El País

Niños prodigio que triunfaron de adultos (y otros que se echaron a perder)

Fueron los niños más conocidos de la gran pantalla. Algunos supieron madurar y otros se perdieron entre excesos y malas decisiones. Recordamos aquellas estrellas infantiles que se convirtieron en reputados intérpretes adultos y otras que se quedaron por el camino.

 

Dakota Fanning, que debutó con 7 años y a los 25 ya acumula más de 60 créditos, estrena Larga vida y prosperidad, una comedia dramática en la que demuestra que aquella estrella infantil que deslumbró a principios de los 2000 sigue creciendo y madurando. Con motivo de este estreno, recordamos algunos casos que ilustran las dos caras del niño prodigio. Por un lado, los que aprovecharon la experiencia y el éxito precoz para labrarse una longeva y respetada carrera artística. Por el otro, aquellos a los que pudo la presión y los excesos de la fama y terminaron en el olvido o protagonizando sonados escándalos con las clínicas de desintoxicación como destino final.

Macaulay Culkin

Niños prodigio que triunfaron de adultos (y otros que se echaron a perder)

 

Posiblemente uno de los niños prodigio más famosos de todos los tiempos, Macaulay Culkin saltó a la fama gracias a la mítica Sólo en casa, una de las comedias familiares más exitosas de todos los tiempos. Por ella consiguió una nominación al Globo de Oro de 1991, para después protagonizar casi sin descanso la secuela de aquella y otros títulos como Mi chica, El buen hijo (donde interpretaba a un retorcido e imberbe villano), El guardián de las palabras o Niño rico. Ésta última, que le convirtió en la estrella infantil mejor pagada de la historia, fue la que marcó el declive de Culkin, eterno emblema de los juguetes rotos de la industria cinematográfica. Tras rodar 8 películas en apenas 4 años, decidió hacer un parón del que sólo volvió para participar en films de bajo presupuesto y series de televisión que no pasaron precisamente a la posteridad. Su etapa adulta ha estado más marcada por la polémica (se casó con 17 años, tuvo que declarar a favor de Michael Jackson en su juicio por presuntos abusos sexuales y fue detenido por posesión de marihuana), que por su faceta artística.

Drew Barrymore

Niños prodigio que triunfaron de adultos (y otros que se echaron a perder)

 

Descubierta por Spielberg en E.T. El extraterrestre, Drew Barrymore es el perfecto ejemplo de juguete roto, un talento precoz de Hollywood que termina devorado por los excesos y la presión de la fama. Con 7 años ya era una de las grandes estrellas infantiles, a los 9 fumadora empedernida, a los 11 alcohólica y a los 13 drogadicta. En plena espiral de autodestrucción (intento de suicidio incluido), a los 14 publicaría una autobiografía en la que contaba una vida más turbulenta que la de muchos famosos que le triplicaban la edad. Tras unos años dedicados a la rehabilitación y a intentar recuperar el rumbo de su carrera, Barrymore protagonizó el impactante prólogo de Scream, antesala de un regreso triunfal a la primera línea gracias a exitosas comedias románticas, el remake de Los ángeles de Charlie y series como Santa Clarita Diet. Actualmente, su colaboración con diversas causas benéficas y su labor como empresaria y productora la han convertido en una de las actrices más respetadas de la industria.

Henry Thomas

Niños prodigio que triunfaron de adultos (y otros que se echaron a perder)

 

Protagonista de una de las películas de ciencia ficción más taquilleras e influyentes de los años 80, la fama le llegó a Henry Thomas con apenas 11 años, cuando cosechó sendas nominaciones al Globo de Oro y el BAFTA por hacerse amigo de un alienígena en E.T. El extraterrestre. Sin embargo, el joven no supo gestionar lo que significaba convertirse en niño prodigio de Hollywood y decidió salir de la primera línea de la industria para terminar sus estudios y desarrollar una carrera actoral en producciones irrelevantes o como discreto secundario en cintas destacadas como Gangs of New York y Leyendas de pasión. A sus casi 50 años, Mike Flanagan (con el que ya colaboró en Ouija: El origen del mal y El juego de Gerald) le ha dado la oportunidad de volver a saborear las mieles del éxito por su papel en la serie de Netflix La maldición de Hill House.

Scarlett Johansson

Niños prodigio que triunfaron de adultos (y otros que se echaron a perder)

 

Desde su debut con 10 años en Un muchacho llamado norte, Scarlett Johansson ha crecido en la gran pantalla, tanto física como profesionalmente, hasta convertirse en una de las actrices mejor pagadas de Hollywood. El proceso, ejemplar para aquellos jóvenes talentos que buscan algo más que éxito efímero, tiene como puntos críticos la aclamada El hombre que susurraba a los caballos (que rodó a los 14) y el salto a la madurez cinematográfica que supuso Lost in Translation. Desde entonces, ha sabido meterse en el bolsillo a la crítica como musa de Woody Allen y al público planetario gracias a su interpretación de la Viuda Negra, una de las más veteranas (y letales) heroínas del Universo Cinematográfico de Marvel.

Haley Joel Osment

Niños prodigio que triunfaron de adultos (y otros que se echaron a perder)

 

Fue el primer niño de la generación millennial en recibir una nominación al Oscar cuando, con apenas 11 años, estremeció al mundo entero recitando aquello de "en ocasiones, veo muertos" en El sexto sentido. Antes ya había participado brevemente como hijo de Forrest Gump en la cinta de Zemeckis, pero fue el terrorífico sleeper de M. Night Shyamalan el que convirtió a Haley Joel Osment en toda una estrella. Dos años después demostró ser el actor más talentoso de su generación al cargar sobre sus hombros con toda una superproducción de Spielberg heredada, además, del mismísimo Stanley Kubrick. Tras ésta su carrera se estancó entre películas que pasaron desapercibidas, subproductos televisivos, trabajos meramente alimenticios como doblador de videojuegos y escándalos como el protagonizado en 2006, cuando sufrió un accidente de coche mientras conducía bajo los efectos del alcohol y la marihuana. Actualmente intenta relanzar su carrera desde el cine indie.

Christian Bale

Niños prodigio que triunfaron de adultos (y otros que se echaron a perder)

 

Hoy en día uno de los actores más respetados del mundo, Christian Bale también fue un niño prodigio. Con sólo 13 años se puso al frente de, nada más y nada menos, que la superproducción bélica de Steven Spielberg El imperio del sol. Sin embargo, Bale demostró una madurez insólita para su edad, fruto de su carácter metódico y temperamental hasta el extremo, y no se dejó llevar por la fama. Eligió sus proyectos con cabeza, a un ritmo inusual para una estrella precoz, y confirmó su total madurez como protagonista de American Psicho. Desde entonces, El maquinista, la trilogía de El caballero oscuro, El truco final o sus cuatro nominaciones al Oscar ( The Fighter -con premio-, La gran estafa americana, La gran apuesta y El vicio del poder) le han granjeado un prestigio al alcance de muy pocos.

Lindsay Lohan

Niños prodigio que triunfaron de adultos (y otros que se echaron a perder)

 

A los 3 años ya había firmado un contrato como modelo con una prestigiosa agencia y, a los 12, ya era toda una estrella planetaria gracias a su papel, por duplicado, en el remake Tú a Londres y yo a California. Convertida en la nueva estrella infantil de Disney, Lindsay Lohan creció en películas como Ponte en mi lugar, Chicas malas o Herbie a tope (donde protagonizó una absurda polémica por la censura de la compañía del ratón a su busto incipiente). Famosa tanto por su trabajo en la gran pantalla como, sobre todo, por sus polémicas personales, el declive de Lohan llegó tras el desastre de Devuélveme mi suerte, a la que seguiría una serie de terribles elecciones de papeles en un giro hacia el cine independiente que dilapidó prácticamente su estatus. Desde entonces, es una habitual de la prensa rosa y amarilla por sus entradas y salidas de las clínicas de rehabilitación y por operaciones estéticas y relaciones sentimentales tan cuestionables como poco beneficiosas.

Nicholas Hoult

Niños prodigio que triunfaron de adultos (y otros que se echaron a perder)

 

Poco queda ya de aquel niño que debutaba con 7 años en Relaciones íntimas y a los 13 robaba escenas al mismísimo Hugh Grant en Un niño grande en el adulto hecho y derecho que ya se pasea con soltura por las alfombras rojas de los grandes premios de la industria. Nicholas Hoult es uno de estos pocos talentos precoces que ha sabido esquivar las tentaciones de la fama y el éxito prematuro y construirse una sólida carrera que le ha permitido postularse como una de las estrellas que liderarán la próxima generación de Hollywood. Ha triunfado tanto en el cine comercial (saga X-Men o Memorias de un zombi adolescente), como en títulos aclamados por la crítica como Mad Max: Furia en la carretera, Un hombre soltero o la reciente La favorita, donde, a sus 29 años, muestra recursos de todo un veterano.

Abigail Breslin

Niños prodigio que triunfaron de adultos (y otros que se echaron a perder)

 

Posiblemente la primera gran niña prodigio del siglo XXI, Abigail Breslin llegó al planeta cine con apenas 6 años de la mano de M. Night Shyamalan, todo un experto en descubrir talentos precoces, en Señales. A los 10 se convirtió en una de las actrices más jóvenes de siempre en conseguir una nominación al Oscar gracias a su tierna y encantadora interpretación en esa joya del indie llamada Pequeña Miss Sunshine. El éxito de la cinta hizo de ella la niña predilecta de Hollywood, encadenando proyectos como Definitivamente, quizás, La isla de Nim o, ya al borde de la adolescencia, Bienvenidos a Zombieland. En edad adulta, Breslin ha tenido una carrera discreta como modelo, cantante y actriz de teatro, si bien ha seguido presente en la industria con títulos como Maggie, Scream Queens, el vapuleado remake televisivo de Dirty Dancing y la futura secuela de Zombieland.

Chloë Grace Moretz

Niños prodigio que triunfaron de adultos (y otros que se echaron a perder)

 

Cuando debutas con 8 años en la gran pantalla (La morada del miedo) y antes de cumplir los 13 ya has sido secundaria robaescenas en un éxito del cine indie ( (500) días juntos) y protagonista de un rotundo éxito de taquilla ( Kick Ass), se corre el riesgo de ser devorado por la fama. Sin embargo, Chloë Grace Moretz ha demostrado tener paciencia y un sexto sentido para los proyectos que le ha permitido crecer profesionalmente a la vez que lo hacía en la vida real. Déjame entrar, La invención de Hugo y Sombras tenebrosas la vieron madurar, para luego afrontar uno de sus mayores retos interpretativos como la Carrie de una nueva generación. Desde entonces, cintas de prestigio como Viaje a Sils Maria o Suspiria conviven en su filmografía con títulos comerciales como The Equalizer, Si decido quedarme, La quinta ola o Malditos vecinos 2, que demuestran la versatilidad de esta prometedora actriz.

Autor: Juanjo Velasco Fecha de actualización: 27/02/2019
 


Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP