El País
Imprimir

Colmenar de Arroyo

Colmenar del Arroyo atesora un sorprendente búnker de hormigón armado de la Guerra Civil en un envidiable estado de conservación

Situación: Al oeste de Madrid.
Distancia: A 60 km (45 min) de la capital.
Cómo llegar: Por la M-501 dirección Brunete hasta la localidad.

En tiempos de paz se pueden contemplar vestigios de la guerra. Uno de ellos es el búnker que se encuentra en Colmenar del Arroyo, un refugio de los más curiosos y mejor conservados de la Guerra Civil. Obra del bando nacional, este Blockhaus-13 de hormigón armado, levantado en 1938, sigue el modelo de arquitectura militar de la Primera Guerra Mundial. Se basa en una nave circular central con un espacio en su techo para la colocación de armas antiaéreas. Esta cúpula está rodeada por otras cuatro más pequeñas, a modo de fortines, con aberturas laterales para la colocación de armamento de mano. La entrada al búnker se puede hacer por un túnel que da acceso a uno de los nidos laterales o por una trampilla en el techo de la cúpula central. Por ambos hay que tener cuidado, ya que la zona no está especialmente acondicionada.

Dentro se aprecia perfectamente la planta circular del Blockhaus-13 a través de las luces que se cuelan por las troneras abiertas para el disparo. Cabe señalar que este búnker se ve desde la carretera, pero no tiene una zona acotada para el aparcamiento. Se puede acceder por un pequeño camino de tierra que se encuentra en el desvío a Fresnedillas de la Oliva, por la M-510, dirección Navalagamella, después de pasar Colmenar del Arroyo. Este búnker ha sido incorporado hace apenas un año al Plan de Yacimientos Visitables de la Comunidad de Madrid. 

Quizá lo más curioso para visitar en Colmenar del Arroyo sea el búnker de la Guerra Civil, pero dentro del pueblo también se pueden ver algunas curiosidades arquitectónicas, como los puentes de la Fragua y el Caño. De origen románico (el más antiguo data del s. XIII), comunican las dos partes del pueblo separadas por el arroyo. También servían para acceder a la ermita de San Vicente, lugar donde hoy se conserva la espadaña de la antigua iglesia del mismo nombre. 

Autor: M. García Fecha de publicación: 30/01/2014



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs