El País

Las mejores películas del nuevo cine religioso

Repasamos los últimos éxitos salidos de la Biblia

Con la Semana Santa, la cartelera reserva un espacio para dos películas que abordan dos importantes figuras de la Cristiandad. Por un lado, María Magdalena cuenta, desde una perspectiva feminista, la estrecha relación entre esta mujer, interpretada por Rooney Mara, y Jesucristo ( Joaquin Phoenix) antes, durante y después de la Pasión. Por otro lado, Jim Caviezel regresa al cine bíblico con Pablo, el apóstol de Cristo, donde interpreta a Lucas en los últimos días de Pablo de Tarso.

 

Ambos son sólo dos ejemplos de la nueva ola del cine bíblico, un género que experimenta una segunda juventud desde el hito de La Pasión de Cristo, de  Mel Gibsony en que en los últimos años se han adentrado directores del calibre de  Ridley Scott y Darren Aronofsky. En la galería sobre estas líneas repasamos sus últimos grandes títulos.

La Pasión de Cristo (2004), de Mel Gibson

Las mejores películas del nuevo cine religioso

 

El ultracatólico Mel Gibson, cuya última comparecencia detrás de las cámaras había sido la celebrada Braveheart en 1995, nos mostró su particular visión del tema cristiano por excelencia: la Pasión. Su contribución a las programaciones de las televisiones en Semana Santa fue una cinta incómoda y desasosegante, pero en la que demuestra su nervio, compromiso y genio a la hora de dirigir. Para ello nos presenta a un Jesucristo ( Jim Caviezel) como un hombre de carne y hueso (hay un par de escenas que lo dejan bastante claro), con miedos y dudas. Las numerosas críticas que lo acusaban de antisemita o de lo excesivamente explícito y violento de algunas de sus imágenes crearon la tormenta marketiniana perfecta, recaudó más 600 millones de dólares (sólo Cincuenta sombras de Grey la supera como mejor estreno de febrero de todos los tiempos) y dejó claro que el cine religioso aún era un filón que explotar. Las películas que vienen a continuación le deben buena parte de su existencia.

Compra La Pasión de Cristo

Noé (2014), de Darren Aronofsky

Las mejores películas del nuevo cine religioso

 

Una de las historias bíblicas que más ha atraído al mundo del cine ha sido la de Noé y su arca. Desde El arca de Noé (1928, Michael Curtiz y Darryl F. Zanuck) hasta la cinta de animación ¡Upsss! ¿Dónde está Noé? (2015, Toby Genkel y Sean McCormack) muchas películas han usado el relato del diluvio universal para adaptar el texto o para ambientar nuevos sucesos. El último fue Darren Aronofsky, que tras cosechar un merecido éxito con Cisne negro (nominación al Oscar incluida) cambió totalmente de registro y firmó Noé, un drama en el que adaptaba el relato bíblico y en el que la aventura épica y la grandilocuencia justificaban su presupuesto de más de 125 millones de dólares. El blockbuster religioso liderado por Russell Crowe cumplió, y recaudó 362 millones.

Compra Noé

Exodus: Dioses y reyes (2014), de Ridley Scott

Las mejores películas del nuevo cine religioso

 

Si hablamos de grandes éxitos religiosos de la historia del cine, al lado de la inalcanzable Ben-Hur (1959, William Wyler) estaría Los diez mandamientos. La épica faraónica (nunca mejor dicho) de Cecil B. DeMille nos contaba la historia bíblica de Moisés, un joven príncipe egipcio que descubre su origen judío y, tras tener una revelación divina, decide liberar a su oprimido pueblo. Junto a la de Noé y, por supuesto, la Pasión, el relato del Éxodo es el más adaptado a lo largo de la historia del celuloide, entre cuyas versiones destaca la joya de la animación El Príncipe de Egipto (1998, Brenda Chapman, Steve Hickner y Simon Wells). Sir Ridley Scott, que rescató el péplum para nuestros tiempos con Gladiator, hace una revisión de la historia del héroe judaico. El resultado es una cinta que vuelve a replicar la épica de blockbusters precedentes (300, El señor de los anillos) y que adolece de fallos de guión, pero cuyo trasfondo político, el enfrentamiento fraternal entre Moisés ( Christian Bale) y Ramsés ( Joel Edgerton), y una puesta en escena espectacular la convierten en cinta de obligado visionado.

Compra Exodus: Dioses y Reyes

Son of God (2014), de Christopher Spencer

Las mejores películas del nuevo cine religioso

 

La television no ha sido ajena al nuevo fenómeno del cine cristiano. El ejemplo más paradigmático de ello ha sido la serie La Biblia, que emitió en 2013 History Channel. A lo largo de sus 10 episodios, nos contaba los acontecimientos más relevantes del libro sagrado, desde el Diluvio Universal hasta la Pasión. No sólo logró el beneplácito del público, sino que la crítica respondió con 3 nominaciones al Emmy, entre ellos la de Mejor miniserie o tv movie. El éxito llevó a sus creadores a volver a la sala de montaje, recuperar material desechado, y estrenar en cines una nueva versión de su episodio sobre la vida de Jesús desde su nacimiento hasta su (spoiler) resurrección. En el proceso se perdió Satanás, cuyo parecido más que razonable con Barack Obama había generado suspicacias. Una propuesta muy similar a La espina de Dios, que sí se estrenó en España.

Compra  Son of God

Last Days in the desert (2015), de Rodrigo García

Las mejores películas del nuevo cine religioso

 

El colombiano Rodrigo García, un hombre curtido en algunas de las propuestas más creativas de la televisión (Carnivale, A dos metros bajo tierra) dirigió esta cinta sobre los días de odisea que pasó Jesucristo en el desierto, donde se enfrentó a las tentaciones que el Diablo ponía ante él. El film, un ejercicio de estilo, elegante y sobrio, en el que destaca la fotografía del siempre excelso Emmanuel Lubezki, no sólo se acercaba a la narración bíblica, sino que también componía una fábula sobre padres e hijos en la que Ewan McGregor interpretaba a Jesucristo y también a su demoníaco reverso tenebroso.

Autor: Juanjo Velasco Fecha de actualización: 27/03/2018


Guía del Ocio en App Store Guía del Ocio en Google Play

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP