El País

La verdadera historia tras las canciones de Queen

El 24 de noviembre de 1991, Farrokh Bulsara, más conocido por todos como Freddie Mercury, fallecía víctima de una bronconeumonía agravada por el sida. Pero, a pesar de su deteriorado estado de salud, el líder y vocalista principal de Queen consiguió grabar poco antes de su muerte la inolvidable 'Show Must Go On' (con falsetes y notas agudas incluidas) de una sola toma. En el aniversario de su fallecimiento, recordamos las historias que esconden los versos y acordes de algunas de las grandes canciones a las que puso voz el mejor cantante de la historia.

 

Bohemian Rhapsody (1975)

La verdadera historia tras las canciones de Queen

 

Nos encontramos ante la que es probablemente la mejor canción de todos los tiempos, además de una de las más inusuales de la historia del rock. Compuesta por seis partes (una introducción a capela, una balada, un solo de guitarra, un segmento operístico, una sección de rock y una coda) 'Bohemian Rhapsody', obra de la genial mente de Mercury, se convirtió, contra todo pronóstico, en número 1 en diversas listas musicales comerciales durante 1975 y también en 1991, tras el fallecimiento de su compositor. Una auténtica obra de arte que despierta admiración y curiosidad a partes iguales y que ha conseguido el gran honor de ser la canción más escuchada del siglo XX en los servicios de streaming con más de 2 mil millones de reproducciones.

Dejando a un lado su impecable técnica y producción, muchas son las teorías y especulaciones acerca del significado de su letra que se vieron alimentadas por el propio Freddie, que se negó a explicar el sentido de sus versos, acudiendo al clásico "tiene un significado diferente dependiendo de la persona que la escucha". Desde una metáfora acerca del descubrimiento de su homosexualidad, de la ruptura con su pasado, a una historia basada en Fausto, de Goethe. Para Brian May y Roger Taylor, guitarrista y batería de Queen respectivamente, la letra tiene claros tintes autobiográficos.

Mención aparte merece su videoclip, considerado por muchos el primero de la historia (un titulo que se disputa con 'Strawberry Fields Forever' de The Beatles). Juzguen ustedes mismos:

We Will Rock You (1977)

La verdadera historia tras las canciones de Queen

 

El único instrumento que necesita 'We Will Rock You' para brillar con luz propia es el cuerpo humano. Quizá por ello fue un éxito instantáneo y se convirtió en la canción más coreada en cualquier evento deportivo (acompañada en numerosas ocasiones por su hermana 'We Are The Champions') hasta la fecha. Y ese era exactamente el propósito de su autor, Brian May, quien tuvo la gran idea de componer este himno tras uno de sus múltiples conciertos; tras despedirse del público con su mítica versión de 'God Save The Queen' con la que cerraban todos sus shows, el público siguió coreando 'You’ll Never Walk Alone', la canción que suele entonar la hinchada de Liverpool en cada partido.

May quería exactamente eso: una canción escrita por y para el público, en la que cada persona pudiera participar y ser parte de la gran y multitudinaria catarsis que resulta de la voz y las palmadas de millones de personas tocando y cantando al unísono una canción. La gran explosión final viene de la prodigiosa guitarra de Brian May.

El videoclip fue grabado en el patio trasero de la casa de Roger Taylor, el batería.

Don't Stop Me Now (1978)

La verdadera historia tras las canciones de Queen

 

'Don't Stop Me Now' es la canción más feliz de la historia de la música. Y no lo decimos nosotros, lo dice la ciencia (y seguramente también Miquel Iceta). La fórmula es simple: tempo rápido + letra alegre + tonalidad mayor = esta inolvidable canción de Queen que te saca a bailar aunque no quieras. Sin embargo, y a pesar de ser una de los temas más conocidos de la banda, en 1978 pasó desapercibida, tanto para el público como para la crítica. Escrita por el propio Freddie Mercury, en una etapa en la que los excesos, las fiestas, las drogas y la promiscuidad eran una constante en su vida, 'Don't Stop Me Now' fue toda una declaración de intenciones de su autor, que llegó a preocupar, y mucho, al resto de integrantes de la banda. 

La popularidad de la canción ha ido creciendo en las últimas décadas a medida que Freddie y Queen se fueron convirtiendo en los grandes iconos de la diversidad sexual, la libertad y el rock que son hoy en día. Llegó incluso a ser elegida como la mejor canción para viajar y ha sido la banda sonora de innumerables anuncios de televisión. No sabemos si es ciencia, magia o brujería, pero por favor, ¡que nunca pare!

 

Love Of My Life (1979)

La verdadera historia tras las canciones de Queen

 

Solo hay una persona en el mundo que pueda presumir de que Freddie Mercury le escribiera una canción, y su nombre es Mary Austin, el auténtico amor de su vida. Mary y Freddie se conocieron a principios de los setenta y desde ese momento, la vida del por aquel entonces joven promesa de la música dio un vuelco. Compañera de fatigas, confidente, amiga y prácticamente una hermana, Mary permaneció a su lado hasta el último suspiro de Mercury, a pesar de que su noviazgo se hubiera acabado hacía más de una década con una simple conversación (y diversas infidelidades por parte de Freddie) entre ambos, en la que él le confesaba su bisexualidad y ella le hacía ver que en realidad, era gay

La canción, aún sin conocerse en ese momento a quién iba dedicada ni la historia real que la inspiró, fue un éxito instantáneo y era coreada por el público al completo en los conciertos de la banda. Todo un gesto de amor hacia su mujer, como él la llamaba, que se suma a la gran fortuna que le dejó en herencia. Pero antes de fallecer, Freddie pidió a Mary un último favor: que esparciera sus cenizas y nunca revelara el lugar que había elegido.

Under Pressure (1981)

La verdadera historia tras las canciones de Queen

 

¿Qué ocurre cuando cinco grandes genios del rock se unen para hacer una canción? La respuesta es simple, pero no por ello menos emocionante: nace un himno. 'Under Pressure' es fruto del trabajo y la improvisación de todos los miembros de Queen y del también enorme David Bowie, que en lugar de grabar los coros de una canción previamente escrita por el grupo, llamada 'Cool Cat', se unió a la banda en esta locura musical con el mejor riff de bajo de la historia. 

Compuesto y grabado en el mítico estudio de Montreux (Suiza) en el que Mercury se refugiaba a menudo para encontrar la inspiración, tras una maratón de vino y cocaína, todo hay que decirlo (de hecho, se dice que Roger Taylor y David Bowie se conocieron en una clínica de desintoxicación), vio la luz este legendario tema que cuenta con los mejores vocalistas de la historia del rock. Un auténtico duelo que fue más allá de lo estrictamente musical y que se convirtió en una lucha de egos, sobre todo entre Bowie y Mercury, que grabaron sus partes por separado. Según reveló Brian May, hay más material grabado que aún nadie conoce, pero no descarta que pueda ser desvelado en algún momento.

Tras el fallecimiento de Freddie Mercury y a pesar de sus diferencias, David Bowie entonó en directo Under Pressure con la ayuda de Annie Lennox en el concierto homenaje que el mundo de la música le dedicó en Wembley en 1992.

I Want To Break Free (1984)

La verdadera historia tras las canciones de Queen

 

A pesar del significado de su letra y la creencia popular de que fue Freddie Mercury el autor (puede interpretarse como un canto a la libertad sexual), esta icónica canción de Queen fue escrita por John Deacon, el bajista del grupo, y llegó a convertirse en un auténtico himno para el CNA de Sudáfrica, cuando Nelson Mandela todavía estaba en la cárcel.

'I Want To Break Free' aún es todo un símbolo de libertad, pero en 1984, el año en que fue lanzado como single, fue censurado en Estados Unidos. En el videoclip, los integrantes de la banda aparecían disfrazados de mujeres, parodiando una famosa telenovela británica que simbolizaba lo que su letra decía: querían ser libres y salir de las relaciones asfixiantes. Sin embargo, este mensaje, que fue acogido por el resto del mundo con humor, fue interpretado por la MTV como un auténtico escándalo, y el vídeo no se emitió en las cadenas estadounidenses hasta 1991.

Who Wants To Live Forever (1986)

La verdadera historia tras las canciones de Queen

 

Pocos espacios sin conquistar les quedaban por aquellos entonces a los cuatro miembros de Queen y por ello decidieron aventurarse con el séptimo arte. La incursión de Mercury, Taylor, May y Deacon en el cine vino de la mano de Los Inmortales. Casi todo el álbum de A Kind of Magic formó parte de la banda sonora de la inolvidable película, mejorando cada fotograma e impregnándola de emotividad, pero uno de los temas más recordados es 'Who Wants To Live Forever' La canción, compuesta por Brian May, captura a la perfección la esencia del filme y vuelve a demostrar al mundo la gran versatilidad de la banda y la increíble capacidad vocal de Mercury.

Tras la muerte de Freddie Mercury, en el concierto homenaje que sus compañeros del mundo de la música le dedicaron, 'Who Wants To Live Forever' fue una de las canciones elegidas por la banda para recordar a su vocalista. Fue entonada por Seal, quien declaró que se trataba de su canción favorita.

Barcelona (1987)

La verdadera historia tras las canciones de Queen

 

Montsy y Freddie. El rockero y la diva. Dos de las figuras más grandes del mundo de la música unidas por su admiración mutua y por Barcelona, el segundo y último álbum de Freddie Mercury en solitario. Montserrat Caballé y el vocalista de Queen se conocieron en 1987 y la magia entre ambos surgió de manera inmediata. Prueba de ello es el inolvidable himno de los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992. Mercury falleció ocho meses antes del inicio de este evento deportivo, con lo que no tuvo la oportunidad de inaugurarlo junto a Caballé, pero la organización decidió emitir un vídeo en el que se podía ver a ambos interpretando la canción.

La unión de ambos fue más allá de lo estrictamente musical y se convirtieron en grandes amigos, tanto es así que Freddie le confesó a Montserrat que padecía sida al poco tiempo de conocerse, algo que muy pocas personas sabían entonces. Tres años de promoción juntos que dieron como fruto tres conciertos: el primero de ellos en Ibiza, el segundo en Londres y el tercero, el que sería también el último de Freddie Mercury, frente al Museo Nacional de Arte de Cataluña, en Barcelona, el 8 de octubre de 1988, cuando la enfermedad ya había hecho mella en la salud, la voz y el aspecto del artista. 'Barcelona' fue una de las canciones, elegida por el propio artista, que sonó en su funeral.

 

These Are The Days Of Our Lives (1991)

La verdadera historia tras las canciones de Queen

 

Los hijos de Roger Taylor inspiraron al batería al componer 'These Are The Days Of Our Lives', pero el evidente desgaste físico y el inminente fallecimiento de Freddie dieron un sentido completamente diferente a esta sublime canción. El videoclip, el último de la banda al completo, fue rodado el 30 de mayo de 1991, en blanco y negro para evitar que se notaran la palidez, la extrema delgadez y las marcas en la piel de su vocalista. 

Años más tarde, en un documental Brian May afirmaba que filmar el videoclip había sido la forma de Freddie de decir adiós a su público. La primera vez que el tema fue tocado en directo fue el 20 de abril de 1992, en el concierto tributo a Mercury, y fue interpretado por George Michael y Lisa Stanfield.

The Show Must Go On (1991)

La verdadera historia tras las canciones de Queen

 

Seis semanas antes de la muerte de Freddie Mercury, 'The Show Must Go On' fue lanzada como single. Una desgarradora composición de Brian May para su compañero de Queen, que se encontraba ya en sus últimos días de vida. Un texto repleto de metáforas magistralmente interpretado, como no podía ser de otra manera, por Freddie, que a pesar de encontrarse muy desmejorado físicamente y tener las cuerdas vocales muy dañadas, consiguió grabar esta compleja canción de una sola toma tras beber un buen trago de vodka. Debido a su estado de salud, la banda no pudo grabar el videoclip, que finalmente fue confeccionado con algunas secuencias y descartes de otros anteriores.

El lanzamiento del single, que en su cara B contenía el primer corte del primer álbum de Queen, 'Keep Yourself Alive', alimentó los rumores de la prensa británica acerca de su enfermedad y muchos vieron en ella la confesión del artista. El 23 de noviembre de 1991, Freddie Mercury hizo público a través de un comunicado que padecía sida. Tan solo unas horas más tarde, fallecía en su casa de Kensington. 

Autor: Miriam Hernández Calero Fecha de actualización: 21/11/2019
 


Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP