El País
Imprimir

10 grandes detectives del cine

No hay pista, enigma o asesino que se les escape

Creadora de Hercule Poirot, uno de los grandes personajes de la novela negra de todos los tiempos, Agatha Christie dio también a luz a otros detectives cuya inteligencia y sagacidad vivía a la sombra del genio belga. Uno de ellos era Charles Hayward, joven investigador encargado de resolver un asesinato en una de las obras más desconocidas, y a su vez favoritas, de la Reina del Misterio. Ahora, el caso de La casa torcida da por primera vez el salto a la gran pantalla de la mano de Gilles Paquet-Brenner, que convierte a Max Irons (hijo de Jeremy) en el protagonista de una trama en torno a la muerte de un multimillonario y sus parientes y potenciales homicidas (entre ellos Glenn Close y Gillian Anderson) ambientada en una lujosa mansión.

 

Con motivo del estreno de esta intrigante película, radiografiamos en la galería sobre estas líneas a algunos de los detectives e investigadores más carismáticos del séptimo arte.

Rick Deckard en Blade Runner (1982), de Ridley Scott

10 grandes detectives del cine

 

Alter ego de: Harrison Ford.

Especialidad: Dar caza a replicantes fugitivos en una ciudad futurista, deshumanizada y al borde del colapso.

Sospechoso habitual: Roy Batty ( Rutger Hauer) y su grupo de rebeldes Nexus 6 que están dispuestos a dejar cadáveres a su paso para evitar el retiro permanente.

Habilidades detectivescas: Aunque Deckard es un hombre cansado y harto de su labor como perro de presa de la Policía y la Tyrell Corporation y se enfrenta a todo tipo de dilemas morales, es un investigador muy por encima de la media, casi inhumano.

Clarice Starling en El silencio de los corderos (1991), de Jonathan Demme

10 grandes detectives del cine

 

Alter ego de: Jodie Foster.

Especialidad: Estudiar el comportamiento de los más retorcidos psicópatas y meterles entre rejas.

Sospechoso habitual: Buffalo Bill, un asesino en serie que desolla a sus víctimas y hace performances no aptas para todos los públicos. Un aficionado al lado del encantador y aterrador Hannibal Lecter.

Habilidades detectivescas: Recién salida de la universidad, todavía está un poco verde, pero Clarice compensa la poca experiencia sobre el terreno con intuición, instinto, valor y una buena visión nocturna. Además, su amplio conocimiento de las mentes torturadas le hará ganarse el favor de un valioso aliado, el doctor en psicología y canibalismo Hannibal Lecter ( Anthony Hopkins).

William R. Somerset y David Mills en Seven (1995), de David Fincher

10 grandes detectives del cine

 

Alter ego de: Morgan Freeman y Brad Pitt.

Especialidad: Discutir entre ellos y, de paso, cazar a un sádico homicida.

Sospechoso habitual: John Doe ( Kevin Spacey), un psicópata de libro que se ha propuesto hacer su propia (y sangrienta) interpretación de los siete pecados capitales.

Habilidades detectivescas: Somerset es el cerebro de la investigación. Minucioso e inteligente, está atento a cada detalle y no se pierde ninguna pista. Mills es impulsivo y se mueve con soltura por las calles y callejones de la ciudad. Juntos son un equipo invencible, o casi.

Harry Callahan en la saga de Harry el sucio (1971 - 1988)

10 grandes detectives del cine

 

Alter ego de: Clint Eastwood.

Especialidad: Resolver los casos más desagradables de San Francisco, desde asesinos en serie hasta polis corruptos y terroristas.

Sospechoso habitual: Scorpio, un francotirador experto que tendrá a la ciudad en jaque hasta que no le paguen un cuantioso rescate. En las siguientes entregas le seguirán un puñado de criminales de la peor calaña.

Habilidades detectivescas: Los métodos de Harry Callahan no son precisamente ortodoxos. Ser criminal de poca monta o chivato callejero es profesión de riesgo si te topas con este detective de rostro pétreo y su Magnum calibre 44. Tiene muy buena puntería.

Hércules Poirot en Asesinato en el Orient Express (1974), de Sidney Lumet

10 grandes detectives del cine

 

Alter ego de: Albert Finney, entre otros.

Especialidad: Resolver los asesinatos más sofisticados, en los que todos son sospechosos y nada es lo que parece.

Sospechoso habitual: Todo el mundo, pero sólo uno ha sido capaz de cometer un homicidio a bordo del lujoso Orient Express.

Habilidades detectivescas: Para Hércules Poirot, los asesinatos los cometen las personas, no las cosas. Su desdén por las pruebas es sólo equiparable a su don único para leer la mente de los candidatos, entender su psicología y descubrir el instinto animal que les lleva a matar. Acepta sólo aquellos casos que suponen un reto a su inteligencia y tiene el mejor bigote de Inglaterra.

Sherlock Holmes en Sherlock Holmes: Juego de sombras (2011), de Guy Ritchie

10 grandes detectives del cine

 

Alter ego de: Robert Downey Jr., entre otros.

Especialidad: Todo tipo de crímenes, asesinatos y robos que sólo su mente privilegiada es capaz de resolver.

Sospechoso habitual: Su archienemigo, el profesor James Moriarty, la única mente criminal capaz de estar a la altura del genio del 221B de Baker Street, que está dispuesto a desatar el caos en todo el mundo.

Habilidades detectivescas: Todas. La imagen tradicional que tenemos del investigador creado por Arthur Conan Doyle es de un maestro de la deducción y la observación con una inteligencia fuera de lo común y un don para la química. Además, la versión de Guy Ritchie profundizaba en sus habilidades en el combate cuerpo a cuerpo como boxeador empedernido. Su inseparable Dr. Watson ( Jude Law) es otro de sus mejores activos.

 

Leonard Shelby en Memento (2000), de Christopher Nolan

10 grandes detectives del cine

 

Alter ego de: Guy Pearce.

Especialidad: Convertir su cuerpo en un muro de pistas y la habitación de un motel de mala muerte en una oficina policial.

Sospechoso habitual: John G, el hombre que mató y violó a su mujer, y que le dejó con un problema de amnesia que le impide retener recuerdos a corto plazo.

Habilidades detectivescas: No poder acordarse de nada de lo que ha pasado en los últimos minutos no detendrá a Leonard a la hora de encontrar al asesino de su esposa. Mientras tenga una cámara de fotos, aguja y tinta, acumulará todas las pistas posibles hasta encontrar al culpable. Haber investigado anteriormente fraudes de seguros le ha ayudado a desarrollar su olfato de detective.

Jake Gittes en Chinatown (1974), de Roman Polanski

10 grandes detectives del cine

 

Alter ego de: Jack Nicholson.

Especialidad: Como todo buen detective privado de cine negro, meterse en líos con quien no debe, entre ellos una femme fatale.

Sospechoso habitual: Aunque al principio se trata de averiguar si el ingeniero jefe del Servicio de Aguas de la ciudad es infiel, la cosa se complicará cuando haya que descubrir quién le ha matado.

Habilidades detectivescas: Es un investigador de la vieja escuela, que se mueve por sus propios códigos y está dispuesto a llegar al final, aunque eso le cueste el tabique nasal. Aún con la nariz rota, tiene un olfato único para destapar conspiraciones inmobiliarias y hacer las preguntas correctas.

Sam Spade en El halcón maltés (1941), de John Huston

10 grandes detectives del cine

 

Alter ego de: Humphrey Bogart.

Especialidad: Encontrar a personas desaparecidas y caer de lleno en una trama de muertes y robos.

Sospechoso habitual: Un grupo de criminales internacionales que persiguen hacerse con una preciada joya que iba destinada a Carlos I. Matarán al compañero de Sam por el camino.

Habilidades detectivescas: Es frío, irónico y más duro que el oro macizo con el que está hecho el halcón. Escapará más de una vez de una muerte segura y, con astucia, conseguirá dar a cada uno su merecido.

Ace Ventura en Ace Ventura, un detective diferente (1994), de Tom Shadyac

10 grandes detectives del cine

 

Alter ego de: Jim Carrey

Especialidad: Lo suyo son los crímenes, robos o secuestros de mascotas.

Sospechoso habitual: Un antiguo jugador de fútbol americano que ha secuestrado a la mascota de los Miami Dolphins. Por si esto fuera poco, además ha matado a una persona.

Habilidades detectivescas: Tiene métodos estrafalarios, pero eficaces. No hay excremento animal, anillo de campeón o archivo de un psiquiátrico que pase por alto. Su aguda intuición de investigador le ha conseguido unos cuantos enemigos en la policía, a la que no le gusta que resuelva un asesinato de rebote mientras rescata al delfín por el que se le han contratado.

Autor: Juanjo Velasco Fecha de actualización: 13/04/2018
 




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs