El País
Imprimir

10 comedias españolas modernas imprescindibles

Risas autóctonas

El desorbitado éxito de  8 apellidos vascos ha hecho resurgir una forma muy española de afrontar la comedia que en Francia lleva dando jugosos réditos de taquilla muchos años (por ejemplo, en  Bienvenidos al sur), que no es otra que aprovecharse de las diferencias regionales y culturales de los distintos rincones del Estado para la creación del gag, una fórmula muy atractiva para el público popular que ha tardado poco en crear exploits como la serie de televisión Allí Abajo. Sin embargo, Javier Fesser, todo un veterano en hacer reír y emocionar a partes iguales, se desmarca de esta línea con Campeones, una película de buenos sentimientos y gran corazón en la que Javier Gutiérrez es un entrenador de la ACB caído en desgracia que, tras un proceso judicial, termina al cargo de un equipo de baloncesto formado por discapacitados intelectuales. Lo que, en un principio, parece un castigo, se convertirá en una divertida y valiosa lección de vida.

 

Aprovechando que el género cómico patrio vuelve a ser protagonista en las taquillas, repasamos en la galería sobre estas líneas las diez comedias españolas más importantes a diferentes niveles (económico, conceptual o artístico) que hemos tenido en los últimos veinte años.

Justino, un asesino de la tercera edad (Santiago Aguilar, Luis Guridi, 1994)

10 comedias españolas modernas imprescindibles

 

Aunque hoy olvidados, Santiago Aguilar y Luis Gudiri (conocidos como La cuadrilla) iniciaron la trilogía que completarían con Matías, juez de línea y Atilano presidente con esta negrísima comedia acerca de un puntillero jubilado reconvertido en asesino en serie, entre lo berlanguiano (o azconiano, si se quiere) y el cine de género en un entorno de la España profunda más sórdida e inmovilista, apoyados en la excelente interpretación de Saturnino García y una asfixiante y parca fotografía en blanco y negro que otorgaba al conjunto matices tenebrosos e inquietantes.

Compra Justino, un asesino de la tercera edad

El día de la bestia (Álex de la Iglesia, 1995)

10 comedias españolas modernas imprescindibles

 

Definida por el propio Álex de la Iglesia como “una comedia de acción satánica” y película que lanzó las carreras tanto del realizador vasco como de Santiago Segura (que se hizo con el Goya al mejor actor revelación), un brillante y divertidísimo esperpento que bucea en los más sórdidos recovecos del Madrid de los noventa y reflexiona sobre el alienante auge de la telebasura, con una ajustada dirección y los después acostumbrados excesos inherentes al cine de su autor. Un viaje lisérgico que mezcla conceptos sin pudor y que supuso un punto de inflexión en una “industria” del cine español por entonces prácticamente ajena a los géneros populares.

Compra El día de la bestia

Airbag (Juanma Bajo Ulloa, 1997)

10 comedias españolas modernas imprescindibles

 

Todo un pelotazo del cine español de los noventa, el prácticamente desconocido Juanma Bajo Ulloa atrajo a toda una joven generación de espectadores al cine con una irreverente road movie ambientada en el norte del país tiene sus bazas en una agradecida fuerza visual, algunos diálogos memorables (especialmente, los concernientes al personaje de Manuel Manquiña) y un buen puñado de situaciones bastante divertidas, cosa que no quita que el film esté completamente deslavazado a nivel narrativo y algunas interpretaciones sean bastante pobres. A pesar de que dicha técnica se atribuye al cine de Santiago Segura, Ulloa practicó antes en Airbag la política de cameos que harían famosas las secuelas de Torrente: El brazo tonto de la ley, desde Javier Bardem a Yola Berrocal pasando por Karlos Arguiñano.

Compra Airbag

Torrente, el brazo tonto de la ley (Santiago Segura, 1998)

10 comedias españolas modernas imprescindibles

 

Concentrando todas las miserias de la España tardofranquista en un único personaje, tan repulsivo como carismático, Santiago Segura dio en la diana parodiando el género policiaco con una burra comedia noir repleta de suciedad, sordidez y algunos gags verdaderamente memorables (las pajillas, el show de “Malaguita” en el bingo, todo lo relacionado al personaje de Tony LeBlanc), y abrió paso a una saga que ya lleva cinco entregas y soluciona buena parte de los problemas económicos de la “industria” (es un decir) cinematográfica española cada cierto tiempo. Es cierto que las secuelas han devenido en alarmante fórmula casposa (bien empaquetada, eso sí) a base de cameos y amiguetes, pero en Torrente 2: Misión en Marbella también había una buena ristra de bromas acertadas, con un excelente Gabino Diego robando la función.

Compra Torrente, el brazo tonto de la ley

El otro lado de la cama (Emilio Martínez Lázaro, 2002)

10 comedias españolas modernas imprescindibles

 

El guionista David Serrano ideó una efectiva y divertida mezcla de comedia y musical con famosas canciones pop de los noventa y la jugada fue excelentemente rematada gracias al oficio de Emilio Martínez Lázaro (también artesano al servicio del fenómeno 8 apellidos vascos) y a un reparto repleto de caras de moda gracias a las series de televisión. Una película ágil y fresca, quizá un tanto pija (nos encontramos en pleno apogeo del aznarismo), que cuenta con uno de los mejores gags vistos en una comedia española en el siglo XXI: el niño melón del hoy denostado Willy Toledo.

Compra El otro lado de la cama

Días de fútbol (David Serrano, 2003)

10 comedias españolas modernas imprescindibles

 

Aunando formas televisivas, cine social y comedia costumbrista, el guionista David Serrano se pasa a la dirección con una comedia muy diferente a El otro lado de la cama pero casi igual de efectiva, con una colección de parias instalados en la mediocridad con el fútbol como excusa para escapar de sus tristes existencias. Una comedia a ratos desternillante (destacando los personajes de Ernesto Alterio y Fernando Tejero) que no esconde la cruel realidad de un país deprimido bajo el espejismo del “milagro económico” de José María Aznar, Rodrigo Rato y compañía.

Compra Días de fútbol

Pagafantas (Borja Cobeaga, 2009)

10 comedias españolas modernas imprescindibles

 

El fenómeno pagafantas había sido un tema tabú o, al menos, soterrado en la comedia española (y casi mundial) hasta que Borja Cobeaga decidió dar un paso al frente y plasmar las terribles situaciones a las que cualquier hombre heterosexual ha tenido que hacer frente al menos una vez en su vida cuando ha estado enamorado de una mujer fuera de su alcance. Claro que es la excusa para hacer una radiografía que no deja en buen lugar al hombre, como género, actual, colando de rondón entre gags magistrales a personajes masculinos pusilánimes, cobardes y egoístas que, aun así, acaban por hacer que sintamos lástima por ellos, y especialmente por ese protagonista a cargo de un apropiadísimo Gorka Otxoa.

Compra Pagafantas

El gran Vázquez (Óscar Aibar, 2010)

10 comedias españolas modernas imprescindibles

 

El irregular Óscar Aibar, capaz de aciertos como Platillos volantes y desastres absolutos como La máquina de bailar, dio sorprendentemente la de cal con esta comedia basada en episodios vitales del maestro Vázquez, autor de obras maestras del tebeo español como Anacleto: Agente secreto (olvidemos la reciente película) o Las hermanas Gilda, genio y sinvergüenza a partes iguales y paradigma de la picaresca española del siglo XX. Buena dirección de Aibar con simpáticos insertos visuales y una más que digna interpretación de Santiago Segura, teniendo en cuenta que suele fagocitar sus papeles debido a su tendencia a interpretarse a sí mismo (o a su archiconocido alter ego).

Compra El gran Vázquez

Tres bodas de más (Javier Ruiz Caldera, 2013)

10 comedias españolas modernas imprescindibles

 

Javier Ruiz Caldera arma un irresistible homenaje a la screwball comedy pasada por el filtro de referentes dispares como el cine de Richard Curtis o los hermanos Farrelly y cuenta con uno de los mejores personajes que se han dibujado en la comedia española reciente. La catarata de gags es irregular aunque disfrutable, y el tono bascula entre lo sensible y lo decididamente burro, pero la estrella de la función es una excelente Inma Cuesta que devora todo lo que se acerca a su paso: sin ella, esta película no existiría.

Compra Tres bodas de más

8 apellidos vascos (Emilio Martínez Lázaro, 2014)

10 comedias españolas modernas imprescindibles

 

El filón de la comedia localista es un pastel demasiado goloso como para no aprovecharlo, y Borja Cobeaga aprovecha la situación con un guion amable y por momentos divertido que juega con los tópicos regionales en base a las diferencias culturales entre una temperamental vasca y un acomodado señorito andaluz, interpretados con cierto gracejo por Clara Lago y Dani Rovira aunque eclipsados por los experimentados secundarios a cargo de Karra Elejalde y Carmen Machi. Si la película no termina de funcionar (artísticamente, claro está) es por la pereza formal de la puesta en escena de Martínez Lázaro, a ratos con look de sketch de programa de humor de Nochevieja. La secuela, 8 apellidos catalanes, es sencillamente infumable.

Compra Ocho apellidos vascos

Autor: Carlos Morcillo Mira | Guía del Ocio Fecha de actualización: 06/04/2018
 




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs