El País

10 parejas de cine que no pegan ni con cola

El amor no conoce fronteras, y mucho menos en el mundo del cine. En este reportaje recordamos algunos de los romances más difíciles de creer que se han visto en la gran pantalla.

 

Si el espectador ha podido trasladarse a planetas inexplorados, encontrarse con criaturas fantásticas y sobrevivir a mil y una destrucciones de la Tierra, ¿por qué no iba a desafiar su suspensión de incredulidad con romances protagonizados por personas a años luz en atractivo, edad, raza, posición de poder o incluso especie?. Dejamos a la imaginación del lector escoger en cuál de estos rangos difiere la improbable relación sentimental que surge en Casi imposible entre Seth Rogen, un irresponsable e idealista periodista con tendencia a meterse en líos, y Charlize Theron, una intachable e influyente política que lo tiene todo para convertirse en Presidenta de los EE.UU. Con motivo de este estreno, recordamos en la galería sobre estas líneas otras historias de amor donde la ficción difícilmente podría ser superada por la realidad.

Jonah Hill y Emma Stone en Supersalidos (2007)

10 parejas de cine que no pegan ni con cola

 

El tiempo ha tratado bien a Jonah Hill, que de ser el gordito simpático del instituto ha pasado a convertirse en un treintañero interesante. Esta transformación se refleja a la perfección en lo improbable que era imaginar a su personaje en Supersalidos, un quinceañero obsesionado con perder la virginidad que había convertido su cuaderno en la Capilla Sixtina de los dibujos de penes, intentar (y conseguir) enamorar a Emma Stone, la chica más popular del momento y cómo la cosa cambia cuando vuelven a compartir planos 11 años después en la psicotrópica ministerie de Netflix Maniac, donde conectan como pacientes de un misterioso experimento farmacéutico.

Catherine Zeta Jones y Sean Connery en La trampa (1999)

10 parejas de cine que no pegan ni con cola

 

Aunque el maduro atractivo de Sean Connery se mantuvo inalterable hasta sus últimas películas, resultaba difícil que entender que un ladrón semiretirado, ya entrado en la tercera edad, pudiera cautivar a una inteligente e independiente agente de seguros ( Catherine Zeta Jones) que pretendía embaucarlo para pescarlo con las manos en la masa y que, para ganarse su confianza, tenía que pasar por un entrenamiento espartano entre improperios de un Connery con malas pulgas. Aún así, la chispa surgía, y el espectador sabía que si eso era posible, asaltar un banco inexpugnable mientras escalan las Torres Petronas de Kuala Lumpur sería pan comido.

Kevin James y Amber Valetta en Hitch (2005)

10 parejas de cine que no pegan ni con cola

 

A diferencia de la mayoría de películas, Hitch es consciente de que un romance entre un regordete, pero simpático, contable de medio pelo ( Kevin James) y una guapísima multimillonaria (Amber Valetta) es tan posible como una invasión alienígena a gran escala. Sin embargo, Will Smith aparece para hacerlo realidad como un coach amoroso con trazas de Cyrano de Bergerac que, a la vez, vive su particular (y más creíble) historia con Eva Mendes. Como cabe esperar de una comedia romántica que aboga por la importancia del interior de las personas más allá de su exterior, la cosa termina con cada oveja con su (sorprendente) pareja.

Adam Sandler y cualquiera de sus compañeras de reparto en la mayoría de sus películas

10 parejas de cine que no pegan ni con cola

 

A pesar de no tener un físico precisamente privilegiado, Adam Sandler ha compartido romance cinematográfico con algunas de las actrices más atractivas de Hollywood, desde Marisa Tomei (Ejecutivo agresivo) hasta Jennifer Aniston y Brooklyn Decker en Sígueme el rollo, pasando por Kate Beckinsale (Click) o Jessica Biel (Os declaro marido y marido), mujeres de ficción a los que incluso cuesta creer que se sintieran atraídas por el peculiar sentido del humor de este hombre que siempre se debate entre el buenazo bobalicón y el caradura. Si el espectador es incapaz de reírse con alguna de estas películas, siempre puede imaginar cómo habría sido el resultado si estos personajes se hubieran encontrado en el mundo real.

Courteney Cox y Jim Carrey en Ace Ventura (1994)

10 parejas de cine que no pegan ni con cola

 

¿Qué pueden tener en común una respetada ejecutiva de una importante franquicia de la NFL y un histriónico detective de mascotas esmirriado y con un tupé ridículo? Absolutamente nada. Ace Ventura tampoco se tomaba muchas molestias en explicar por qué una mujer del atractivo y la inteligencia del personaje interpretado por Courteney Cox terminaba compartiendo sexo salvaje con el delirante Jim Carrey en un apartamento cutre que, más que probablemente, olía a zoológico a la hora del cierre. Quizá fuera el loco sentido del humor, los incisivos métodos de investigación de Ventura o la erótica del peligro, quién sabe.

Steve Martin y Queen Latifah en Se montó la gorda (2003)

10 parejas de cine que no pegan ni con cola

 

En este ranking de parejas imposibles no podía faltar el catfish, ese fenómeno surgido de Internet. En Se montó la gorda  Steve Martin interpreta a un abogado de mediana edad divorciado y todavía enamorado de su ex-pareja que termina conociendo en un chat a una compañera de profesión atractiva y encantadora. El encuentro en persona no podía ser más chocante, pues tras el teclado se encontraba una chabacana convicta salida de la cárcel, con el rostro de Queen Latifah, que espera que le ayude a demostrar su inocencia. El romance entre los dos pronto pasaba a convertirse en amistad, si bien Latifah terminaba enamorándose de otro sorprendente candidato: Eugene Levy .

Seth MacFarlane y Jessica Barth en Ted y Ted 2 (2012-2015)

10 parejas de cine que no pegan ni con cola

 

El concepto pareja imposible adquiere un nuevo nivel en la saga Ted, protagonizada por Mark Wahlberg y un deslenguado oso de peluche con la voz de Seth MacFarlane. Aunque alguno pueda sorprenderse por ver cómo el personaje de Wahlberg consigue enamorar a Mila Kunis en la primera entrega y Amanda Seyfried en la segunda, la verdadera relación que desafía los límites de la credibilidad (incluso si hablamos de una película donde un oso de peluche tiene vida propia) es la que mantienen este plantígrado de juguete y una explosiva cajera de supermercado. En Ted 2 la pareja intenta tener un hijo, para rizar aún más el rizo.

Mike Myers y Elizabeth Hurley, Heather Graham y Beyoncé en la saga Austin Powers (1997 -2002)

10 parejas de cine que no pegan ni con cola

 

En una saga que parodia, sin un ápice de vergüenza o verosimilitud, las películas de espías (sobre todo, de James Bond) de los 60 y 70, carentes todas ellas de vergüenza y verosimilitud, lo que resulta más increíble no son los rayos láser que amenazan con destruir la tierra, los viajes en el tiempo o los mini-clones del villano, sino el hecho de que mujeres del atractivo de Elizabeth Hurley, Heather Graham o Beyoncé, todas ellas fuertes e independientes agentes secretas, terminaran rendidas a los encantos de un espía británico ( Mike Myers) con una dentadura digna de un cuadro cubista, gafas de culo de vaso y un machismo de la Edad de Piedra.

Joaquin Phoenix y la voz de Scarlett Johansson en Her (2013)

10 parejas de cine que no pegan ni con cola

 

Aunque no resulta inverosímil que alguien caiga rendido ante la seductora voz de Scarlett Johansson, la cosa se vuelve un poco rarita si, en realidad, ésta proviene de una inteligencia artificial incorpórea. Spike Jonze, maestro de lo bizarro, conseguía aportar las dosis justas de credibilidad a este romance entre un solitario y triste oficinista, interpretado por Joaquin Phoenix, y su asistente virtual. La estupefacción del espectador alcanzaba las cotas más elevadas cuando estos enamorados cibernéticos llegaban incluso a mantener una intensa sesión de cibersexo.

Asno y Dragona en Shrek 2 (2004)

10 parejas de cine que no pegan ni con cola

 

Ya se sabe que en los cuentos de hadas todo es posible, y el irreverente Shrek, que siempre ha enarbolado la bandera de la belleza interior, no iba a ser menos. Si en la primera parte jugaba con el inesperado romance entre la bella princesa Fiona y el huraño ogro verde, en la segunda expandía otra relación todavía más increíble: la del bocazas Asno y la terrorífica, pero tierna, Dragona. Llegaban a tener hijos, de lo que surge una desconcertante pregunta, ¿cómo los engendrarían?

Autor: Juanjo Velasco Fecha de actualización: 15/05/2019
 




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP