no es el episodio que demuestra que a Snipes le falta un tornillo. Para ello habría que remontarse hasta el rodaje de la catastrófica Blade Trinity. Había días que el bueno de Snipes decidía no salir de su caravana (compañeros aseguran que porque se pasaba las horas fumando marihuana) salvo para grabar primeros planos. Todavía era peor cuando se levantaba con ganas de actuar, pues su interpretación no era precisamente inspirada. Esto provocó roces con el director, David S. Goyer, hasta el punto de que Snipes estuvo a punto de estrangularlo. Tras esto, la comunicación entre ellos se hizo a través de post its que el actor firmaba como Blade. Por si esto fuera poco, después demandó a la productora porque consideraba que no le habían pagado lo acordado.

Autor: Juanjo Velasco Fecha de actualización: 02/10/2019
 


Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP