El País
Imprimir

Las 10 mejores películas de Javier Bardem

Un camaleón con denominación de origen

Pablo Escobar está de moda, y Javier Bardem, el actor español más internacional (con permiso de Antonio Banderas) lo lleva a la gran pantalla en Loving Pablo, donde vuelve a reunirse con Fernando León de Aranoa para convertirse en el amado y temido a partes iguales líder del cártel de Medellín. Como el infame capo de la droga, Bardem protagoniza este drama basado en la autobiografía escrita por la periodista Virginia Vallejo ( Penélope Cruz en el film) donde cuenta el intenso romance que vivió con él y profundiza en la dualidad de Escobar, tierno y cariñoso con sus seres queridos, pero sanguinario y brutal cuando se trataba de sus negocios.

 

Con motivo del estreno de esta producción, uno de los proyectos más perseguidos por Bardem desde hace años, repasamos en la galería sobre estas líneas lo mejor de la filmografía de un actor que ya ha trabajado con directores de la talla de Bigas Luna, Almodóvar, Michael Mann, Sam Mendes, Terrence Malick, Ridley Scott o los Coen.

Skyfall (2012), de Sam Mendes

Las 10 mejores películas de Javier Bardem

 

Cuando se anunció que Javier Bardem sería el villano de un Bond dirigido por Sam Mendes, cabía esperar un duelo de altos vuelos tanto a nivel interpretativo como a puñetazo limpio. La sorpresa llegó cuando el Sylva de Bardem se reveló como un amanerado terrorista de pelazo rubio que, cuando empieza la función, deja atrás cualquier rasgo paródico para mostrarse mucho más complejo, inteligente y malvado que la mayoría de sus predecesores. En su caso, ninguna megalomaníaca fantasía de dominio mundial es mejor que satisfacer su desmedido deseo de venganza.

Jamón, Jamón (1992), de Bigas Luna

Las 10 mejores películas de Javier Bardem

 

Después de su primer papel de peso en el cine en Las edades de Lulú, Javier Bardem volvía a ponerse a las órdenes de Bigas Luna en este turbulento triángulo amoroso entre el hijo de una familia rica ( Jordi Mollá), su novia embarazada ( Penélope Cruz) y el tipo al que la madre del muchacho contrata para que seduzca a ésta ( Bardem). Con los altos niveles de erotismo habituales en la filmografía de Luna, el director barcelonés hablaba sobre el machismo y la hipocresía sexual de la época a través de imágenes que ya son patrimonio histórico del cine español. Bardem consiguió su primera nominación al Goya con este macho ibérico entre torero y modelo de calzoncillos.

Los lunes al sol (2002), de Fernando León de Aranoa

Las 10 mejores películas de Javier Bardem

 

Comedia agridulce o drama con un amargo sentido del humor, la cinta de Fernando León de Aranoa, todavía vigente 15 años después de su estreno, contaba los difíciles días de un grupo de hombres que, tras perder su trabajo años atrás, recorren con angustia una localidad del norte de España en busca de una nueva oportunidad a la que aferrarse. Javier Bardem daba vida a Santa, un líder sindical para el que el orgullo y la dignidad son innegociables. Con esta soberbia interpretación, en la que conseguía desaparecer por completo dentro de su personaje, Bardem se llevó a casa su tercer (y merecido) Goya.

Huevos de oro (1993), de Bigas Luna

Las 10 mejores películas de Javier Bardem

 

Un año después de Jamón, Jamón y de nuevo a las órdenes de Bigas Luna, Javier Bardem se convertía en Benito González, un ingeniero hortera que tras volver de la mili sólo busca dos cosas: casarse con su novia y construir un gran rascacielos. Lo primero se irá al garete (la chica le es infiel) y lo segundo desatará toda su ambición desmedida, lo que desembocará en un matrimonio con la hija de un multimillonario para conseguir el presupuesto para su faraónico proyecto. Segunda nominación al Goya para Bardem por su maquiavélico personaje, que encuentra en la promiscuidad los ladrillos para levantar su edificio, y que se hunde a medida éste que lo hace.

No es país para viejos (2007), de Ethan y Joel Coen

Las 10 mejores películas de Javier Bardem

 

A pesar de que Javier Bardem seguramente haya dado lecciones más impresionantes de interpretación en otros trabajos, su implacable, inquietante y aterrador sicario en No es país para viejos es ya uno de los villanos más memorables de lo que va de siglo y, sin duda, su papel más emblemático. No en vano, convertirse en el verdadero corazón de este western crepuscular le sirvió para alzarse con el Oscar a Mejor actor de reparto. Como este asesino sin remordimientos, Bardem conseguía una vez más mimetizarse, en este caso con un auténtico psicópata obsesionado con el concepto del azar, que transmitía puro terror cada vez que el objetivo de los Coen se atrevía a apuntarle y éste hacía lo propio con su pistola de aire comprimido.

Biutiful (2010), de Alejandro González Iñárritu

Las 10 mejores películas de Javier Bardem

 

Paseo muy diferente al que Javier Bardem dio en Vicky, Cristina, Barcelona, Biutiful llevaba al intérprete por los barrios más marginales de la ciudad condal para hacerle pasar todo tipo de injusticias y penurias con las que vertebrar uno de los dramas más crudos (y realistas) que se han podido ver en los últimos años en una sala de cine. Sólo un Bardem en plena forma podría dar entidad a este pobre hombre, enfermo terminal y con sensibilidad a los espíritus, que busca sin éxito alguien que pueda cuidar de su hijo cuando él, que es la única persona que tiene en el mundo, no esté. Bardem conseguiría el Goya y una nueva nominación al Oscar como este abnegado padre que busca un atisbo de belleza entre tanto horror y miseria.

Antes que anochezca (2000), de Julian Schnabel

Las 10 mejores películas de Javier Bardem

 

Convertido ya en uno de los actores más importantes del panorama patrio, Javier Bardem dio por fin el salto internacional con este modesto biopic estadounidense en el que daba vida al poeta cubano Reynaldo Arenas, cuya condición de homosexual y escritor le llevó a ser perseguido y encarcelado por la Cuba de Castro para posteriormente vivir en el exilio, donde se suicidaría tras contraer el SIDA. Bardem conseguiría su primera nominación al Oscar por este tour de force en el que abandonaba sus roles habituales de macho ibérico para reflejar la sensibilidad, pasión, inocencia, fragilidad y desesperación de un hombre enamorado de la vida y golpeado por la enfermedad.

Vicky, Cristina, Barcelona (2008), de Woody Allen

Las 10 mejores películas de Javier Bardem

 

Woody Allen, todo un psicoanalista de las emociones humanas, hablaba una vez más sobre el amor, el sexo y la atracción en esta dramedia romántica que, a su vez, sirve como perfecto publirreportaje de la ciudad de Barcelona. Allí se encontrarían dos turistas norteamericanas de vacaciones ( Rebecca Hall y Scarlett Johansson) y un bohemio artista local ( Javier Bardem), que por si no tuviera suficiente con la turbulenta relación con su ex mujer ( Penélope Cruz), ampliará sus horizontes amorosos con las dos visitantes. A pesar de ser una obra menor de Allen, su humor inteligente y la química que desprenden Bardem, un irresistible e inmaduro latin lover, y el neurótico personaje de Cruz la salvan de la quema.

Carne trémula (1997), de Pedro Almodóvar

Las 10 mejores películas de Javier Bardem

 

Dos veces han trabajado juntos Javier Bardem y Pedro Almodóvar, en Tacones lejanos y en este drama con altas dosis de erotismo en el que el director habla sobre las debilidades humanas. Bardem interpreta a David, un policía postrado en una silla de ruedas tras un tiroteo que vive un matrimonio infeliz con Elena (Francesca Neri), enamorada precisamente del hombre que le disparó. El actor conseguiría una nueva nominación al Goya por su interpretación de este animal enjaulado en su discapacidad, un desesperado macho alfa incapaz de satisfacer sus deseos más primarios.

Mar adentro (2004), de Alejandro Amenábar

Las 10 mejores películas de Javier Bardem

 

Sólo con la voz, la mirada y la expresión de su cara, Javier Bardem se bastaba para conmover al espectador como pocas veces se ha visto en la piel de Ramón Sampedro, un hombre que, tras 30 años postrado en una cama con vistas al mar a causa de un terrible accidente, únicamente anhela tener una muerte digna. Un argumento tan devastador como éste se convertía en las capaces manos de Amenábar y Bardem en un hermoso melodrama en el que también había hueco para un sentido del humor que dotaba de humanidad a todo el conjunto. Indiscutiblemente, Bardem se llevó el Goya aquel año como este hombre que, desde su propio infierno, consigue insuflar ganas de vivir a todos aquellos que le rodean. Sin duda, la interpretación magistral de Bardem contribuyó a que el film consiguiera el Oscar a Mejor película de habla no inglesa.

Autor: Juanjo Velasco Fecha de actualización: 09/03/2018
 




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs