El País
Imprimir

Brunchs: todo en uno

Aunque lo inventaron los ingleses, fue en Nueva York donde la idea de unir los fines de semana el desayuno y la comida en un solo ágape informal alcanzó su versión más lograda e imitada. 

 

En Madrid comenzó ganar popularidad hace poco más de una década y fue recibida por muchos como una moda pasajera que no tardaría en olvidarse. Muy al contrario, el brunch no solo se ha mantenido en nuestra ciudad, sino que se ha asentado y diversificado, representando una opción cada vez más practicada y valorada por públicos de muy distintos tipos y gustos gastronómicos, para los que hay ofertas adaptadas a los múltiples tipos de cocinas. Desde hoteles de lujo a modestas cafeterías, el brunch gana terreno.

Hotel, dulce hotel

Brunchs: todo en uno

 

Como en muchas de las últimas ten­dencias gastronómicas, los pioneros del brunch cabe buscarlos entre los restaurantes de hotel. Es obligado comenzar citando clásicos del lujo co­mo el Hotel Ritz (plaza de la Lealtad, 5): ya que este miñercoles 28 de febrero cerra­rá sus puertas durante un año para una profunda reforma, una buena for­ma de despedirlo puede ser disfrutar de su lujoso brunch dominical, con platos como el carpaccio de camaro­nes rojos y el lomo de merluza o el le­chón asado en sofisticadas presenta­ciones. Otro imprescindible entre los hoteles de lujo, The Westin Palace (plaza de las Cortes, 7), ofrece en su  restaurante La Rotonda, también los domingos, su Opera & Brunch, donde marisco fresco, elaboradas ensaladas y platos calientes y exquisitos postres se ambientan con la interpretación de ópera en directo. En otros casos la excelente y sofisticada propuesta gastronómica viene avalada por che­fs con varias estrellas Michelin, como Ramón Freixa en el Hotel Único (Clau­dio Coello, 67) o Mario Sandoval en el Hotel Orfila (Orfila, 6). Y también po­demos encontrar propuestas más cer­canas, aunque no menos apetitosas, como la del Hotel Gran Meliá Palacio de los Duques (cuesta de Santo Do­mingo, 5), basada en el tapeo español.

Con sello propio

Brunchs: todo en uno

 

El sello de calidad que otorgan las es­trellas Michelin no solo lo ostentan los hoteles: el cocinero malagueño Dani García (que luce dos estrellas en su restaurante marbellí) ofrece sábados y domingos en BiBo Madrid (po Castellana, 52) un brunch en el que junto a clásicos co­mo la bollería o los huevos Benedic­tine no falta su particular manera de interpretar la cocina mediterránea. En El Arquibar (trav. de Conde Duque, 5), lo particular es su apuesta por los sa­bores de siempre, en bollería, panes o embutidos de aroma añejo. Aun­que para particular, la oferta de algu­nos establecimientos centrados en un producto concreto, que ofrecen un brunch protagonizado por su estre­lla, como los cereales de Cereal Hun­ters (Mejía Lequerica, 14), el café en Monkee Koffee (Vallehermoso, 112) o el queso en Poncelet Cheese Bar (En la foto. José Abascal, 61). Sello propio tienen también locales en los que la excelen­cia gastronómica va acompañada por un ambiente o entorno marcadamen­te cultural. Buenos ejemplos son el vanguardista restaurante Nubel (Ar­gumosa, 43), donde se puede degus­tar diariamente un completo brunch clásico en pleno Museo Reina Sofía o el multiespacio cultural El Imparcial (Duque de Alba, 4), donde la oferta se limita a los domingos.

Festines saludables

Brunchs: todo en uno

 

La expansión del brunch como opción gastronómica creciente no ha dejado al margen, por supuesto, una de las tendencias más en auge: los cada vez más numerosos restaurantes vege­tarianos, veganos o simplemente sa­ludables –agrupados habitualmente bajo el anglicismo healthy– han incor­porado rápidamente esta fórmula a su oferta con propuestas muy atractivas incluso para el público que no partici­pa de estas tendencias. Así en Crustó Bakery (Zurbano, 26), ofrecen los fi­nes de semana distintas opciones en las que sus panes artesanos o sus co­cas y quiches de verduras protagoni­zan su brunch light o su brunch anti­oxidante. En Chilling Café (Estrella, 5), reataurante que se define como 100 % vegano, su brunch comparte lógicamente esta condición, hasta en sus baos de jamón vegano. En Bump Green (Velázquez, 11) la oferta domi­nical incluye tartas de remolacha o calabaza y amapola, croissants eco­lógicos, ensaladas variadas y cremas vegetales. Pum Pum Café (Tribulete, 6), un restaurante vegetariano insta­lado en una antigua carnicería, presu­me de haber instaurado el brunch en Lavapiés con su oferta de los fines de semana en la que las ensaladas fres­cas y bizcochos caseros comparten protagonismo con sus selectos cafés.

Sabores del mundo

Brunchs: todo en uno

 

Siendo una invención inglesa, no po­día faltar en Madrid la posibilidad de degustar un clásico brunch britá­nico. Lo encontramos en Mür Café (pl. Cristino Martos, 2), donde viernes, sábados y domingos ofrecen un completo menú que in­cluye, como uno de los platos, to­do un Full Englidh Breakfast (salchi­chas, beicon, lomo, huevos, baked beans, alubias y morcilla blanca). Tampoco falta el estilo neoyorquino, y menos ahora que dentro del progra­ma Seagram’s New York Hotel el NH Collection Suecia (Marqués de Casa Riera, 4) recibe al prestigioso restau­rante Russ & Daughters Cafe, que servirá su brunch típico de la Gran Manzana los vierens, sábados y domingos hasta el 24 de marzo. Pero más allá de sus orígenes y sus lugares de esplendor, el brunch no conoce fronteras. Aunque interna­cionales, en Fonty (Castelló, 12) po­demos degustarlo con un inconfun­dible sabor francés. A Propaganda 12 (Libertad, 12) también llegan aromas galos pese a ser un restaurante italia­no, y es que los domingos sirven sus especialidades transalpinas en un glamuroso Champagne Brunch. Los paladares con gustos latinos pueden elegir, por ejemplo, entre la ecléctica oferta de La Candelita (Barquillo, 30) o la cocina mexicana de Cutzamala Mex Food (Santa Isabel, 5).

Autor: Juan Carrón Fecha de actualización: 22/02/2018
 




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs