El País

10 peligrosos extraterrestres de cine

Asesinos del espacio exterior

Salvo las honrosas excepciones de seres de otro planeta que vinieron a la Tierra en son de paz como Superman o E.T., el cine se ha empeñado en enemistar a humanos y alienígenas con enfrentamientos cara a cara o invasiones a gran escala en las que ni unos ni otros acaban de una pieza. Jugando con la ambigüedad sobre el origen de sus criaturas, John Krasinski (director, guionista y protagonista de la película) nos presenta en Un lugar tranquilo una nueva forma de terror, donde una familia liderada por Krasinski y Emily Blunt intenta sobrevivir a unos seres de otro mundo que acechan entre las sombras para, al menor ruido, aniquilar a cualquier ser vivo que se cruce en su camino.

 

Con motivo de este estreno, que ha hecho de todo menos pasar silenciosamente por la taquilla mundial, pasamos revista en la galería sobre estas líneas a los alienígenas más mortíferos que ha dado el séptimo arte.

Alien, el octavo pasajero (1979), de Ridley Scott

10 peligrosos extraterrestres de cine

 

Desde huevos, ya tienen una especial predilección por abrazar caras humanas y cuando son pequeños pueden aparecer por el lugar más inesperado. En su edad adulta, ya lucen un esqueleto casi indestructible (que mejor no perforar salvo que se quiera una poco refrescante ducha de ácido), cola afilada y dos mandíbulas que perforan mejor que una Black & Decker. Han pasado casi 40 años desde que el xenomorfo se llevó por delante a casi toda la tripulación de la Nostromo, y tras ella llegaron unas cuantas más. Menos mal que siempre podemos contar con la Teniente Ripley ( Sigourney Weaver) y su inquebrantable espíritu de supervivencia para devolver a estas criaturas al espacio exterior, porque como tengamos que depender de la Prometheus o la Covenant, ya podemos prepararnos para la extinción.

La cosa (1982), de John Carpenter

10 peligrosos extraterrestres de cine

 

Todos pensamos que trabajar en la Antártida tiene que ser muy poco divertido. Frío criminal, poco ocio y las 24 horas del día compartiendo habitáculo con las mismas personas. Por suerte, el grupo de científicos capitaneado por Kurt Russell no tendrá tiempo para la desidia cuando aparezca este alienígena de 100.000 años que trae consigo un variado catálogo de formas que adoptar, alguna de ellas de lo más terrorífico y original (cabezas con tentáculos, torsos que muerden), que alimentará un clima de paranoia de lo más insano, pero, desde luego, nada aburrido. Imposible si el maestro Carpenter mueve los hilos.

Mars Attacks! (1996), de Tim Burton

10 peligrosos extraterrestres de cine

 

Quién iba a pensar que, después de presenciar sofisticadas invasiones alienígenas, un grupo de enanos verdosos con el cerebro sobredimensionado, platillos dignos de una película de serie B de los años 50 y armas casi de juguete, pudieran ser tan letales. Sólo la mente de un Tim Burton en su mejor momento podía generar tal caos impregnando a los invasores de un humor negro tan perverso como divertido. Al igual que las criaturas de Un lugar tranquilo, estos hombrecillos no soportaban el sonido, en concreto las canciones de Slim Whitman, que a cualquiera le hacen explotar la cabeza.

Life (2017), de Daniel Espinosa

10 peligrosos extraterrestres de cine

 

En esto de los ataques alienígenas, a veces los problemas vienen solos, y en otras ocasiones, nosotros mismos nos los buscamos. En el caso de Life, en ese lugar casi místico para la humanidad que es Marte donde, al final, de tanto explorar se acaba encontrando. El jolgorio por el hallazgo, por fin, de vida extraterrestre se convertirá en un completo desastre cuando a la pequeña bacteria le entre la prisa por crecer y masacrar a la tripulación de la estación espacial internacional. Jake Gyllenhaal, Rebecca Ferguson y Ryan Reynolds harán lo que puedan para que la criatura no acabe en la Tierra recogiendo ella misma el Premio Nobel y, de paso, aniquilando a todo ser viviente.

Depredador (1987), de John McTiernan

10 peligrosos extraterrestres de cine

 

Más que ansia de exterminio, lo que tiene este alienígena es un mal entendido espíritu competitivo que le lleva a recorrer toda la galaxia en busca de retos que añadir a su vitrina de resplandecientes calaveras. Después de un par de piezas de caza menor, la criatura se encontraría con un rival de envergadura (literalmente), porque intentar liquidar a Arnold Schwarzenegger en su plenitud física y en el papel de un líder de las fuerzas especiales más duro que el granito es prácticamente una tarea suicida, aunque vengas del espacio exterior, seas invisible y tengas colmillos hasta en el mentón.

La invasión de los ultracuerpos (1978), de Philip Kaufman

10 peligrosos extraterrestres de cine

 

Ni en la obra maestra de serie B de Don Siegel ni en el paranoico y digno remake de Philip Kaufman con Donald Sutherland a la cabeza veremos hombrecillos verdes o criaturas con alas, cuernos o tentáculos intentando aniquilar a la humanidad. En estas películas, los alienígenas se parecen mucho a nosotros, de hecho, son un calco (con algo menos de carisma, eso sí) de cada persona del planeta, fotocopiados en granjas de vainas y listos para infiltrarse en todos los niveles de nuestra sociedad. Con esta estrategia, la colonización está más que asegurada. Nuestra única arma contra ellos será ponerles el otro remake, protagonizado por Nicole Kidman y Daniel Craig, y esperar que huyan horrorizados.

El pueblo de los malditos (1995), de John Carpenter

10 peligrosos extraterrestres de cine

 

De nuevo John Carpenter con un remake que mejora en casi todo al original, y otra vez alienígenas de los que toman prestado formas humanas. En esta ocasión, el origen de la invasión se ubica en un pequeño pueblo yankee, donde tras un misterioso desmayo colectivo, muchas de sus mujeres se quedan embarazadas. Los niños resultantes, de aspecto extrañamente homogéneo y creepy, y con poco aguante para las críticas, tienen una especie de don para manipular los actos de las personas que les rodean, lo que disparará la tasa de accidentes y suicidios de la población. Por ahí andaban Christopher Reeve y Mark Hamill para detener la escalada de muertes provocadas los jóvenes extraterrestres, pero en esta ocasión, al bueno de Luke Skywalker la Fuerza no le acompañaba como de costumbre.

Starship Troopers (1997), de Paul Verhoeven

10 peligrosos extraterrestres de cine

 

Por si la humanidad no tiene suficiente con sus propias guerras intestinas, en Starship Troopers se va a buscar pelea más allá de las estrellas, concretamente a un planeta plagado de bichos gigantes a los que no les hace ninguna gracia que un puñado de soldados unineuronales manipulados por la propaganda gubernamental intenten exterminarlos. En este caso, somos los terrícolas los que pecamos de soberbia, y subestimamos a estas criaturas bien organizadas, más inteligentes de lo que parece y con una eficacia para descuartizar cuerpos humanos fuera de toda duda.

Species (1995), de Roger Donaldson

10 peligrosos extraterrestres de cine

 

Pocos alienígenas pueden presumir de tanta belleza como el que se escondía dentro de Natasha Henstridge en Species. Híbrido entre humano y extraterrestre, esta criatura de otro mundo tenía intención de provocar su propio baby boom apareándose con los hombres de la ciudad de Los Ángeles, que terminaban experimentando una noche de sexo que, más que salvaje, era mortal. Los únicos capaces de detener tan apocalíptico reloj biológico eran un dream team formado por un científico ( Ben Kingsley), una bióloga (Marg Helgenberger), un antropólogo ( Alfred Molina), un psíquico ( Forest Whitaker) y un asesino profesional (Michael Madsen). Suena a chiste, y es que algo de comedia involuntaria había.

La guerra de los mundos (2005), de Steven Spielberg

10 peligrosos extraterrestres de cine

 

No son pocos los intentos de los ejércitos extraterrestres por conquistar la Tierra, desde Invasores de Marte a los alienígenas del bucle infinito de Al filo del mañana. Todos ellos tienen una idea en común, aniquilar a los humanos y esquilmar los recursos naturales del planeta (una tarea en la que, por cierto, somos expertos). Lo que no saben es que tenemos el arma más mortífera de la galaxia: el ejército de EE.UU. y las arengas patrióticas del Presidente de turno (nuestro favorito, Bill Pullman en Independence Day, que hasta pilota su propio caza). Si hay que luchar en las trincheras, contamos con fuertes padres de familia para salvar el día como el Tom Cruise de La guerra de los mundos, el Mel Gibson de Señales o un nuevo fichaje: el John Krasinski de Un lugar tranquilo.

Autor: Juanjo Velasco Fecha de actualización: 17/04/2018
 




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP