El País
Imprimir

Benavente en Zamora

Un recorrido desde la plaza Mayor por las principales calles nos da a conocer sus cinco edificios más importantes

Situación: en el noreste de la provincia de Zamora.
Distancia: a 270 km (2 h 30 min) de Madrid capital.
Cómo llegar: por A-6 hasta la salida 261 dirección Benavente.

Si todavía eres de los lectores que no conoce el patrimonio cultural de Benavente, aún estás a tiempo. El Patronato de Turismo de Zamora, junto con el ayuntamiento de la ciudad, organizan el próximo 7 de diciembre la última visita guiada gratuita de dos horas por los principales monumentos y edificios de esta localidad. Si por algún casual no puedes estar ese fin de semana y sí otro, no te preocupes porque aquí te explicamos lo que no puedes perderte.

Nuestra escapada comienza en la plaza Mayor, de planta cuadrada y porticada. Con acceso al tráfico y una zona azul muy asequible para aparcar, nos encontramos ante el ayuntamiento. Este edificio que data de mediados del s. XIX está construido en un estilo neoclásico tardío. En su planta baja acoge la oficina de turismo. A sus pies, en el centro de la plaza Mayor hay un mosaico en honor a la ciudad. Si nos vamos por la calle de la izquierda encontramos una de las iglesias más importantes de Benavente, la de San Juan del Mercado. La otra gran iglesia, la de Santa María del Azogue, se encuentra desde la plaza a la derecha, al final de la peatonal y comercial calle de la Rúa. No se debe dejar de visitar tampoco el antiguo hospital de peregrinos de Nuestra Señora de la Piedad. Se encuentra en la continuación de calle la Rúa (calle Santa Cruz). Conserva su fachada de estilo renacentista español y, aunque hoy en día funciona como centro de mayores, se puede acceder a su patio interior, de planta cuadrada con arquería.

Un poco más a las afueras de Benavente, aunque desde el centro son unos diez minutos de agradable paseo, encontramos el Torreón del Caracol. Con un estilo entre gótico y renacentista, esta edificación es el único vestigio que se conserva del castillo de la Mota. Actualmente sirve como alojamiento para visitantes, ya que es la sede del Parador de Benavente. La torre cuenta con un artesonado mudéjar que se puede visitar aunque uno no se aloje en tan espectacular hotel. Sus alrededores son también de ensueño. Está rodeado por los jardines de la Mota, que suponen el área verde más importante de Benavente.

Y después de un recorrido más que interesante, lo mejor es llenar el estómago con la rica gastronomía zamorana. Típicas son las truchas del Tera o los pichones a la benaventana, sin olvidarse de algo tan castellano como el cordero lechal o el tostón asados al horno de leña.

Una reserva natural

A apenas 20 km de Benavente encontramos las lagunas de Villafáfila. En una escapada de un par de días es muy recomendable visitar este enclave natural, cuyos humedales destacan en una zona de secano. Además, esta reserva natural sirve de cobijo a un gran número de aves migratorias.

Autor: M. García Fecha de publicación: 28/11/2014



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs