10 películas de cine financiero que no aburren

El dólar también se imprime en celuloide

Llega a nuestras pantallas La gran apuesta, motivo por el que pisamos el parquet de los grandes mercados y las oficinas de sus corredores de bolsa para traerte las mejores cintas protagonizadas por Don Dinero.

 

Con el estallido de la crisis económica, un buen número de producciones cinematográficas pusieron su ojo en un tema tan jugoso como el negocio bursátil. La última de ellas es La gran apuesta, cinta de Adam McKay en la que una serie de visionarios asesores financieros apostaron contra el aparentemente sólido mercado inmobiliario antes de que éste se derrumbara. Christian Bale, Ryan Gosling, Steve Carell y Brad Pitt lideran el reparto de esta cinta que ha cosechado cinco nominaciones a los Oscar. 

Aprovechando este estreno, repasamos diez películas que, desde el thriller a la comedia sin complejos y amparadas por una crisis u otra, reflejaron el lado oscuro de los grandes mercados y los personajes, algunos de ellos de dudosa moralidad, que los pueblan.

Entre pillos anda el juego (1983), de John Landis

10 películas de cine financiero que no aburren

 

La apuesta de dos magnates de la vieja escuela (Ralph Bellamy y Don Ameche), del puño cerrado y prejuicios sociales, es el punto de partida para que el entrañable John Landis conforme toda una fábula acerca del eterno debate entre la naturaleza humana y la educación. La película (y, por tanto, el juego de los ricachones) llevaría a que Louis Winthorpe III (Dan Aykroyd), un joven que ha crecido en el seno de una familia adinerada, y Billy Ray Valentine ( Eddie Murphy), un pendenciero artista callejero, cambiaran involuntariamente sus vidas con el objetivo de demostrar que tener éxito en los negocios o acabar mendigando en la calle no es una cuestión de nacer en el lugar adecuado en el momento oportuno, sino de una predisposición natural. La reflexión, además, nos llevaba hasta el corazón de Wall Street, donde los poderosos intercambian impunemente información privilegiada. Divertida comedia con unos Murphy y Aykroyd en estado de gracia, magníficamente secundados por Jamie Lee Curtis, Bellamy y Ameche, que cuenta con un último acto en el que Landis maneja a la perfección el ritmo para dar una lección intensiva de cómo funciona el casino de Wall Street.

Compra Entre pillos anda el juego

Wall Street (1987), de Oliver Stone

10 películas de cine financiero que no aburren

 

Sin duda, uno de los grandes tiburones financieros del cine es Gordon Gecko ( Michael Douglas), un implacable hombre de negocios que se hizo a sí mismo a base de carisma y una desmedida ambición. Un joven e idealista corredor de bolsa ( Charlie Sheen) se convertiría en su pupilo en un oscuro mundo de poder, influencias y tráfico de información privilegiada. Con el Oscar ganado con Platoon aún brillante, Oliver Stone se fue hasta Wall Street, el corazón del capitalismo, para contarnos esta historia de lujo y ambición poblada por depredadores amorales y sin escrúpulos que se mueven al límite de la legalidad, convertidos en héroes por un país que mide el éxito según el grosor de la billetera. Sheen, en la cima de su carrera, daba la réplica a un Michael Douglas inconmensurable que, irremediablemente, se llevó el Oscar a Mejor actor. Más de 20 años después, Gecko volvería en Wall Street: El dinero nunca duerme para encandilar a otro joven impresionable ( Shia LaBeouf) y reconstruir su imperio, de nuevo sobre las cenizas de una crisis económica.

 Compra Wall Street 1+2

Con el dinero de los demás (1991), de Norman Jewison

10 películas de cine financiero que no aburren

 

Norman Jewison (tres nominaciones al Oscar a sus espaldas) se acercaba al nuevo orden económico y a cómo éste arrasaba con los planteamientos industriales obsoletos en esta comedia para el lucimiento de Danny DeVito, convertido en Larry "El liquidador", un magnate de Wall Street cuya especialidad es comprar empresas en dificultades económicas y liquidarlas, lo que le asegura pingües beneficios. El siguiente objetivo para su opa hostil será una empresa familiar en la que su dueño, un octogenario Gregory Peck, prefiere verla morir que renovarse. Historia sobre el lado más agresivo del capitalismo, se pierde sin embargo en los derroteros de la comedia romántica convencional cuando Larry se enamora de su abogada rival (Penelope Ann Miller).

Compra Con el dinero de los demás

Éxito a cualquier precio (1992), de James Foley

10 películas de cine financiero que no aburren

 

David Mamet, uno de los autores teatrales y guionistas de cine más reputados de las últimas décadas en EE.UU. firmaba el guion de Éxito a cualquier precio, adaptación de su obra de teatro ganadora del Pulitzer en la que el irregular James Foley sacaba su lado bueno. En ella, nos retrataba el día a día de los agentes de una oficina de inversiones inmobiliarias de Chicago que, como si de una carrera por la supervivencia se tratara, debían competir por ver quién vendía más propiedades en un mercado en clara depresión. A lo largo de sus dos horas, Mamet dejaba clara muestra de lo que le ha convertido en un grande: diálogos directos, sin concesiones, frases para la historia y un monólogo, especialmente creado para la cinta, en el que Alec Baldwin brillaba como pocas veces lo ha hecho en su dilatada carrera. Ejemplo perfecto del salvajemente competitivo y maquiavélico sistema capitalista norteamericano, en el que el fin justifica los medios y el dinero es el nuevo Dios, y las cifras sus mensajeros, esta película presenta un magnífico catálogo de amorales adictos al trabajo con los rostros de Kevin Spacey, Alan Arkin, Ed Harris y unos magníficos Jack Lemmon y Al Pacino (este último, nominado al Oscar a Mejor actor de reparto).

 Compra Éxito a cualquier precio

Pi, fe en el caos (1998), de Darren Aronofsky

10 películas de cine financiero que no aburren

 

Flamante debut del hoy venerado Darren Aronofsky, Pi, fe en el caos nos llevaba hasta la delirante investigación del matemático Maximillian Cohen (Sean Gullette), un genio en la antesala de desvelar el sistema numérico que rige el, aparentemente, caos del mercado bursátil. Un descubrimiento que atraerá la atención de los mismísimos Wall Street y la Cábala. Un tema tan aparentemente denso y sesudo se convertía en un film tremendamente disfrutable gracias al talento de un Aronofsky que, a golpe de imágenes y escenas oníricas que le dan un halo de thriller de ciencia ficción, creaba una atmósfera única y fascinante. Este retrato sobre las obsesiones (una constante en su filmografía), en la forma de un personaje que poco a poco se aleja de la realidad para encontrar la verdad, y que en ese proceso emprende un viaje de autodestrucción, se ha convertido hoy en día en todo un clásico de culto.

Compra Pi, fe en el caos

El gran farol (1999), de James Dearden

10 películas de cine financiero que no aburren

 

Nominado al Oscar por escribir el guión de atracción fatal, James Dearden contaba, en El gran farol, la increíble historia real de Nick Leeson, un broker británico que fue enviado, con apenas 28 años, a la sede en Singapur del Barings Bank, una entidad financiera con más de dos siglos a sus espaldas. Considerado uno de los empleados más modélicos de la compañía, Leeson desviaba enormes cantidades de dinero del banco para esconder las pérdidas de las inversiones que hacía, sin autorización, en bolsa. Este engaño sistemático durante años hizo perder al banco 850 millones de libras, lo que supuso no sólo su quiebra, sino también el desplome de todo el mercado financiero del sureste asiático. Ewan McGregor daba vida, en un más que solvente drama, a este inversor compulsivo de una ambición infinita que se enriqueció a costa de una entidad bancaria que, aunque no fomentaba la avaricia, tampoco premiaba a aquellos trabajadores de moral impoluta.

Compra El gran farol

 

El informador (2000), de Ben Younger

10 películas de cine financiero que no aburren

 

Ben Younger, antiguo corredor de bolsa, se basó en su propia experiencia para escribir y dirigir su ópera prima, El informador, en la que el joven Seth Davis ( Giovanni Ribisi), decidido a dar carpetazo a la mala relación con su padre (Ron Rifkin), acepta un trabajo como broker financiero. Una vez en la oficina, descubrirá que su nuevo trabajo no es muy diferente al casino clandestino que montó en sus años locos. Un montón de gente, con una ambición desmedida, que intenta hacer dinero (mucho dinero) fácil a costa de incautos inversores y jugosas comisiones. Younger nos cuenta, desde dentro, el funcionamiento de las agencias de bolsa, que juegan con el dinero de los inversores como si de piezas de Lego se tratara, aprovechándose de su confianza para llenarse sus propios bolsillos, y de los conflictos morales, y legales, que plantea esta profesión. Vin Diesel, en un registro totalmente diferente al que nos tiene acostumbrados, daba la talla como el prototipo cinematográfico del broker sin escrúpulos, dispuesto a estafar para conseguir un buen negocio.

Compra El informador

Magin call (2011), de J. C. Chandor

10 películas de cine financiero que no aburren

 

Ópera prima de J.C. Chandor (que, después de rodar El año más violento, se ha convertido en uno de los directores jóvenes con más proyección de Hollywood) Margin Call nos llevaba hasta las oficinas de un banco de inversiones tan sólo 24 horas antes del estallido de la crisis económica de 2008. Un joven analista revela datos que podrían derrumbar la empresa y, desde ese momento, se desarrolla toda una catarata de decisiones tanto morales como de negocio. Perfecto retrato de los depredadores financieros en clave de thriller, consigue meternos el miedo en el cuerpo al hacernos imaginar la clase de cuasi - sociópatas que dirigen los mercados. Kevin Spacey sobresale, una vez más, por encima de un reparto de campanillas con nombres como Jeremy Irons, Zachary Quinto o Stanley Tucci. Merecida nominación al Oscar a Mejor guión original, pocas veces las charlas financieras resultaron tan fascinantes.

Compra Margin call

El fraude (2012), de Nicholas Jarecki

10 películas de cine financiero que no aburren

 

Nicholas Jarecki debutaba en la dirección con esta cinta, de la que también firma el guion, sobre Robert Miller ( Richard Gere), un magnate de Wall Street y uno de los empresarios más ricos de la Gran Manzana, que ve cómo su negocio se derrumba. Con las cuentas falsificadas, intentando cubrir sus transacciones ilegales, la única forma para Miller de mantener su estatus es vender todo su emporio a un gran banco antes de que se descubra el fraude. Tendrá que lidiar con un avispado detective ( Tim Roth) y con más de un problema extra financiero, que le llevará a pedir ayuda a un hombre de dudosa catadura moral. Con tintes de thriller hitchcockiano, Jarecki se presentó en sociedad con un meritorio film que, apoyado por el oficio de Gere y Susan Sarandon, nos llevaba a la trastienda de la crisis económica y a esos magnates que se enriquecieron gracias a la corrupción financiera mientras el sistema miraba a otro lado y que, una vez explotó la burbuja, intentaron abandonar el barco con todo lo que les cabía en los bolsillos.

Compra El fraude

El lobo de Wall Street (2013), de Martin Scorsese

10 películas de cine financiero que no aburren

 

Martin Scorsese, magnífico retratista de esos bajos fondos plagados de criminales y violentos gangsters, hacía aquí un divertido y vibrante acercamiento a otro tipo de delincuentes, los de cuello blanco, que campan a sus anchas en los mercados bursátiles y se llenan los bolsillos a costa de sus clientes. Uno de ellos fue Jordan Belfort, broker de Wall Street cuya ambición y éxito le llevó a amasar una obscena fortuna y a vivir una vida llena de excesos, drogas y mujeres. Contagiada con el frenesí de la vida del conocido como El lobo de Wall Street, Scorsese adapta la autobiografía del corredor de bolsa en una trepidante cinta, llena de brillantes momentos de humor negro, que hace que sus 3 horas de duración pasen en un suspiro, mientras que Leonardo Di Caprio firma un personaje tan carismático como despreciable que se mueve como pez en el agua en las corruptas cloacas de los mercados. 5 nominaciones al Oscar la avalan.

Compra El lobo de Wall Street

Autor: Juanjo Velasco Fecha de actualización: 19/01/2016

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP