El País
Imprimir

Navarredonda de Gredos en Ávila

Para los que no temen al frío, esta localidad ofrece la posibilidad de darse un baño antes de la despedida del verano

Situación: en el sur de Ávila.
Distancia: a 175 Km (2 h) de Madrid capital.
Cómo llegar: por la AP-6 y AP-51 hasta la N-110 y continuar por la N-502. 

Si eres uno de esos lectores que se resisten a decirle adiós al verano y añoras esos baños en la playa, esta escapada te puede ayudar a hacer más llevadera la espera hasta la siguiente época estival. Aprovechando los últimos coletazos del calor, esta semana nos vamos a Navarredonda de Gredos. Situada en la provincia de Ávila, a apenas dos horas de Madrid capital, esta localidad es el corazón del Parque Regional de la Sierra de Gredos. Muy próximo al pueblo se encuentra Las Chorreras, una zona de pequeños saltos de agua y cascadas que se forman desde el nacimiento del río Tormes entre las curiosas esculturas esculpidas en las rocas graníticas, a sus orillas. Las Chorreras, en concreto, es una de las cascadas más grandes de todo el curso del río. En su caída forma una poza ideal para el baño. Eso sí, si en pleno agosto el agua está muy fría, quizá el chapuzón de septiembre solo sea apto para los más valientes.

Existen dos formas de llegar hasta este atractivo paraje natural. La más cómoda es en coche, aunque el principal problema es el aparcamiento; no existe y hay que dejar el coche en algún margen del camino. La segunda es a pie, ya que la ruta no presenta dificultad. Así se puede disfrutar del entorno natural. Vayamos como vayamos, el camino comienza desde la gasolinera de Navarredonda por la carretera de Nava y está perfectamente indicado.

La importancia ganadera

El entorno natural que rodea Navarredonda de Gredos es de por sí un aliciente para visitar la comarca. Pero la localidad también tiene sus atractivos. Uno de ellos son los restos del puente y la calzada románica, usadas para la trashumancia del ganado. A escasos metros, y al lado de la oficina de turismo, encontramos una construcción un tanto desconocida para los urbanitas: un potro de herrar caballos que todavía guarda alguna herradura.

Autor: M. García Fecha de publicación: 19/09/2014



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs