El País

Padres al cuidado de sus hijos: 10 películas que enseñan lo que no se debe hacer

Recordamos algunas películas donde, entre caos y destrucción, los padres descubren, y sufren en sus propias carnes, los increíbles desafíos a los que las madres se enfrentan cada día: conciliar trabajo y el cuidado de los más pequeños.

 

Entre los 80 y 90 no fueron pocas las cintas que hacían humor con algo tan, por aquel entonces, "sorprendente" como un padre ocupándose de sus churumbeles o, incluso, a las labores domésticas. Aquellas películas, que llegaron a conformar prácticamente un subgénero en la comedia, donde el hombre se veía superado por tareas como pasar la aspiradora o preparar la comida a su prole, sirven como inspiración para Padre no hay más que uno, remake de la argentina Mamá se fue de viaje que dirige y protagoniza Santiago Segura en la piel de un hombre que vivirá en sus carnes las complicaciones de trabajar y dedicarse en solitario a las responsabilidades del hogar y la familia cuando su mujer decida tomarse unas merecidas vacaciones.

Un papá genial (1999), de Dennis Dugan

Padres al cuidado de sus hijos: 10 películas que enseñan lo que no se debe hacer

 

Al margen de sus colaboraciones en la saga Hotel Transilvania, Un papá genial sigue siendo, 20 años después, la película más taquillera de la carrera de Adam Sandler. Con un papel que le venía como anillo al dedo (un treintañero que huye del compromiso y las responsabilidades de la edad adulta como si fuera una enfermedad infecciosa), Sandler y uno de sus compinches habituales, el director Dennis Dugan, firmaban una comedia que conseguía combinar como pocas el humor gamberro de Little Nicky y El aguador con el lado más sentimentaloide y ñoño de su filmografía. Sin duda, lo más divertido de la película es ver cómo este hombre hecho y derecho se comporta de una manera más infantil que el niño de 5 años que adopta para recuperar a su ex novia.

Tres hombres y un bebé (1987) de Leonard Nimoy

Padres al cuidado de sus hijos: 10 películas que enseñan lo que no se debe hacer

 

Leonard Nimoy, el eterno Spock de Star Trek, se sentaba detrás de la cámara en esta película, remake de la francesa Tres solteros y un biberón y una de las grandes comedias de los 80, donde Ted Danson, Steve Guttenberg y Tom Selleck interpretaban a un trío de playboys que reparten su tiempo entre sus exitosos trabajos, fiestas y relaciones esporádicas hasta que un día aparece en su puerta una cesta con un bebé dentro. La criatura cambiaría de golpe todo su estilo de vida y les haría conscientes de las alegrías y, sobre todo, los enormes desafíos, que conlleva la paternidad. Entre gags, hoy manidos, sobre la ingeniería que supone para tres solteros cambiar un pañal, la cinta mantenía durante casi todo su metraje un decente tono humorístico, que aderezaba con considerables dosis de sentimentalismo. Convertida en objeto de rumorología paranormal (hay quien asegura que en una escena puede verse un fantasma tras una ventana), la película llegó a disfrutar de una olvidable secuela.

Papá por sorpresa (2007), de Andy Fickman

Padres al cuidado de sus hijos: 10 películas que enseñan lo que no se debe hacer

 

En sus primeros años como estrella del cine de acción, Dwayne Johnson decidió seguir el camino de otras leyendas del género como Sylvester Stallone o Arnold Schwazenegger y ampliar horizontes en el territorio de la comedia. Tan por sorpresa como reza el título de la película, The Rock demostró una habilidad para hacer reír muy superior a la de aquellos en el papel de una estrella de fútbol americano pagada de sí mismo en cuya puerta aparece una redicha pequeña de 7 años que afirma ser su hija. A pesar de tener un guion que bien podría haber escrito algún compañero de clase de la muchacha, la cinta destilaba un considerable encanto entre los gags habituales de “niño pone patas arriba el estilo de vida del adulto” (con bromas de avalancha de espuma y reacciones alérgicas incluidas) y las típicas dosis de moralina y sensiblería.

No se aceptan devoluciones (2013), de Eugenio Derbez

Padres al cuidado de sus hijos: 10 películas que enseñan lo que no se debe hacer

 

Aunque en nuestro país Eugenio Derbez es todavía un artista por descubrir, Estados Unidos ya se rinde a este cómico al que consideran el digno sucesor del mismísimo Cantinflas. Gran parte de culpa la tiene No se aceptan devoluciones, su ópera prima como director, que se convirtió en la película mexicana más taquillera de la historia en USA. Derbez interpreta aquí al estereotipo de soltero empedernido, mujeriego y egoísta, cuya vida cambia radicalmente cuando ante su puerta se presenta una hija desconocida, fruto de un antiguo affaire ocasional. A partir del viaje que emprenden hacia Los Ángeles, donde el protagonista espera "devolver el paquete" a su madre, se suceden todo tipo de situaciones, entre lo disparatado y lo sentimental, donde padre e hija exploran su vínculo y las nuevas responsabilidades. Mientras tanto, el espectador lo disfruta y digiere con facilidad junto a un poso de crítica social.

Las locas peripecias de un señor mamá (1983), de Stan Dragoti

Padres al cuidado de sus hijos: 10 películas que enseñan lo que no se debe hacer

 

Aunque ya ha caído en el olvido, Las locas peripecias de un señor mamá terminó en el top 10 de la taquilla americana en su año de estreno, por delante de, nada más y nada menos, que Risky Business. Mucho antes de convertirse en Batman, Michael Keaton afrontaba un reto mucho mayor: cuidar de sus hijos. En la película (con guion del mítico John Hughes), Keaton demostraba su talento cómico como el padre de la típica familia americana que, tras perder su trabajo, intercambiaba roles con su esposa. Mientras ella salía a ganarse la vida, él se quedaba en casa para hacerse cargo de las tareas domésticas. Eran los años 80 y claro, la audiencia se reía de algo tan “increíble” como ver a un ingeniero en paro ser ama de casa, luchar contra una aspiradora o cocinar a su hijos un filete a la plancha.

Papá canguro (2003), de Steve Carr

Padres al cuidado de sus hijos: 10 películas que enseñan lo que no se debe hacer

 

En uno de los momentos más bajos de su carrera, donde los fracasos de taquilla se mezclaban con los ecos de pasados escándalos sexuales, Eddie Murphy consiguió remontar el vuelo, al menos momentáneamente, con esta divertida, tópica e infantil comedia familiar en la que interpretaba a un exitoso publicista cuyo elitista estilo de vida se ve comprometido cuando es despedido. Ante la falta de empleos estimulantes (o bien remunerados), y con la nueva misión de encargarse de las tareas del hogar y su hijo, decide montar junto a su compañero, también en paro, una guardería que le permita llenarse los bolsillos. No tardará en convertir su hogar en un campo de batalla y descubrir que, en este caso, la aritmética es sencilla: cuidar a 10 niños es 10 veces más difícil que cuidar de uno. Su buena recaudación dio lugar a una secuela, protagonizada por Cuba Gooding Jr., digna del “regalo” que uno de los pequeños deja a Murphy en el WC del film original.

Mamá se fue de viaje (2017), de Ariel Winograd

Padres al cuidado de sus hijos: 10 películas que enseñan lo que no se debe hacer

 

Rotundo fenómeno de taquilla en su país de origen, Argentina, Mamá se fue de viaje cuenta con hasta 3 remakes (la homónima mexicana, la italiana 10 días sin mamá y la española Padre no hay más que uno), cintas que han alcanzado, o aspiran a conseguir, un éxito de público similar. Este film parte de una premisa tan sencilla como la de ver a un padre, prácticamente ausente en cualquier tarea del hogar o del cuidado de su prole, cómo tiene que encargarse de estas responsabilidades cuando su mujer decide tomarse unas vacaciones de su estresante estilo de vida. A partir de la inversión de unos roles que, todavía presentes hoy en día, empiezan a estar (por suerte) más difusos, la cinta homenajea a través del humor, inofensivo y para todos lo públicos, a esas abnegadas madres que concilian trabajo y familia como si cada día tuviera 35 horas.

Un niño grande (2002), de Chris y Paul Weitz

Padres al cuidado de sus hijos: 10 películas que enseñan lo que no se debe hacer

 

En uno de los mejores papeles de su carrera, Hugh Grant interpretaba a un soltero empedernido, con miedo al compromiso y la vida resuelta, que cree que lo mejor para sostener su despreocupada existencia es salir con madres solteras (según él, porque es más fácil romper con ellas). Lo más parecido a las responsabilidades de la paternidad le llegará por sorpresa, de la mano de un jovencísimo Nicholas Hoult, hijo de una de sus citas, con el que entablará una estrecha relación que transcurre por la delgada línea que separa al amigo, el tutor, el hermano mayor y el padre. Los hermanos Chris y Paul Weitz firmaban una divertida, irónica y sincera película que, a ratos, caía en tópicos de la comedia británica, pero en otros ofrecía una perspectiva diferente de las relaciones entre niños y adultos.

Un indio en París (1994), de Hervé Palud

Padres al cuidado de sus hijos: 10 películas que enseñan lo que no se debe hacer

 

Hay casos en lo que es posible llegar a pensar que los niños se comportan como salvajes, y en el caso de Un indio en París esta afirmación no podría ser más acertada. En esta comedia francesa, que resultó ser todo un fenómeno de taquilla al otro lado de los Pirineos y hasta disfrutó de un remake americano protagonizado por Tim Allen (De jungla a jungla), un broker descubre que tiene un hijo, ya adolescente, que ha pasado toda su vida en una tribu del Amazonas. Para conocerlo mejor, se lo llevará a la Ciudad de la luz. Su nueva responsabilidad como padre, que por supuesto le sobrepasa, se complicará todavía más ante el choque cultural y de costumbres entre el estilo de vida del muchacho y el del, supuestamente, mundo civilizado, que desataba todo tipo de situaciones cargadas de un humor físico y escatológico.

Mano a mano con papá (1994), de Howard Deutch

Padres al cuidado de sus hijos: 10 películas que enseñan lo que no se debe hacer

 

Ted Danson, eterno soltero de oro y padre por sorpresa, y Macaulay Culkin, siempre hijo de familias peculiares, hacían honor al encasillamiento al que les había relegado Hollywood en esta comedia donde, tras mucho tiempo sin verse, el pequeño (Culkin) decide hacer una visita a su progenitor (Danson) justo cuando acaba de dar, junto a sus dos socios, el golpe que podría retirarle. Sin embargo, la habitual mente retorcida de Culkin le llevará a ocultar el botín y chantajear a su padre para que, por primera vez, ejerza como tal. Howard Deutch dirigía esta olvidable cinta familiar que, si por algo pasará a la historia, es por formar parte del trío demoníaco de películas que llevaron a Culkin a conseguir su única nominación al Razzie como peor actor.

Autor: Juanjo Velasco Fecha de actualización: 31/07/2019
 



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP