El País
Imprimir

Las murallas escondidas de Madrid

Guía práctica para visitar las antiguas fortificaciones de la ciudad

Aparcamientos, restaurantes y patios de vecinos son algunos de los yacimientos secretos que atesoran restos de la muralla árabe y cristiana en una ciudad siempre en crecimiento. Las hubo con fines defensivos mientras que otras sirvieron para el control fiscal y sanitario. En este reportaje hacemos un recorrido por los vestigios de los muros y cercas que han resistido el paso del tiempo.
 

 

01. Junto a la cripta de la Catedral de la Almudena

Las murallas escondidas de Madrid

 

En el Parque Mohamed I (llamado así en referencia a Mohamed I de Córdoba, considerado el fundador de la ciudad) se encuentra un lienzo extenso de la muralla árabe del siglo IX. Cuando dejó de cumplir su función defensiva, fue utilizada como muro de carga para viviendas y palacios. Lo que ha permitido su conservación hasta nuestros días.

02. La Torre de los Huesos

Las murallas escondidas de Madrid

 

En el parking público bajo la Plaza de Oriente, observamos la atalaya Torre de los Huesos. El área en el que se ubica, primitivamente atravesado por el arroyo del Arenal y después conformado por huertos e instalaciones artesanales, quedaba fuera del recinto amurallado árabe. La torre del siglo XI se situaba justo al borde del barranco del arroyo y protegía los arrabales próximos.

03. Botillería del Café de Oriente

Las murallas escondidas de Madrid

 

En la planta baja de la Botillería del Café Oriente, su salón El Aljibe, con capacidad para 50 personas, ofrece a los comensales la oportunidad de celebraciones privadas sobre los restos de la antigua muralla árabe de Madrid gracias a su suelo acristalado. 

04. Cava Baja, 10

Las murallas escondidas de Madrid

 

Para disfrutar de un lienzo de 7 metros de la segunda muralla cristiana del siglo XII en Cava Baja 10, se tiene que acceder por al patio de vecinos. Los restos se han acristalado y acondicionado con luz (hay que pulsar un interruptor) para su visita. Éste es un ejemplo claro de cómo las viviendas fueron construidas utilizando la sólida muralla.

05. La Posada del León de Oro

Las murallas escondidas de Madrid

 

En Cava Baja 12, la Posada del León de Oro fue el hogar de paso de comerciantes y viajeros durante décadas. Tras su reapertura en 2010, los clientes pueden disfrutar de una cena con historia sobre el suelo acristalado que cubre los restos de la muralla cristiana del siglo XIII. 

06. La Posada del Dragón

Las murallas escondidas de Madrid

 

En el número 14 de la Cava Baja se ubica una antigua corrala del siglo XIX que es ahora hotel boutique, bar y restaurante.  La Posada  del Dragón debe su nombre a un mítico dragón en piedra que había sobre la Puerta de Moros. En su sala de restaurante y La Corrala los visitantes pueden comer o cenar sobre los restos de la antigua muralla árabe y cristiana que atraviesa toda la Cava Baja.

07. Cava Baja, 30

Las murallas escondidas de Madrid

 

El portal Nº 30 de la Cava Baja esconde unos de los lienzos más espectaculares en un patio interior, con 20 metros de longitud por 11 de altura, cuya construcción data del siglo XI o XII. Su construcción se descubrió en los años 80 y se puede visitar pidiendo permiso a los vecinos por el telefonillo.

08. Mancebos, 5

Las murallas escondidas de Madrid

 

En la calle Mancebos Nº 5, detrás de una verja de hierro, contemplamos restos de la muralla cristiana. Se observa cómo fue utilizada como pared de medianía o soporte de los edificios que se construyeron adosados a ella.

09. Foster's Hollywood de Ópera

Las murallas escondidas de Madrid

 

En los sótanos del restaurante Foster's Hollywood de la Plaza de Isabel II 3 se sitúa un trozo de muralla cristiana con portillo. Los cambios realizados en el terreno a lo largo del tiempo posibilitan que lo que es sótano a un lado de la puerta sea superficie al otro, en la calle de la Escalinata.

10. Ronda de Segovia, 95

Las murallas escondidas de Madrid

 

En la Ronda de Segovia 95 encontramos uno de los escasos restos que se conservan de la cerca de Felipe IV, que sirvió para controlar el acceso de mercancías y vigilar quién entraba y salía de Madrid hasta 1868. Tenía cinco puertas reales o de registro, que era donde se pagaban los impuestos, y catorce portillos de menor importancia.

Autor: Nacho Medivas Fecha de actualización: 01/09/2015
 




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs