El País
Imprimir

10 destinos para disfrutar de la nieve

Parajes idóneos para escapadas invernales

Si hay algo por lo que se caracterizan los paisajes de invierno en España, es por la nieve que suele cubrir sus altas montañas. Sácale buen partido a la estación acercándote a los parajes donde más brilla, ya sea para practicar el esquí, para jugar con ella o tan sólo para contemplarla. Abrígate, ponte unas buenas gafas de sol y disfruta de los espléndidos mantos blancos que nos dejan las nevadas. Aquí tienes diez lugares del país entre los que escoger.

 

Vall de Boí

10 destinos para disfrutar de la nieve

 

En pleno corazón del Pirineo, el municipio leridense Vall de Boí es un lujo para los sentidos. La naturaleza alpina cobra todo su esplendor en el Parque Nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio, repartido entre cuatro comarcas -Alta Ribagorça, el Pallars Sobirà, el Pallars Jussà y el Valle de Arán- y al que se puede acceder para contemplar sus característicos meandros, sus picos de más de 3000 metros, sus lagos de origen glaciar cuaternario y, entre enero y marzo, realizar un itinerario de ecoturismo activo con raquetas de nieve o un taller de fotografía invernal.

El deporte blanco se despliega en Boí Taüll Resort (www.boitaullresort.com), con la cota esquiable más alta de Cataluña (Puig Falcó, con  2.751 metros sobre el nivel del mar) e instalaciones para toda la familia. El termalismo tiene en el Balneario de Caldes de Boí un récord Guinness por su variedad de aguas. Y, por si fuera poco, el arte románico, con un conjunto de ocho iglesias y una ermita, pone el broche de oro a la zona, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Val d’Aran

10 destinos para disfrutar de la nieve

 

Lindando con la frontera francesa, al norte de Vall de Boi, Lleida nos deleita con una comarca en un valle atlántico de los Pirineos idónea para desconectar del día a día: es el Val d’Aran. En sus famosas pistas de Baqueira Beret (www.baqueira.es), a 2.510 m s. n. m., que presumen de ser las más extensas de España, puedes practicar desde el esquí alpino hasta el trineo a caballo o tirado por huskies, pasando por el ‘snowboard’, el ‘telemark’, las raquetas de nieve, el esquí nórdico o de montaña, incluso por recorridos ‘freerider’ y con opción de ‘heliski’, si te atreves a ir en helicóptero a los picos más altos para realizar después el descenso libre.

Además, tienes numerosas rutas de senderismo o bici y también puedes acceder desde aquí al Parque Nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio, así como observar la diversidad de la fauna de alta montaña en Aran Park, donde hay osos, linces, nutrias, lobos, marmotas y ciervos en su entorno natural. A su amplia oferta de deportes de aventura y turismo activo entre los abetales más importantes de España o la extensión de hayedos más grande de Cataluña, se añaden tesoros culturales como iglesias románicas, museos y curiosos ejemplos de patrimonio industrial.

Para descansar, disfruta de balnearios como las Termas de la Baronia o Els Banhs de Tredós, el más alto de Europa, a 1.740 m s. n. m. Y no te olvides de reponer fuerzas degustando platos de la gastronomía local como la ‘truhada’, las ‘patarnes’ o los quesos de Bagergue.

Fuera del Val d'Aran, el Pirineo de Lleida cuenta con otras estaciones de esquí, como Espot Esquí (www.espotesqui.cat), Port Ainé (www.portaine.cat), Port del Comte (www.portdelcomte.net), que es una de las más cercanas a Barcelona, o Tavascán (www.tavascan.net).

Pirineo aragonés

10 destinos para disfrutar de la nieve

 

El Pirineo aragonés alberga las cumbres más altas de la cordillera. Entre espectaculares paisajes, este es un lugar magnífico para el esquí, que se combina a la perfección con rutas, como la del Camino de Santiago; entornos nevados como el del  Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Patrimonio Mundial de la Unesco y parte de la Reserva de la Biosfera de Ordesa-Viñamala; baños termalesBalneario Panticosa Resort, Balneario Vilas de Turbón y Hostal Balneario Los Baños de Benasque-;  o excursiones culturales por pueblos típicos y medievales, como AínsaJaca, Alquézar, Torla y Benasque.

Con 370 Km para esquiar, el 30% del dominio esquiable español, Aragón cuenta con siete estaciones oscenses y turolenses, de las cuales, cinco están en los Pirineos: Candanchú (www.candanchu.com), bastante familiar y adecuada para el ‘freeride’; Astún (www.astun.com), con Certificado de Calidad Turística Española Q; Formigal (www.formigal-panticosa.com), con numerosas zonas para actividades diversas en el Valle de Tena; Panticosa, en el mismo valle y con buenas zonas infantiles; y Cerler (www.cerler.com), la más alta de todas ellas, con el Aneto a 3.404 metros.

Además, se pueden practicar numerosas actividades, como el esquí de fondo, las raquetas o el ‘crosscountry’, en espacios nórdicos como Linza (www.refugiodelinza.com), Lizara (www.refugiodelizara.com), Gabardito (www.espaciosnordicosdearagon.es/Oza-Gabardito-not.html), Fanlo - Valle de Vió (www.espaciosnordicosdearagon.es/Fanlo-Valle-de-Vio-not.html), La Partacua (www.lospirineos.com/nieve/partacua.htm), Llanos del Hospital (www.llanosdelhospital.com) y Pineta (www.lospirineos.info/pineta/vallepineta.htm).

Pirineo de Girona

10 destinos para disfrutar de la nieve

 

Histórico crisol de la cultura catalana, las comarcas de La Garrotxa, El Ripollès y La Cerdanya conforman el Pirineo de Girona. Las ermitas, iglesias y conventos medievales que salpican sus paisajes, ahora vestidos con frías capas blancas de nieve, se aúnan bajo la denominada Ruta del Románico.

Sin embargo, más allá de su historia, este territorio debe a su patrimonio natural gran parte de su atractivo. Así, durante esta época del año, podemos deleitarnos con las preciosas estampas nevadas de sus diversas reservas naturales, muchas de ellas protegidas, como el Parque Natural Cadí-Moixeró o la Zona volcánica de la Garrotxa.

El esquí y los deportes de aventura se conjugan cerca de sus pueblos para que la nieve se convierta en el centro de nuestra diversión. La Molina (www.lamolina.cat), donde se se instaló el primer telesquí de España, en 1943; Masella (www.masella.com), convertida en la ‘capital del esquí nocturno’ de los Pirineos, por su gran instalación de pistas iluminadas; Vall de Núria (www.valldenuria.cat), a la que se accede en un tren cremallera; o Vallter 2000 (www.vallter2000.cat), la más oriental y desde la que se puede divisar el Mediterráneo, son algunas de sus conocidas pistas.

Sierra Nevada

10 destinos para disfrutar de la nieve

 

En el sistema Penibético, el macizo montañosos de Sierra Nevada, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO y, gran parte de su territorio, Parque Nacional, es el de mayor altitud de Europa occidental después de los Alpes, con el pico Mulhacén a 3.482 m s. n. m. Sol y nieve se combinan a la perfección en sus pistas de esquí (http://sierranevada.es), desde las que, en días claros, se llegan a ver las montañas del Rif en Marruecos.

Con zonas para niños, toboganes para descenso de roscos hinchables, excursiones con raquetas de nieve, pista de skicross, circuito cronometrado, zona de trineos y pista de esquí nocturno, esta es una buena opción para disfrutar de la nieve con toda la familia. Además, se ofrecen experiencias como un taller de iniciación a la observación astronómica, cena con espectáculo musical en el Restaurante Alcazaba en determinadas fechas o la posibilidad de relajarse en el YHI SPA del hotel Meliá Sol y Nieve

Por supuesto, una vez ahí, si no conoces Granada capital, no dejes ir (a tan sólo uno 37 Km) y visitar la Alhambra. Si hace buen tiempo, aprovecha para acercarte a la costa de la provincia y, quizá, darte un baño en sus playas. Además, durante tu estancia, puedes realizar numerosas rutas de senderismo, practicar ciclismo de montaña, conocer la Alpujarra almeriense o jugar unos hoyos en alguno de los campos de golf de la zona. Ah! y si buscas un hotel exclusivo, no pierdas de vista El Lodge, construido con madera finlandesa, y acceso directo a las pistas.

La cordillera Cantábrica

10 destinos para disfrutar de la nieve

 

Con una extensión de unos 480 Km de longitud y 100 de anchura media, la cordillera Cantábrica cuenta con numerosos lugares a los que ir para disfrutar de las montañas nevadas. Para esquiar, podemos visitar la estación orensana Manzaneda (www.manzaneda.info), la única de Galicia; acudir a las leonesas Leitariegos (www.leitariegos.net) -una de las más pequeñas de la Península- y San Isidro (www.nieveleonsanisidro.com) -con cuatro sectores y unos 24 Km de pistas-; ir a la asturiana Valgrande-Pajares (www.valgrande-pajares.com) o acercarnos a la cántabra Alto Campoo (www.altocampoo.com), todas ellas recomendables para un ambiente familiar y amantes de la naturaleza.

Y en los alrededores, siempre se pueden realizar excursiones culturales a ciudades como León, Santiago de Compostela, Oviedo o Santander, acompañadas de buenas comidas, con degustaciones de los productos del norte y platos de la cocina gallega, asturiana y cántabra. Según la zona en la que estés, acércate a ver los lagos glaciares de Isoba y Ausente, las cuevas de Valporquero o el Parque Natural de Somiedo, donde es posible ver osos pardos sobre la nieve.

Sierra de Gredos

10 destinos para disfrutar de la nieve

 

Entre las provincias de Ávila, Toledo, Cáceres, Madrid y Salamanca, la sierra de Gredos, con zonas declaradas como parque regional, es una de las más extensas del sistema Central. A pesar de las bajas temperaturas del invierno y la nieve que la suele cubrir, para esquiar es necesario acudir a la estación salmantina de Sierra de Béjar-La Covatilla (www.sierradebejar-lacovatilla.com), aunque -como puedes ver en el vídeo de abajo- hay quien practica este deporte por libre. Sin embargo, si sólo queremos jugar con nieve casi virgen -con trineos, raquetas o bolas de nieve- o contemplar el paisaje, este es un lugar magnífico y mucho menos concurrido que otras zonas más próximas a las grandes poblaciones. Para ello, podemos ir a Hoyos del Espino y desde allí acceder a la plataforma de Gredos, de la que salen numerosas rutas de senderismo, como la que lleva a la Laguna Grande de Gredos, totalmente congelada en invierno. 

Otras localidades próximas para emprender rutas son: Navarredonda de Gredos y Barco de Ávila. A través de los diferentes recorridos, descubrirás uno de los entornos naturales mejor conservados del país, con lagunas, gargantas, circos, riscos, galayos... Y si tienes suerte, puedes llegar a ver a algunos de los protagonistas de su variada fauna: cabras montesas y lobos ibéricos. Ahora bien, el acceso a su cima más alta, el Almanzor, lo dejamos para montañeros experimentados.

Cerca de Madrid

10 destinos para disfrutar de la nieve

 

Estar en el centro de la Península tiene sus ventajas. Una de ellas es que a un poco más de una hora en coche tienes tres estaciones de esquí para practicar este deporte. Sabemos que el sistema Central no es como los Pirineos, pero por un rato te permite cambiar el asfalto, los edificios y el ruido de los coches por las montañas nevadas que brillan al sol, el aire fresco contra la cara durante el descenso y el leve sonido que produce la nieve al pisarla o deslizarse sobre ella.

El Puerto de Navacerrada (www.puertonavacerrada.com), en la sierra de Guadarrama, es la estación de esquí más cercana a Madrid, a unos 60 Km por la A-6 (y 28 Km desde Segovia) y accesible también desde la capital mediante el tren de cercanías y autobuses. Con unos 10 Km esquiables y ambiente familiar, cuenta con pistas para diferentes niveles, principiantes y experimentados.

Muy cerca, tras el puerto de Cotos, aparece Valdesquí, con 19 Km para esquiar y 27 pistas de calidad cuando hay nieve (consultar en www.valdesqui.es), rodeadas por montes de pinos. El lugar resulta adecuado para ir con niños, pues cuenta con un paquete infantil de abono, alquiler de equipo y dos horas de clase.

Y a 115 Km de Madrid, por la autovía A-1, en la provincia de Segovia, encontramos La Pinilla (www.lapinilla.es), en el macizo de la sierra de Ayllón. Con 20 Km de pistas de cierta dificultad, esta es mayor que las anteriores y menos masificada. Carreras de trineos con perros, ‘snow-bike’ o ‘snow-running’ son algunas de las actividades que aquí se organizan. Y si prefieres disfrutar del entorno, aprovecha para ir a comer a Riaza; visitar las villas medievales de Maderuelo, Sepúlveda, Pedraza, Ayllón y Burgo de Osma; recorrer espacios naturales de gran belleza, como el Hayedo de la Pedrosa o las hoces de los ríos Riaza y Duratón; o realizar la ruta por los pueblos rojos y negros de la zona.

El sistema Ibérico

10 destinos para disfrutar de la nieve

 

El sistema Ibérico es otra de las zonas de España preparadas para la nieve y la práctica del esquí. A lo largo de 500 Km, su paisaje va alternando sierras, macizos y depresiones. Y, entremedias, podemos disfrutar con el deporte blanco en estaciones como Javalambre (www.javalambre-valdelinares.com) -a tan sólo 140 Km del aeropuerto de Valencia y buen clima mediterráneo-, Valdelinares -muy cercana al mar y con zonas de pinos negros- y Valdezcaray (www.valdezcaray.es) -buen lugar para combinar el esquí con el turismo cultural y gastronómico-.

En los alrededores riojanos de esta última podemos visitar los Monasterios de San Millán de la Cogolla y Valvanera; comer en los restaurantes de Ezcaray; ver fábricas de muebles y artesanía textil; y degustar los excelentes vinos de la zona.

Parque Nacional del Teide

10 destinos para disfrutar de la nieve

 

Por último, queremos terminar este reportaje mirando a Canarias y la espectacular estampa sin igual que nos ofrece el Parque Nacional del Teide nevado sobre la masa de pinos verdes que llegan hasta el mar. Una imagen muy particular que, incluso, ha servido de inspiración para el nombre de la isla de Tenerife y para los colores de su bandera: azul, por el mar, y blanco, por la nieve que cubre el volcán.

Con un paraje así, se entienden los rumores que se llegaron a escuchar sobre las pretensiones de un grupo inversor qatarí para construir una pista de esquí en el pico más alto de España.

Por su altitud (3.7182 m s. n. m.), entre noviembre y marzo, se puede llegar a ver esta escena, aunque contemplar todo el paisaje nevado no es habitual y, cuando ocurre, la nieve rápidamente se funde por el sol. Los aficionados al ascenso de montaña aprovechan estos momentos y escalan por algunas de las rutas del Teide, Pico Viejo y la cara Norte de Guajara. Además, hay rutas de travesía de gran belleza, como la que sigue desde Montaña Blanca hacia el refugio de Altavista y, desde ahí, al cono del pico Teide (siempre que esté permitido el paso). Por supuesto, este destino ofrece también la opción de disfrutar de las playas, de la naturaleza y la cultura canaria, aunque con un clima subtropical que dista bastante del que conocemos como ‘invernal’.

Autor: Silvia Álvarez Fecha de actualización: 17/01/2018
 




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs