El País

Las grandes ausencias y fiascos de los Oscars 2019

Algunas lo merecían y otras no tanto. Repasamos aquellas películas que, inexplicablemente, no han sido nominadas a los premios de la Academia y otras que prometían aspirar a todo, pero al final se quedaron por el camino.

 

No es fácil llegar al Oscar. El camino está repleto de películas que, meses atrás, partían como claras favoritas a las estatuillas, pero que, finalmente, se irán de vacío o con una presencia apenas testimonial en la gran noche del cine. Algunas están fuera por no haber cumplido con las expectativas generadas por temática o nombres detrás del proyecto, otras por la habitual ojeriza de la Academia hacia propuestas de género y unas pocas por razones simplemente inexplicables. El estreno de dos de estas ilustres olvidadas por los premios, María, reina de Escocia y White Boy Rick, biopics con poco en común y ambientados en dos épocas separadas por casi cinco siglos, nos invita a recordar en la galería sobre estas líneas otras destacadas ausencias y fracasos de los Oscars 2019.

María, reina de Escocia, de Josie Rourke

Las grandes ausencias y fiascos de los Oscars 2019

 

Casi desde que terminó la pasada edición de los Oscars, María, reina de Escocia ya era la gran favorita para la de 2019. Película de época, ópera prima de Josie Rourke (toda una eminencia del teatro británico) que narra el histórico enfrentamiento entre dos personajes capitales de la historia de Reino Unido, dos mujeres que, entre la admiración y la rivalidad, se disputaron el trono de Inglaterra. Además prometía llevar a la gran pantalla un duelo interpretativo entre dos actrices llamadas a liderar el star system de Hollywood, Saoirse Ronan y Margot Robbie, que ya compitieron por el eunuco dorado hace, precisamente, un año. Sin embargo, la cinta no supo cumplir las expectativas generadas y terminó quedándose en un aseado drama biográfico de impecable factura, pero que se quedaba a medias a la hora de integrar la idea de empoderamiento femenino en una trama de intrigas palaciegas. Al final, ha tenido que conformarse con dos nominaciones menores a Mejor vestuario y Mejor maquillaje y peluquería.

Viudas, de Steve McQueen

Las grandes ausencias y fiascos de los Oscars 2019

 

Se esperaba mucho del regreso tras las cámaras de Steve McQueen, aclamado por la oscarizada 12 años de esclavitud, hasta el punto de que incluso antes de estrenarse ya era una de las grandes favoritas para la temporada de premios. A pesar de que no defraudó en ningún momento las altas expectativas que había entorno a ella (lo que se tradujo en una buena cosecha de premios entre festivales y sindicatos), Viudas ha sido una de las grandes (e injustas) ausencias en las nominaciones al Oscar. A pesar de contar con el beneplácito, casi unánime, de la crítica, a este thriller de atracos con sello de autor y un potente mensaje de empoderamiento femenino le pesó demasiado la etiqueta de película de género que, para más inri, tampoco tuvo una gran repercusión en la taquilla.

Identidad borrada, de Joel Edgerton

Las grandes ausencias y fiascos de los Oscars 2019

 

Tras sorprender a todos con su gran talento detrás de las cámaras en su ópera prima ( El regalo), muchos auguraban que el segundo largometraje de Joel Edgerton como director sería una de las serias aspirantes a los Oscars. Identidad borrada se inspira en la historia real de Gerrard Conley, el hijo de un predicador que, tras confesar a su familia que era gay, fue obligado por su padre a participar en un programa de conversión cuyo objetivo era "curar" la homosexualidad. Aunque la propuesta era potente, al final se quedó en tierra de nadie, entre críticas entusiastas que ensalzaban las interpretaciones de su cuarteto protagonista ( Nicole Kidman, Lucas Hedges, Russell Crowe y el propio Edgerton) y otras más tibias que consideraban que a una historia tan desgarradora le faltaba intensidad dramática. Al final, ha terminado borrada de las nominaciones.

White Boy Rick, de Yann Demange

Las grandes ausencias y fiascos de los Oscars 2019

 

Apuntaba alto el desembarco en Hollywood de Yann Demange ( 71) con una historia basada en hechos reales (algo siempre del gusto de la Academia), ambientada en los 80 y dos pesos pesados de la interpretación como Matthew McConaughey y Bruce Dern como secundarios de lujo. Con la etiqueta de "oscarizable", el camino a la estatuilla de White Boy Rick terminó con las primeras críticas que, sin ser demoledoras, sí que apuntaban a errores en la construcción de los personajes y la historia intergeneracional de Rick Wershe Jr., un chaval de 14 años de un barrio humilde de Detroit, que fue obligado por el FBI a involucrarse en el negocio del narcotráfico de la ciudad del motor y convertirse en su informante más joven, para luego ser detenido por aquellos para los que trabajaba.

El candidato, de Jason Reitman

Las grandes ausencias y fiascos de los Oscars 2019

 

El fugaz idilio que mantuvo Jason Reitman con la Academia (aspiró al Oscar a Mejor director dos veces en tres años) se rompió y ni la fantástica Tully ni El candidato han podido hacerle volver a pisar la alfombra roja con nominaciones bajo el brazo. Mientras la primera era una película poco convencional en la que, sin embargo, Charlize Theron merecía mejor suerte de cara a los premios, la segunda se mostraba como una propuesta mucho más académica, un sólido biopic político en el que Hugh Jackman se postulaba al Oscar que lleva años mereciendo como el senador Gary Hart, un candidato demócrata a la presidencia de EE.UU. que en 1988 lo tenía todo para ganar, pero cuya carrera terminó abruptamente por su fama de infiel y mujeriego. Al final, las aspiraciones de El candidato para los Oscars han sido como las de Hart en la política: muy prometedoras al principio y catastróficas al final.

Destroyer. Una mujer herida, de Karyn Kusama

Las grandes ausencias y fiascos de los Oscars 2019

 

Uno de los errores más flagrantes de las nominaciones a los Oscars 2019 ha sido no dar una candidatura a Nicole Kidman, que ha completado uno de sus años más brillantes con Identidad borrada y, sobre todo Destroyer. Una mujer herida. Se esperaba también que Karyn Kusama pudiera romper el monopolio masculino en la terna de aspirantes a Mejor dirección por su trabajo en este desgarrador thriller criminal donde Kidman firma un sobrecogedor tour de force como una antigua agente infiltrada en una peligrosa banda que, años después, busca la redención en plena destrucción mental y física. La transformación radical de Kidman no ha tenido finalmente el premio merecido por parte de la Academia, que posiblemente haya penalizado a la cinta por sus coqueteos con el cine de acción.

Bienvenidos a Marwen, de Robert Zemeckis

Las grandes ausencias y fiascos de los Oscars 2019

 

Ha sido, posiblemente, uno de los mayores fracasos de crítica y público de Robert Zemeckis, un hombre que atesora títulos como la trilogía Regreso al futuro o Forrest Gump. Como hizo con El desafío (The Walk), Zemeckis transformaba en película una historia real que, además, venía precedida por un aclamado documental. En el caso de Bienvenidos a Marwen, el protagonista era Marc Hogancamp, un hombre que, tras sufrir una terrible paliza y estar 9 días en coma, despierta con amnesia total. Para recuperar sus recuerdos, montaría un espectacular mundo en miniatura. Steve Carell, cuyas interpretaciones dramáticas siempre son del gusto de la Academia, pinchaba en hueso en un film al que cuesta conectar con el espectador para transmitirle un mensaje de superación personal.

Beautiful Boy, de Felix van Groeningen | El regreso de Ben, de Peter Hedges

Las grandes ausencias y fiascos de los Oscars 2019

 

Representan el futuro de Hollywood, no han cumplido los 25 y ya han sido nominados al Oscar. El camino de Timothée Chalamet y Lucas Hedges parece cortado por el mismo patrón, tanto en éxitos como fracasos. Actores más cómodos en el cine de prestigio que en los grandes blockbusters, los dos volvían a aspirar al eunuco dorado con dos propuestas hechas para competir por los grandes premios: Beautiful Boy, siempre serás mi hijo y El regreso de Ben (respectivamente). Las dos películas narran los intentos de dos jóvenes por salir del pozo de la droga (mientras el personaje de Chalamet sigue consumiendo, el de Hedges acaba de salir de rehabilitación), pero mientras una ( El regreso de Ben) lo hace a través de la honestidad y un duelo interpretativo muy potente entre Hedges y Julia Roberts, a la otra ( Beautiful Boy) se le ven las costuras del melodrama que apela a la emoción desde recursos obvios y efectistas, si bien se salva gracias a las interpretaciones de sus protagonistas (Chalamet y Steve Carell). La cinta de Hedges (que hace doblete de patinazos con Identidad borrada) quizá merecía algo más, pero la de Chalamet ha demostrado ser uno de los grandes fiascos del año.

Una cuestión de género, de Mimi Leder

Las grandes ausencias y fiascos de los Oscars 2019

 

En plena época de empoderamiento femenino, donde las mujeres de Hollywood reclaman el lugar que merecen en la industria, se esperaba que, como ha ocurrido con otras reivindicaciones años atrás, hubiera una película que sirviera como representante de este movimiento. Todo apuntaba a que sería Una cuestión de género, la cinta que suponía el regreso de Mimi Leder a la gran pantalla tras una década de ausencia. Protagonizada por Felicity Jones, era una propuesta de esas que llevan "Oscar" grabado en la frente, un biopic de Ruth Bader Ginsburg, la segunda mujer en convertirse en jueza del Tribunal Supremo de los EE.UU., que contribuyó a la igualdad en los tribunales tras ganar un caso de discriminación sexual. Sin embargo, la cinta, aún con sus virtudes, no consiguió levantar el suficiente entusiasmo como para captar la atención de la Academia.

Mula, de Clint Eastwood | The Old Man and the Gun, de David Lowery

Las grandes ausencias y fiascos de los Oscars 2019

 

Dos leyendas vivas del séptimo arte, Clint Eastwood y Robert Redford, presentaban sendos trabajos que suenan a despedida (al menos, delante de las cámaras). Ambos interpretaban a dos personajes desconocidos para el gran público, pero que tuvieron sus minutos de gloria en los medios yankees: Earl Stone (Eastwood), un octogenario en bancarrota que terminó trabajando como transportista de droga para un cártel mexicano, y Forrest Tucker (Redford), un hombre que dedicó su vida a atracar bancos y que, bien entrados los 70, decidió seguir haciendo lo que mejor se le daba. No habría sido ninguna sorpresa que alguno, o los dos, hubieran cazado alguna candidatura al Oscar por sus interpretaciones de dos criminales sobrados de carisma, si bien es posible que la irregularidad tanto de Mula como de The Old Man and the Gun, dramas con notas de humor que edulcoran bastante los hechos reales en los que se basan, haya jugado en su contra.

Autor: Juanjo Velasco Fecha de actualización: 06/02/2019
 




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP