El País

Las peores películas de 2019

Cintas de superhéroes más catastróficas que una película de Roland Emmerich, comedias que dan ganas de llorar o thrillers incomprensibles forman parte de los mayores esperpentos cinematográficos de este año.

 

A punto de acabar el 2019, llega la época de destacar lo mejor y lo peor de la producción cinematográfica. La primera parada nos lleva a recordar las peores películas que nos deja este año donde, como ya es tradición, se han estrenado desde blockbusters tan nocivos para las finanzas de sus productores, como para las córneas del espectador, hasta largometrajes que aspiraban a arrasar en los próximos Oscars, y al final tendrán suerte si cosechan algún Razzie. Entre ellos encontramos prestigiosos intérpretes actuando con el piloto automático, virguerías de efectos especiales con un guion escrito en medio post it o cintas que demuestran el mediocre nivel de la comedia cinematográfica contemporánea. En este reportaje exponemos la galería de los horrores, las expectativas frustradas y las abominaciones fílmicas de 2019.

X-Men: Fénix oscura, de Simon Kinberg

Las peores películas de 2019

 

Última película de X-Men antes de que los derechos de los mutantes regresaran a Marvel, X-Men: Fénix oscura se vendió como el grandioso cierre que la franquicia (que puso el género de superhéroes en el mapa) merecía. Además, también sería la oportunidad de redención de Simon Kinberg que, como guionista de La decisión final, había llevado a la saga a sus cotas más bajas y ahora, como director novel, reformulaba la historia de aquella. Kinberg consiguió superarse, para peor, en un film que, lejos de cumplir las promesas, presentaba un espectáculo rutinario sin carisma, tensión dramática o coherencia narrativa donde los personajes (con la excepción de una esforzada Sophie Turner) deambulaban en una trama donde la épica mutaba en aburrida pomposidad. Sin lugar a dudas, el mayor fracaso comercial de 2019, hasta el punto de que Disney la considera gran culpable de los 170 millones de dólares en pérdidas durante su tercer trimestre. Además, ha cosechado 10 nominaciones a los Razzie.

Holmes and Watson, de Etan Cohen

Las peores películas de 2019

 

Aunque en EE.UU. esta nueva película del dúo formado por Will Ferrell y John C. Reilly ya copó las listas de lo peor de 2018, y triunfó (por decir algo) con 4 Premios Razzie 2019 (Peor película, Peor secuela o remake, Peor actor de reparto (para Reilly) y Peor director para Etan Cohen), a nosotros nos tocó sufrirla a principios de año. Esta nueva versión en clave de (suponemos) comedia del detective creado por Arthur Conan Doyle desataba más llantos que risas entre el público, que asistía estupefacto a una sucesión de chistes y gags sin un ápice de originalidad o gracia. Fracaso rotundo de taquilla (no recaudó siquiera los 42 millones de dólares que costó), habrían hecho falta unos Holmes and Watson de verdad para encontrar algo bueno entre tanta vergüenza ajena.

Hellboy, de Neil Marshall

Las peores películas de 2019

 

No es que se esperara mucho de este reboot de Hellboy cuando se supo que los responsables de la franquicia habían decidido prescindir de la fantasía de Guillermo del Toro y el carisma de Ron Perlman en favor de un producto que fuera más fiel al cómic de Mike Mignola, con mayores dosis de violencia e incorrección no apta para menores de 16 años y, de paso, mucho más barato. El oficio de Neil Marshall y el compromiso de David Harbour, que no desentona como la nueva versión Anung Un Rama, no fue suficiente para levantar un largometraje fallido a casi todos sus niveles, un compendio de acción descerebrada y chistes rancios sin apenas coherencia que, para rematar, luce cutre y trasnochado. La crítica se ensañó con ella, y en taquilla ni siquiera recaudó los 50 millones que había costado.

Timadoras compulsivas, de Chris Addison

Las peores películas de 2019

 

No ha sido el mejor año para la carrera de Anne Hathaway, que además de Serenity, ha arrastrado su prestigio por el fango en Timadoras compulsivas. Remake en clave femenina de Un par de seductores, esta película rodada en Mallorca convertía a Hathaway y Rebel Wilson en dos artistas del engaño, una de altos vuelos y otra de los barrios bajos, que se alían para estafar a aquellos hombres ricos que se han portado mal con las mujeres. El creador de la genial Veep, Chris Addison, debutaba en la gran pantalla con esta cinta donde los intérpretes actúan con el piloto automático para sacar adelante una trama simple y previsible cuyos gags y chistes están incluso por debajo del, ya de por sí mediocre, nivel de la comedia americana contemporánea.

Géminis, de Ang Lee

Las peores películas de 2019

 

Menos película de acción que herramienta para los experimentos estéticos de su director, el gran Ang Lee, Géminis ha sido una de las grandes oportunidades perdidas de la temporada. Nadie puede discutir el acabado visual de una cinta que lo apuesta todo a la revolucionaria tecnología con la que ha sido rodada (3D nativo a 120 fotogramas por segundo y en 4K) para la que muy pocos cines en el mundo estaban preparados, y al enfrentamiento entre el Will Smith cincuentón de hoy en día y su clon veinteañero de la época de El príncipe de Bel Air, creado con un hiperrealista CGI. Sin embargo, más allá de la fachada, la película adolecía de una trama arbitraria hasta exasperar y diálogos que bien podrían ser un greatest hits de los clichés del género. Tras verla, comprendemos por qué este guion pasó dos décadas en la nevera.

El jilguero, de John Crowley | La cocina del infierno, de Andrea Berloff

Las peores películas de 2019

 

Prometía mucho la adaptación a cargo del reputado John Crowley de la novela de Donna Tartt ganadora del Pulitzer, una historia de pérdida, dolor, culpa y redención alrededor de un atentado en un museo de Nueva York que se cobraba la vida de la madre del protagonista, un joven de 13 años que, desde aquél día, se aferraba a un cuadro que rescató de entre los escombros. Por nombres ( Ansel Elgort y Nicole Kidman al frente del reparto), argumento y un aclamado material original, El jilguero estaba en todas las quinielas para los próximos Oscars, pero al final se ha convertido en uno de los grandes fracasos de la temporada. Su principal error fue no saber convertir la rica y compleja historia del libro en una película que no fuera plana, pretenciosa y aburrida. También decepcionante fue La cocina del infierno, thriller sobre un grupo de mujeres de la mafia neoyorkina que, cuando sus maridos son encarcelados, se hacen cargo del negocio. Al igual que El jilguero, la debacle de crítica y público en el resto del mundo nos privó de ver en nuestros cines esta cinta con Melissa McCarthy, Tiffany Haddish y Elisabeth Moss, entre otras.

Serenity, de Steven Knight

Las peores películas de 2019

 

Baker Dill ( Matthew McConaughey) tiene una pacífica vida en una isla del Caribe, donde se dedica a pescar y beber cerveza. Todo cambia cuando su ex mujer Karen ( Anne Hathaway) aparece para pedirle ayuda y que mate a su marido maltratador ( Jason Clarke). Contamos el argumento de esta delirante propuesta de Steven Knight (guionista de Promesas del este y director de esa joyita llamada Locke) porque nadie (o casi nadie) llegó a verla en la gran pantalla. Los que tuvieron el dudoso privilegio de dedicarle 106 minutos de su tiempo se encontraron con una de las propuestas más delirantes de la temporada, un thriller con twist final (ríanse de Los Serrano) que empieza cortado por el patrón de Hitchcock, pero acaba siendo bizarro incluso para un episodio de The Twilight Zone. McConaughey, que actúa como si fuera a optar a un Oscar, parecía vivir en otra realidad alternativa.

Men in Black: International, de F. Gary Gray

Las peores películas de 2019

 

Siete años después de una, ya de por sí, innecesaria y tardía secuela, la saga Men in Black se renovaba con un nuevo dúo protagonista, Chris Hemsworth y Tessa Thompson (química demostrada en Thor: Ragnarok) y el versátil F. Gary Gray tras las cámaras. A pesar del incontestable talento de los responsables, Men in Black: International nunca conseguía zafarse de la etiqueta de producto industrial, de consumo rápido, que intentaba rascar el bolsillo de los nostálgicos de la saga (que, aunque los hay, no son legión) y al espectador joven ávido de franquicias. Cuando la acción rutinaria y gags cómicos poco inspirados riegan la función, al final pasa lo que pasa: decepción (que no fracaso) en taquilla y el público olvidándola como si le hubieran neuralizado.

Godzilla: Rey de los monstruos, de Michael Dougherty

Las peores películas de 2019

 

Quien disfrute con la deriva de los blockbusters modernos, donde todo es ruido, barroquismo visual y destrucción a gran escala, se llevará las manos a la cabeza al encontrarse con Godzilla: Rey de los monstruos en esta lista de lo peor de 2019. Sin embargo, los que crecimos con los clásicos de la Toho echamos en falta ese cariño por los personajes humanos con los que era fácil identificarse y, a partir de ahí, asombrarse con el potencial de devastación del lagarto gigante y sus enemigos. La película de Michael Dougherty es la mejor adaptación de Godzilla que se ha hecho en Hollywood (cosa que no era difícil), ha cubierto gastos (por los pelos) y tiene secuencias realmente impresionantes, pero tras el derroche de efectos especiales se esconde un argumento anémico repleto de clichés melodramáticos. Esta nueva oportunidad perdida invita a tomarse con escepticismo el crossover con King Kong.

Réplicas, de Jeffrey Nachmanoff

Las peores películas de 2019

 

Uno de los grandes nombres del año gracias al éxito de John Wick: Capítulo 3 - Parabellum y Toy Story 4, el bueno de  Keanu Reeves también ha protagonizado una de las peores películas de 2019 y quién sabe si de la década. Se trata de Réplicas, cinta que suponía su regreso a la ciencia ficción y donde interpretaba a un neurocientífico obsesionado con recuperar a su familia, muerta en un accidente de tráfico, a través de la clonación y la tecnología neuronal. Los agujeros de guion, efectos especiales que dan vergüenza ajena y una trama pseudocientífica que va de lo absurdo a lo simplemente estúpido la convirtieron en un subproducto que, en nuestro país, llegó a televisión sin pasar antes por las salas de cine.

Autor: Juanjo Velasco Fecha de actualización: 18/12/2019

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio hace un paréntesis y regresará en septiembre.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota






Podcast de cine: BUTACA VIP