El País

Los mejores striptease de la historia del cine

Cuerpos (casi siempre) esculturales, canciones pegadizas y unos cuantos sex symbols son los principales ingredientes de estas memorables escenas donde quitarse la ropa adquiere la categoría de arte, o reclamo.

 

Desde que Rita Hayworth se quitara el guante en Gilda, el cine se ha llenado de memorables escenas de striptease donde, a veces a través de la insinuación y otras de lo explícito, se apelaba a los instintos más bajos del espectador. Captada su atención, era más fácil que se sumergiera en los diferentes dramas y cuitas personales de sus protagonistas, la mayoría mujeres poseedoras de cuerpos de infarto, con destacadas excepciones de hombres musculados hasta las cejas u otros que hacían de la ausencia de six pack y sentido de la vergüenza una virtud. El estreno de Estafadoras de Wall Street, donde un grupo de strippers comandadas por una soberbia Jennifer López se une para robar a peces gordos de la finanzas lo que la crisis económica les arrebató, nos invita a recordar los bailes eróticos más memorables de la historia del cine.

Elizabeth Berkley en Showgirls (1995)

Los mejores striptease de la historia del cine

 

Parece que Paul Verhoeven y el guionista Joe Esterzhas no tuvieron suficientes desnudos con Instinto básico, así que con su siguiente largometraje (Showgirls) decidieron poner, literalmente, toda la carne en el asador. Elizabeth Berkley, por aquel entonces ídolo teen gracias a su papel en Salvados por la campana, interpretaba su primer personaje adulto, una joven de pueblo que llega a la luminosa Las Vegas para convertirse en estrella del baile, pero que termina en un sórdido club de striptease. Poco a poco escalaría en el competitivo y cainita mundo del espectáculo gracias a su mecenas ( Kyle MacLachlan), poderosa estrella local que quedaba fascinado ante sus (poco sutiles) golpes de pelvis y lametones a la barra del local que, esperamos, alguien desinfectara antes de cada show.

Demi Moore en Striptease (1996)

Los mejores striptease de la historia del cine

 

A la estela de lo conseguido por Showgirls un año antes, y también en lo que respecta a rankings de peor película de los 90, la cinta de Andrew Bergman (nada que ver con Ingmar) servía como vehículo de lucimiento para la "nueva" Demi Moore (por aquel entonces, uno de los grandes sex symbol de Hollywood) cincelada a golpe de bisturí. Despropósito a todos los niveles, si por algo pasó a la historia Striptease fue por convertir a Moore en, por aquel entonces, la actriz mejor pagada del mundo. Interpretaba a una ex trabajadora del FBI que, tras perder su trabajo y divorciarse, no tenía más remedio que ejecutar posturas imposibles y hacer saltar por los aires los botones de la camisa para ganarse la vida y, de este modo, recuperar la custodia de su hija. Por si esto fuera poco, terminaba metida en una trama de corrupción política porque un pervertido congresista se había obsesionado con ella. Quizá su agente (posiblemente, hoy en el paro) le dijo que podría ganar el Oscar, pero al final lo que se llevó para casa fue un merecido Razzie.

Jamie Lee Curtis en Mentiras arriesgadas (1994)

Los mejores striptease de la historia del cine

 

Una de las mejores películas de acción de los 90, Mentiras arriesgadas volvía a reunir a James Cameron y Arnold Schwarzenegger en la cima de sus respectivas carreras. Sin embargo, quien realmente brillaba con luz propia era una inmensa Jamie Lee Curtis, que hacía todo un despliegue de recursos desde su rol de esposa aburrida en busca de algo que insufle pasión a su vida, hasta la implacable action hero. Además de vis cómica, empaque en los momentos dramáticos y toneladas de carisma, Curtis derrochaba sensualidad en una de las escenas más icónicas del film, un infartante striptease ante un desconocido en las sombras (en realidad era su marido) con las dosis precisas de erotismo y sentido del humor.

Robert Carlyle, Tom Wilkinson y compañía en Full Monty (1997)

Los mejores striptease de la historia del cine

 

En este ranking no todo iban a ser desnudos femeninos...ni cuerpos esculturales. Brutal fenómeno de taquilla de finales de los 90, Full Monty aprovechaba el leit motiv de la mayoría de películas ambientadas en el mundo del striptease (bailar y desnudarse como única manera de resolver acuciantes urgencias económicas) para hacer una crítica social sobre la herencia del thatcherismo y cómo las políticas conservadoras machacaban a la clase obrera. Robert Carlyle, Tom Wilkinson o Mark Addy luchaban por vencer su vergüenza (y el drama en el que se habían convertido sus vidas tras el cierre de la fábrica donde trabajaban) con bailes en la cola del paro y una performance final donde la dignidad compartía escenario con culos flácidos y abdominales esculpidos a base de cerveza.

Rebecca Romijn en Femme Fatale (2002)

Los mejores striptease de la historia del cine

 

En un (muy poco triunfal) regreso a sus orígenes, Brian De Palma firmaba un delirante thriller erótico protagonizado por todo un experto del género ( Antonio Banderas) y una impresionante Rebecca Romijn que lucía con orgullo su reciente título de sex symbol, conseguido dos años antes como Mystica en X-Men. En la cinta, Romijn se despojaba del azul característico de la mutante (y, de paso, del resto de ropa) para dar vida a la femme fatale que da nombre al film. Con la ayuda del siempre sugerente objetivo de De Palma, la actriz ejecutaba un striptease que dejaba boquiabierto al español, que interpretaba a un paparazzi envuelto, muy a su pesar, en una enrevesada trama de suplantación de identidad y robo de joyas.

Kim Basinger en 9 semanas y media (1986)

Los mejores striptease de la historia del cine

 

En una de las escenas más recordadas (y excitantes) de la historia del cine, Kim Basinger, en el papel de una marchante de arte, dejaba con la boca abierta a Mickey Rourke (por aquel entonces, todavía podía gesticular) con un impresionante baile donde, en los apenas 4 minutos que dura el You Can Leave Your Hat On de Joe Cocker, se convirtió en mito erótico de toda una generación. Antes y después de estestriptease a través de la persiana (combinación perfecta de ingenuidad y sensualidad), la turbulenta relación entre estos personajes terminaba por llevarlos a encuentros sexuales que iban desde restregarse cualquier cosa que hubiera en la nevera, hasta coquetear con un sadomasoquismo que bien podría haber inspirado Cincuenta sombras de Grey.

Natalie Portman en Closer (2004)

Los mejores striptease de la historia del cine

 

Quizá un poco sobrevalorada, Closer seguía los pasos de dos parejas ( Julia Roberts - Clive Owen y Jude Law - Natalie Portman) cuyos caminos se cruzaban por obra y gracia de la infidelidad. La dinamita de este pretencioso drama de Mike Nichols la ponían Owen y Portman (ambos nominados al Oscar) en el papel de los cónyuges engañados. Ambos protagonizaban la escena más memorable de la película: una charla subida de tono en el reservado de un club de striptease donde el sugerente diálogo hacía lo que podía para disputar la atención del espectador a los movimientos de una Portman que se hacía adulta en la gran pantalla y demostraba que, además de talento, derrocha sensualidad.

Jennifer Aniston en Somos los Miller (2013)

Los mejores striptease de la historia del cine

 

Película a película, Jennifer Aniston ha conseguido despojarse de la etiqueta de mojigata enamoradiza que tenía en el cine y se ha convertido en todo un icono de la comedia americana y, de paso, en todo un sex symbol. En Somos los Miller, delirante road movie de Rawson Marshall Thurber, hacía gala de estas dos facetas como una stripper que se embarca en un viaje con dos adolescentes inadaptados y un traficante de marihuana con el objetivo de fingir ser una familia de vacaciones y, de este modo, introducir fácilmente la droga a través de la frontera con México. En esta excursión donde terminan perseguidos por peligrosos narcotraficantes tendrían que demostrar que, efectivamente, todo era una tapadera. ¿La mejor forma? un striptease de vértigo en una fábrica abandonada.

Los Reyes de Tampa en Magic Mike (2012) y Magic Mike XXL (2015)

Los mejores striptease de la historia del cine

 

Con su habitual olfato para los proyectos  Channing Tatum vio el negocio en producir una película que se adentrara en un mundo que conocía muy bien: el de los strippers masculinos. Más allá de Full Monty (donde los protagonistas no eran precisamente prototipos de la profesión), lo de quitarse la ropa en la gran pantalla era prácticamente reservado para mujeres. Como era de esperar, el público acudió en masa para desmelenarse ante las performances de Tatum, Matthew McConaughey, Matt Bomer o Joe Manganiello que, cuando no lucían mínimos disfraces de cowboys, compartían sus ambiciones, inseguridades y problemas personales. A esto último, como a que dirige el mismísimo Steven Soderbergh, no prestó atención todo el mundo.

Jennifer Beals/Marine Jahan en Flashdance (1983)

Los mejores striptease de la historia del cine

 

Para costearse su sueño de ser bailarina, trabaja como soldadora en una siderurgia de día, y como stripper de noche. Ésto sólo podía pasar en los locos 80, donde Flashdance se convirtió, con polémica, en un rotundo éxito de taquilla. Por aquél entonces la gente era más impresionable, pues corrieron ríos de tinta por esa escena repleta de erotismo donde, sin embargo, era la imaginación la que llenaba los huecos entre el foco de luz, la silueta, una silla y el ya legendario cubo de agua que tantas veces ha sido parodiado por el cine y recientes retos virales. Su banda sonora pasó a la historia, pero no así su protagonista, Jennifer Beals. Luego se sabría que el cuerpo de las escenas de baile era de una doble, la francesa Marine Jahan.

Autor: Juanjo Velasco Fecha de actualización: 06/11/2019
 



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP