El País
Imprimir

Detenciones, juicios y conducta inapropiada: 10 polémicos directores de cine

Genios en el cine, controvertidos en la sociedad

En Hollywood no es oro todo lo que reluce, y el escándalo de Harvey Weinstein y los que le han seguido después no es sino un ejemplo más de lo que sucede en las cloacas de Hollywood. En las últimas décadas, reconocidos directores han visto cómo sus carreras daban un giro drástico después de controversias, salidas de tono o turbios asuntos judiciales que cerraron puertas profesionales antes abiertas de par en par. Uno de estos "directores malditos" para la industria es Roman Polanski, todavía con causas abiertas en EE.UU. que le impiden pisar el país bajo amenaza de protagonizar su propio film carcelario, que estrena su nueva película, Basada en hechos reales, un thriller psicológico protagonizado por una escritora agotada emocionalmente y la misteriosa mujer que empezará a tomar las riendas de su próximo libro y su vida.

 

Con motivo de este estreno, recordamos en la galería sobre estas líneas a otros directores que, como Polanski, han protagonizado mediáticos escándalos, algunos de ellos culminados con penas de cárcel.

Lars von Trier

Detenciones, juicios y conducta inapropiada: 10 polémicos directores de cine

 

Abanderado del movimiento Dogma 95, Lars Von Trier es uno de esos genios del cine que es incapaz de dejar a nadie indiferente. A su legión de seguidores (que aplauden su talento en films imprescindibles como Bailando en la oscuridad, Melancolía o Dogville) le sigue un igual de numeroso grupo de detractores que en más de una ocasión le han acusado de misógino, tirano o ególatra. A las habituales polémicas sobre la presión casi insana que ejerce sobre sus intérpretes se unen sus habituales salidas de tono. La última y más comentada fue aquella rueda de prensa en el Festival de Cannes donde el cineasta aseguraba entender a Hitler, para posteriormente meterse aún más en un jardín del que salió convertido en Persona non grata. Un castigo que el certamen galo le ha levantado precisamente este año.

Roman Polanski

Detenciones, juicios y conducta inapropiada: 10 polémicos directores de cine

 

Autor de verdaderos clásicos del cine como La semilla del diablo o Chinatown, la vida de Roman Polanski daría para un thriller casi más sórdido que algunos de los que ha firmado en la gran pantalla. Superviviente del Holocausto (su madre murió en Auschwitz), la leyenda negra de Polanski comienza en 1969, cuando su esposa por aquel entonces, Sharon Tate, embarazada de 8 meses, fue asesinada a manos de "la familia" de Charles Manson. Sin embargo, el mayor escándalo en torno a su figura ocurrió en 1977, cuando fue acusado y condenado por violar a Samantha Geimer, una joven de tan sólo 13 años. Consciente de que le esperaba un tiempo a la sombra, Polanski huyó a París para no volver a pisar nunca más suelo americano, ni tan siquiera para recoger el Oscar a Mejor director que ganó con El pianista.

Woody Allen

Detenciones, juicios y conducta inapropiada: 10 polémicos directores de cine

 

Incansable y prolífico como pocos, Woody Allen es, a sus 82 años, uno de los últimos grandes autores del cine que siguen en activo. 4 Oscars jalonan una filmografía repleta de películas memorables como Manhattan, Annie Hall o Hannah y sus hermanas. Sin embargo, más allá del genio existe una vida plagada de polémicas, sobre todo las que giran alrededor del enfrentamiento, que ya se alarga más de dos décadas, entre el cineasta y su ex pareja, Mia Farrow, que le acusa de haber abusado sexualmente de la hija que tienen en común, Dylan Farrow, cuando ésta tenía 7 años. A este caso, que, a pesar de ser desestimado por los tribunales sigue coleando a raíz de los recientes escándalos protagonizados por Harvey Weinstein y otros personajes de Hollywood, se une el matrimonio que contrajo Allen con su hija adoptiva, Soon-Yi Previn, en 1997.

Mel Gibson

Detenciones, juicios y conducta inapropiada: 10 polémicos directores de cine

 

Pocos pueden discutir a Mel Gibson los méritos que ha acumulado como actor rompetaquillas y estrella planetaria en sagas como Arma letal o Mad Max. Tampoco los premios que ha cosechado como magnífico director (Oscar incluído) en films de la talla de Braveheart o Apocalypto. Sin embargo, una de las figuras más importantes en el Hollywood de los años 90 y principios de los 2000 vivió su propio via crucis cuando sus problemas de alcoholismo, que arrastraba desde el principio de su carrera, le dieron la estocada final. Una detención cuando conducía borracho terminaron en un show lamentable donde Gibson culpaba a los judíos de todos los males del mundo. Ni una exhaustiva campaña de imagen impidió que Gibson, acusado de antisemita y con otras polémicas racistas y acusaciones de malos tratos a sus espaldas, se convirtiera en un personaje radioactivo para Hollywood. El reconocimiento de la Academia, con seis nominaciones y 2 Oscars a su último film como director, Hasta el último hombre, parece haberle rescatado del ostracismo.

Lee Tamahori

Detenciones, juicios y conducta inapropiada: 10 polémicos directores de cine

 

Entre el final de los 90 y el principio de los 2000, Lee Tamahori se labró una considerable reputación como director de encargo de thrillers de acción como El desafío o La hora de la araña, hasta el punto de ponerse al mando de un film de la saga Bond (la infame Muere otro día) o la secuela xXx: Estado de emergencia. En los sets de rodaje no era extraño que, de vez en cuando, Tamahori apareciera enfundado en látex o cuero. Su gusto por vestirse de mujer saltó a las portadas de la prensa cuando fue detenido por un policía de paisano al que, travestido, le ofreció sexo oral. El realizador llegó a un acuerdo para evitar los cargos por prostitución, estrenó Next con Nicolas Cage y, desde entonces, trabaja alejado de los grandes estudios. Lo último suyo que nos llegó fue El doble del diablo.

John Landis

Detenciones, juicios y conducta inapropiada: 10 polémicos directores de cine

 

Desmadre a la americana, Un hombre lobo americano en Londres, Granujas a todo ritmo y un largo etcétera de míticos films de los 80 tuvieron a John Landis como director. Sin embargo, la historia de este magnífico realizador quedaría para siempre marcada por el accidente que tuvo lugar durante el rodaje de la película En los límites de la realidad. Mientras se filmaba una de las escenas, un helicóptero perdió el control, decapitando al conocido actor Vic Morrow y a uno de los niños que grababan junto a él, y aplastando al otro. Landis fue acusado de negligencia al situar unos efectos explosivos demasiado cerca del aparato, pero finalmente la investigación le absolvió. Desde entonces su carrera no volvió a ser la misma, y tampoco su amistad con Steven Spielberg, codirector de la película, rota para siempre desde aquel fatídico momento.

John McTiernan

Detenciones, juicios y conducta inapropiada: 10 polémicos directores de cine

 

Aunque es uno de los mejores directores de acción de todos los tiempos, la carrera de John McTiernan, artífice de títulos como Depredador, Jungla de cristal o La caza del octubre rojo, acabó en 2003 tras el fracaso de Basic. En 2006 se descubrió que había mentido al FBI durante la investigación del Caso Pelícano sobre una red de escuchas orquestada por el detective privado Anthony Pellicano en Los Ángeles. También salió a la luz que McTiernan, como si de un villano de sus films se tratara, había pagado a este sujeto para pinchar los teléfonos de actores y ejecutivos de Hollywood, lo que convirtió al cineasta en un paria para la industria. Tras entrar en prisión en 2013, donde cumplió 10 meses, el hombre detrás de El último gran héroe se declaró en bancarrota y, desde entonces, lleva anunciando proyectos que no terminan de cuajar y asegurando que el cine de superhéroes "son películas hechas por fascistas".

Stanley Kubrick

Detenciones, juicios y conducta inapropiada: 10 polémicos directores de cine

 

Es uno de los mejores directores de cine de la historia, por no decir el mejor. Cada una de sus 13 películas es una obra maestra del séptimo arte, pero lejos de la cámara, Stanley Kubrick era un hombre solitario y reservado, obsesionado con la perfección y de difícil carácter, tanto que en más de una ocasión convertía los rodajes en un verdadero infierno. Si no que se lo digan a Jack Nicholson y Shelley Duvall, que acabaron enfermos ante el estrés generado en el set de El resplandor. También fue controvertido el estreno de La naranja mecánica por su tratamiento de la violencia y la violación, hasta el punto de que el propio Kubrick prohibió las proyecciones de la cinta tras recibir amenazas de muerte hacia él y su familia. Además, ha sido caldo de cultivo para toda una legión de conspiranoicos, que ven en sus películas indicios de que él dirigió el supuesto falso aterrizaje de Neil Armstrong en la luna.

Bernardo Bertolucci

Detenciones, juicios y conducta inapropiada: 10 polémicos directores de cine

 

Mientras un importante sector del mundo del cine se rinde al director de clásicos atemporales como Novecento o El último emperador, otro (más conservador) se lleva las manos a la cabeza ante el tratamiento gráfico y explícito del sexo en películas como Soñadores o El último tanto en París. Precisamente ésta última es la culpable de la gran polémica en torno a la figura del cineasta: su protagonista, María Schneider, aseguró durante años haberse sentido "sexualmente humillada" mientras rodaba el encuentro más tórrido de la película. A Marlon Brando, su partenaire en la escena, tampoco le gustó la situación, y estuvo 15 años sin dirigirle la palabra a Bertolucci. En 2013, el realizador italiano avivó el debate al declarar que él y Brando habían ocultado a Schneider la brutalidad de la secuencia.

Víctor Salva

Detenciones, juicios y conducta inapropiada: 10 polémicos directores de cine

 

La infancia de Víctor Salva no fue sencilla, con un padre ausente y un padrastro alcohólico que abusaba de él. La adolescencia tampoco fue un camino de rosas, cuando su familia le echó de casa a los 18 años por ser homosexual. Sin embargo, salió adelante, y con poco menos de 30 años, atrajo la atención de Francis Ford Coppola, que le produjo su primera película, La casa del payaso. Sin embargo, Salva tiró por la borda su prometedora carrera a las primeras de cambio, al ser declarado culpable de un delito sexual contra un niño de 12 años que trabajaba en este film. A ello se unió la pornografía de menores que la policía encontró en su casa, por la que fue condenado a 3 años de prisión (cumplió 15 meses) e incluido en la lista de delincuentes sexuales. Tras este escándalo volvió a protagonizar una polémica al dirigir Powder (Pura energía) para Disney y, posteriormente, alcanzó el éxito con la saga Jeepers Creepers.

Autor: Juanjo Velasco Fecha de actualización: 30/05/2018
 




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs