El País

AVISO: pese a la cancelación y el cierre de eventos y salas, en Guía del Ocio vamos a continuar informándote de alternativas para que disfrutes del ocio desde casa.

Qué hacer con la resaca en 10 películas

Tras una noche de alcohol y desenfreno, llega la siempre temida mañana de resaca. Recordamos algunas películas que utilizaron este momento de ruina física como recurso para la comedia, el terror o la acción.

 

La Nochevieja, cóctel explosivo de cenas copiosas, ríos de brindis y fiestas hasta altas horas de la madrugada para despedir el año que se va, y recibir el que entra, hacen que la mañana del 1 de enero suela ser territorio de aspirinas, protectores estomacales y demás remedios caseros para vencer la terrible resaca. Sin embargo, el cine ha demostrado en más de una ocasión que, incluso en este estado lamentable, es posible realizar todo tipo de actividades, desde encontrar un coche extraviado, hasta evitar ser asesinado. En este reportaje recordamos 10 películas (aptas para una tarde de sofá, hidratación y medidos esfuerzos mentales) donde los protagonistas tuvieron que lidiar con las consecuencias del alcohol.

Recordar lo sucedido. Resacón en las vegas (2009), de Todd Phillips

Qué hacer con la resaca en 10 películas

 

Mucho antes de cosechar alabanzas de la crítica por Joker, Todd Phillips reventaba la taquilla con esta comedia, no apta para todos los públicos, protagonizada por unos geniales Ed Helms, Bradley Cooper y Zach Galifianakis. Como en toda despedida de soltero que se precie, los supervivientes despiertan con una monumental resaca, con la diferencia de que, en este caso, el novio ha desaparecido, y en su devastada habitación de hotel hay un tigre y un bebé perdido. A medida que el trío intentaba recuperar la memoria y desenredar los acontecimientos que les habían llevado hasta ahí para encontrar a su amigo perdido ( Justin Bartha ), vivían todo tipo de situaciones delirantes, desde escarceos con un criminal chino y matrimonios exprés con prostitutas, hasta el allanamiento de la casa del mismísimo Mike Tyson. El éxito de la cinta provocó que repitieran jugada, amnesia y dolor de cabeza en Resacón 2: Ahora en Tailandia y R3sacón.

Neutralizar una amenaza terrorista. Jungla de cristal III: La venganza (1995), de John McTiernan

Qué hacer con la resaca en 10 películas

 

Cuando nadie esperaba nada más de la saga Jungla de Cristal, John McTiernan recuperaba al agente John McClane para una espectacular y trepidante tercera entrega. Por primera vez, una situación límite pillaba por sorpresa al agente de policía interpretado por Bruce Willis fuera de las fiestas navideñas y en su propia ciudad, Nueva York, que se terminaba convirtiendo en el tablero gigante de una partida de ajedrez con un despiadado terrorista ( Jeremy Irons). A diferencia de sus predecesoras, en esta película nos encontrábamos con un protagonista en el momento más bajo de su vida, al borde del divorcio y suspendido por su afición a la bebida. Con una resaca monumental, a McClane le tocaba recorrerse la Gran Manzana en busca de una gigantesca bomba, o de alguien que le diera una aspirina para el dolor de cabeza.

Evitar, una y otra vez, ser asesinado. Feliz día de tu muerte (2017), de Christopher Landon

Qué hacer con la resaca en 10 películas

 

Hay días de resaca que se hacen eternos, pero ninguno como el de Tree Gelbman (Jessica Rothe), una frívola y popular universitaria que, sin saber cómo, se veía obligada a vivir el día en que es asesinada una y otra vez. Además de a los estragos de una noche de borrachera, la joven tenía que sobrevivir en Feliz día de tu muerte a los ataques de un psicópata con máscara de bebé mientras intentaba descubrir su identidad y, de este modo, evitar su prematura muerte. Como el Bill Murray de Atrapado en el tiempo, este perverso y sangriento "día de la marmota" terminaría convirtiendo a una chica superficial y egocéntrica en alguien mucho más humano. El éxito de la cinta hizo que la jornada se repitiera unas cuantas veces más en Feliz día de tu muerte 2.

Dar clase. Bad Teacher (2011), de Jake Kasdan

Qué hacer con la resaca en 10 películas

 

Seguro que más de un profesor habrá sentido la tentación de darse a la bebida para soportar esas interminables clases atestadas de niños rebeldes. En Bad Teacher, Cameron Díaz cumplía esa fantasía y se convertía en una maestra de vuelta de todo y sin vocación, cuya única meta en la vida era casarse con alguien rico que pudiera mantener sus excesos. Alcohol y marihuana ocupaban buena parte de sus noches y recreos, que se convertían en mañanas de gafas de sol y "educación alternativa" a base de películas para sus pupilos.

Aterrizar un avión. El vuelo (2012), de Robert Zemeckis

Qué hacer con la resaca en 10 películas

 

Fiel a su afición a beberse, fumarse o esnifarse hasta el agua de los floreros, William Whip Whitaker ( Denzel Washington) afrontaba una nueva jornada como piloto de un avión comercial. Con la cocaína como remedio contra la resaca de una noche de desenfreno, Whip tenía que sacar fuerzas de flaqueza para rescatar a los más de 100 pasajeros a su cargo cuando el aparato perdía el control y caía en picado hacia el suelo. Al final, un aterrizaje forzoso con final (casi) feliz le serviría para convertirse en un héroe con lado oscuro y sentimiento de culpa. En El vuelo, Robert Zemeckis recordaba lo buen director que es y firmaba un drama de redención lleno de interesantes reflexiones morales.

Averiguar dónde has aparcado. Colega, ¿dónde está mi coche? (2000), de Danny Leiner

Qué hacer con la resaca en 10 películas

 

Coetánea y prima idiota de Memento, ¿Colega, dónde está mi coche? llevaba algo más o menos cotidiano como averiguar dónde se ha aparcado al terreno de la ciencia ficción con extraterrestres. Convertida con los años en comedia de culto, esta película convertía a Ashton Kutcher y Seann William Scott en dos descerebrados con la peor resaca de la historia en un viaje hacia lo desconocido para intentar recordar qué había pasado la noche anterior. En este recorrido acabarían involucrados en un conflicto intergaláctico del que dependía la supervivencia del universo, además de un buen puñado de situaciones entre lo surrealista y la vergüenza ajena.

Resolver un crimen. La chica del tren (2016), de Tate Taylor y El gran Lebowski (1998), de Joel Cohen

Qué hacer con la resaca en 10 películas

 

Haber bebido la noche anterior no suele ser lo más recomendable para enfrentarse a enmarañados misterios, pero aún así el cine nos demuestra que, incluso con jaquecas y desorientación, hay quien es capaz de desentrañar los más complejos misterios. Si no, que se lo digan a El Nota ( Jeff Bridges), que por culpa de su apellido en El gran Lebowski se veía involucrado en una trama de secuestros y rencillas familiares que, entre partidas de bolos y alguna pérdida sensible, terminaba desvelándose con un poco de suerte. Más reciente, Emily Blunt interpretaba en La chica del tren a Rachel, una mujer divorciada y alcohólica que, en una resaca sin fin, acababa encontrando, no sin esfuerzo, las piezas que faltaban en un caso de asesinato.

Casarse con un desconocido y hacerse millonario. Algo pasa en Las Vegas (2008), de Tom Vaughan

Qué hacer con la resaca en 10 películas

 

Lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas, junto a los millones de neuronas que se pierden entre noches de casino, desfase y mucho alcohol. Cameron Díaz y Ashton Kutcher interpretaban en Algo pasa en Las vegas a dos desconocidos que, poseídos por el desenfreno de "la ciudad del pecado" terminaban casándose en un considerable estado de embriaguez. Al día siguiente se despertarían con una resaca agridulce, por el tema del matrimonio sorpresa y por hacer saltar la banca ganando 3 millones de dólares que complicaron bastante los trámites de divorcio. Como era esperar en esta rutinaria comedia romántica para multisalas dirigida por Tom Vaughan, al final el dinero no era sino la antesala del amor.

Disfrazarse de Papá Noel para robar. Bad Santa (2003), de Terry Zwigoff

Qué hacer con la resaca en 10 películas

 

En esta delirante y corrosiva comedia negra apadrinada por los Coen, Billy Bob Thornton ocultaba tras un mugriento disfraz de Papá Noel a un criminal de poca monta, alcohólico y mujeriego que, además del dolor de cabeza y ardor de estómago típicos de una mala resaca, tenía que sufrir interminables horas de niños pidiendo regalos y haciendo preguntas impertinentes. Mientras preparaba el día en que, en lugar de dejar regalos en las casas, se colaría furtivamente en el centro comercial para saquear la caja fuerte, entablaba amistad con un peculiar muchacho al que enseñaría métodos muy poco ortodoxos para enfrentarse al bullying.

Andar el "paseo de la vergüenza". Vaya resaca (2014), de Steven Brill

Qué hacer con la resaca en 10 películas

 

El alcohol y las penurias emocionales forman un cóctel explosivo que, por norma general, suele acabar en desastre. Elizabeth Banks pudo comprobarlo en Vaya resaca, (muy) olvidable comedia de Steven Brill donde interpretaba a una periodista en plena debacle sentimental y profesional que, tras una noche de desenfreno, despierta en la cama de un desconocido. A pocas horas de la entrevista para el trabajo que siempre ha soñado, esta mujer tendría que andar el "paseo de la vergüenza" más surrealista que se recuerda, donde tras ser confundida con una prostituta y estar involucrada en reyertas de narcotraficantes, terminaría convirtiéndose en la criminal más buscada de la ciudad.

Autor: Juanjo Velasco Fecha de actualización: 01/01/2020


Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota






Podcast de cine: BUTACA VIP