El País
Imprimir

Los 10 mejores papeles de Daniel Day-Lewis

Imprescindibles del último actor de raza

Genio y figura delante y detrás de la cámara, Daniel Day-Lewis se ha construído película a película una leyenda de estrella esquiva, de actor de la vieja escuela cuya pasión por el oficio le lleva a ser muy selectivo con sus papeles y a prepararlos con una minuciosidad que roza lo excéntrico. Prometió que si ganaba el Oscar a Mejor actor por Lincoln se retiraría cinco años y lo ha cumplido. Ahora asegura que El hilo invisible, su segunda colaboración con Paul Thomas Anderson, será su último trabajo. De este modo, uno de los grandes intérpretes de todos los tiempos se retira dando vida a Reynolds Woodcock, un modisto estrella de la Londres de los años 50 que vivirá un apasionado romance con su nueva musa ( Vicky Krieps) que cambiará por completo su planificada vida.

 

Con motivo de la despedida de Daniel Day-Lewis, que le ha conseguido una sexta nominación al Oscar, repasamos en la galería sobre estas líneas algunos de sus mejores papeles, muchos de ellos auténtica historia del celuloide.

Gangs of New York (2002), de Martin Scorsese

Los 10 mejores papeles de Daniel Day-Lewis

 

Casi 10 años después de conseguir su última nominación al Oscar, y tras un lustro sin aparecer por la gran pantalla,  Daniel Day-Lewis devoró cada escena para firmar uno de los villanos más crueles, despiadados y despreciables de la historia del cine: Bill "El carnicero", fundador de los Bowery Boys, una banda cuyo dominio en las calles de la Nueva York del siglo XIX se basaba en la brutalidad y la violencia. Aprendió a lanzar cuchillos, a ver con un sólo ojo (el otro era una prótesis de cristal) y durante el rodaje abandonó su personaje en muy contadas ocasiones, suponemos que para terror del equipo y de un Leonardo DiCaprio que tenía que enfrentarse a él para vengar la muerte de su padre.

Pozos de ambición (2007), de Paul Thomas Anderson

Los 10 mejores papeles de Daniel Day-Lewis

 

Tuvieron que pasar otros cinco años desde Gangs of New York para que  Daniel Day-Lewis volviera a la primera plana y acaparara todo tipo de elogios, coronados con un Oscar a Mejor actor conseguido prácticamente sin discusión. En Pozos de ambición el inglés daba una nueva lección de interpretación, y en un tour de force que en cualquier otro actor habría sido un catálogo de excesos sobreactuados, conseguía transmitir la locura y brutalidad de un hombre desquiciado moralmente y corrompido hasta el tuétano por la ambición. Era Daniel Plainview, un magnate del petróleo que, en su deseo desmedido por aumentar su fortuna, vivirá un duro enfrentamiento con un predicador interpretado por Paul Dano, uno de los pocos actores que ha logrado aguantar el tipo ante este depredador de la cámara.

Mi pie izquierdo (1989), de Jim Sheridan

Los 10 mejores papeles de Daniel Day-Lewis

 

Daniel Day-Lewis inició su idilio con la Academia de Hollywood como sólo lo saben hacer los grandes: primera nominación y Oscar a Mejor actor. El mérito fue de su magistral interpretación de Christy Brown en el biopic del escritor y pintor irlandés que, aquejado de parálisis cerebral, consiguió superar todos los obstáculos que la vida puso a su paso y luchó, con el apoyo de su madre, por consumar sus inquietudes artísticas controlando con maestría el único miembro que podía: su pie izquierdo. Una de las grandes interpretaciones del siglo XX, en la que Day-Lewis conseguía aunar la transformación física (se dañó dos costillas por empeñarse en mantener durante semanas de rodaje esa posición encorvada) con la angustia interior del personaje.

El último mohicano (1992), de Michael Mann

Los 10 mejores papeles de Daniel Day-Lewis

 

A pesar de ganar el Oscar en su primer intento y dar el salto a la élite de Hollywood,  Daniel Day-Lewis no iba a cambiar su forma de vivir la profesión. Tremendamente selectivo con sus papeles, tuvieron que pasar tres años desde Mi pie izquierdo para verle en una superproducción. La escogida fue El último mohicano, una maravillosa cinta de aventuras con romance incluido en la que interpretaba a Ojo de halcón, un hombre blanco adoptado por los indios mohicanos, que tras rescatar y enamorarse de una joven británica (Madeleine Stowe), tomará partido en la violenta guerra entre ingleses y franceses por el control de las colonias en 1757. Se preparó su personaje durante meses viviendo en la naturaleza, cazando, pescando y aprendiendo a rastrear animales salvajes, y demostró una sobrada capacidad para dar vida a un épico y, a la vez humano, héroe de acción.

En el nombre del padre (1993), de Jim Sheridan

Los 10 mejores papeles de Daniel Day-Lewis

 

Segunda colaboración con Jim Sheridan y segunda nominación al Oscar (esta vez sin premio) por su sobrecogedora interpretación, de nuevo de un personaje real, en En el nombre del padre. Daniel Day-Lewis se tomó en serio su papel de Gerry Conlon, un gamberro irlandés que fue acusado injustamente de participar en un atentado del IRA, y que estuvo encarcelado por las autoridades británicas durante 14 años en los que sufrió todo tipo de torturas y abusos. El actor permaneció durante días dentro de una celda, pidió al equipo que le tirara agua y le insultara y llegó a perder 13 kilos para dar aún más realismo a una composición de nuevo magistral, donde combinaba vulnerabilidad y la fuerza interior de un hombre que luchaba con furia por mantener su dignidad y la de su familia en la situación más adversa.

Lincoln (2012), de Steven Spielberg

Los 10 mejores papeles de Daniel Day-Lewis

 

Tenía que ser  Daniel Day-Lewis el que rompiera la maldición de Spielberg y se convirtiera en el primer actor que ganaba un Oscar por alguna de sus películas. Lo hizo como Abraham Lincoln en Lincoln, el biopic que llevaba persiguiendo el Rey Midas del cine durante una década, situado en los difíciles días en los que el Presidente de los Estados Unidos se debatía entre firmar la paz o una enmienda para poner fin a la esclavitud. Todo un caramelo de papel que de la mano de Day-Lewis se convertía en una profunda y solemne radiografía de la persona detrás del mito, fruto de una composición minuciosa y contenida que conseguía transmitir el cansancio, las dudas y aristas morales de un personaje que parecía de sobra conocido.

La insoportable levedad del ser (1988), de Philip Kaufman

Los 10 mejores papeles de Daniel Day-Lewis

 

Imprescindible adaptación de la novela de Milan Kundera de la mano de Philip Kaufman, que plasmaba en la gran pantalla el turbulento triángulo amoroso protagonizado por un cirujano cerebral con alma de playboy ( Daniel Day-Lewis) y dos mujeres, interpretadas por Lena Olin y una jovencísima Juliette Binoche, durante la Primavera de Praga. Day-Lewis conseguía, a base de carisma y atractivo, el desafío de hacer creíble a un personaje que lucha contra sus propias convicciones amorosas en medio de un laberinto de pasiones donde se encuentran el sexo, la ideología o lo existencial y, además, captar la atención del espectador.

La edad de la inocencia (1993), de Martin Scorsese

Los 10 mejores papeles de Daniel Day-Lewis

 

Martin Scorsese se desmarcaba, allá por principios de los 90, del cine de mafiosos que le había encumbrado para dirigir un romance de época que adaptaba la novela de Edith Wharton. Para el papel protagonista confiaba en un Daniel Day-Lewis en plena efervescencia con el que repetiría 9 años después en Gangs of New York. A diferencia de su interpretación de Bill El carnicero, Day-Lewis firmaba un personaje mucho más sensible y contenido, encerrado en la jaula de oro de la alta aristocracia neoyorkina de finales del siglo XIX que ve con malos ojos que reniegue de su compromiso con una joven de buena cuna ( Winona Ryder) para entregarse al amor y el deseo junto a una mujer caída en desgracia ( Michelle Pfeiffer).

Mi hermosa lavandería (1985), de Stephen Frears

Los 10 mejores papeles de Daniel Day-Lewis

 

Stephen Frears dirigía a un jovencísimo  Daniel Day-Lewis en uno de sus primeros papeles protagonistas. La leyenda del actor británico empezaba a forjarse en esta película, la primera del Reino Unido en mostrar abiertamente un romance gay, donde interpretaba a un pandillero racista que descubría su homosexualidad a medida que se estrechaba su relación con Omar (Roshan Seth), un viejo amigo paquistaní, y se enfrentaban al rechazo de sus familias. Con este papel empezaba a dar muestras de lo que sería una constante en su carrera y mezclaba de manera conmovedora las facetas serias y tiernas de su personaje, lo que encajaba perfectamente con el tono tragicómico con el que Frears abordaba esta historia que se desarrollaba durante los años del thatcherismo.

El crisol (1996), de Nicholas Hytner

Los 10 mejores papeles de Daniel Day-Lewis

 

Apuntaba mucho más de lo que en realidad fue esta película basada en la imprescindible novela de Arthur Miller que él mismo adaptó en forma de guion con Nicholas Hytner como director. En ella,  Daniel Day-Lewis interpretaba al protagonista, John Proctor, un hombre que, tras mantener una relación extra matrimonial con su sirvienta y ponerle fin, es acusado de brujería por ésta en la Salem del siglo XVII. La película se quedó a medio camino en la temporada de premios, pero la esforzada interpretación del actor británico (construyó él mismo la casa donde vive su personaje y no se duchó en todo el rodaje para mantenerse en el papel) en su cara a cara con Winona Ryder (repetían tras La edad de la inocencia) y Joan Allen es digna de mención.

Autor: Juanjo Velasco Fecha de actualización: 29/01/2018
 




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs