El País

¿Quién es el psicópata más terrorífico de la historia del cine?

Asesinos sin mesura

Convertido en uno de los géneros más rentables del cine en general, y del terror en particular, el slasher vivió su época dorada a finales de los 70, cuando los grandes psicópatas de la gran pantalla iniciaron su contador de víctimas para traumatizar a toda una generación. Si el Leatherface de La matanza de Texas fue el pionero, Michael Myers en Halloween sentó las bases que, hasta que llegara Scream, se convirtieron en reglas no escritas (sobre todo en lo respectivo al final prematuro de adolescentes que se atrevían a experimentar con el sexo o las drogas). Ahora, el icónico asesino vuelve a la gran pantalla en La noche de Halloween, film que se desmarca de las secuelas y remakes posteriores para contar una historia que transcurre 40 años después de la primera entrega, donde Laurie Strode ( Jamie Lee Curtis, de nuevo) volverá a enfrentarse al homicida de la máscara blanca.

 

Con motivo de este estreno, creamos en la galería sobre estas líneas nuestro particular hall of fame de los asesinos en serie más carismáticos (y sanguinarios) de la historia del cine.

Freddy Kruegger en la saga Pesadilla en Elm Street

¿Quién es el psicópata más terrorífico de la historia del cine?

 

Coto de caza: Los sueños de los habitantes de Springwood, preferiblemente aquellos que viven en Elm Street. 9 películas (remake incluido) de auténtica pesadilla.

Arma favorita: Guante con cuchillas.

Body count: Más de 40 víctimas, entre ellas un imberbe Johnny Depp.

Por qué da miedo: Freddy Krueger es, posiblemente, el asesino en serie más despiadado, y a la vez divertido, de todo el cine de terror. Fue un huérfano maltratado, lo que, posiblemente, alimentara un odio irracional hacia los niños, a los que mató por decenas hasta que un grupo de padres decidió tomarse la justicia por su mano y quemarlo vivo. Juró vengarse, y ataviado con su jersey de rayas, su sombrero negro y un guante con cuchillas, volvería para cumplir su promesa asaltando a los jóvenes incautos en el único sitio donde nadie podía protegerles: sus sueños. Con un sentido del humor único, irónico y retorcido, su catálogo de imaginativas muertes bien merece un apartado especial en esta galería de los horrores.

Michael Myers en la saga Halloween

¿Quién es el psicópata más terrorífico de la historia del cine?

 

Coto de caza: Haddonfield, en el estado de Illinois, preferiblemente durante la noche de Halloween en una saga que se alarga ya 10 películas (remakes incluídos).

Arma favorita: Cuchillo de cocina.

Body count: Más de 100 víctimas, con supervivientes ilustres como la reina del grito Jamie Lee Curtis.

Por qué da miedo: No fue el primero, pero si el que sentó las bases de lo que sería uno de los subgéneros más rentables del cine de terror. Con un simple mono de gasolinera y una máscara sin nada terrorífico más allá de esos ojos tan oscuros como sus intenciones, Michael Myers aterrorizó a más de una generación como la encarnación de nuestros peores temores. Aparenta ser una persona corriente, pero sus 2 metros de altura y su inmunidad ante disparos y puñaladas de todo tipo, unido a una ausencia total de emociones o propósitos más allá del deseo primario de segar vidas le convierten en una máquina de matar adolescentes hormonados. Ya lo decía su psicólogo cuando, a los 6 años, liquidó a toda su familia: este chico es la encarnación del mal.

Jason Voorhees en la saga Viernes 13

¿Quién es el psicópata más terrorífico de la historia del cine?

 

Coto de caza: El campamento Crystal Lake, aunque ha hecho incursiones hasta en el espacio. 13 películas (remakes incluídos) dan para mucho.

Arma favorita: Machete.

Body count: Es uno de los más prolíficos con alrededor de 200 víctimas, entre ellas un Kevin Bacon en plena edad del pavo.

Por qué da miedo: De pequeño, el joven Jason era un niño discapacitado y con hidrocefalia, lo que le convirtió en blanco de los abusos de sus compañeros que, mientras le perseguían, provocaron que se cayera al lago y, supuestamente, muriera ahogado. Poco hicieron los monitores, algunos por el efecto de las drogas y otros por estar dando rienda suelta a sus pasiones juveniles. A su madre esto no le sentó muy bien, por lo que decidió masacrar a cuanto adolescente hormonado encontró a su paso, dando ejemplo a un Jason que creció robusto (más de 2 metros de altura y prácticamente inmortal) y con un pequeño problema de gestión de ira. A partir de la segunda entrega de Viernes 13, inició una sangrienta búsqueda de venganza que ha hecho que varias generaciones griten de terror al ver una máscara de hockey o lleven pilas extra para la linterna cuando se van de camping.

Ghostface en la saga Scream

¿Quién es el psicópata más terrorífico de la historia del cine?

 

Coto de caza: El pueblo de Woodsboro y alrededores en las cuatro entregas de Scream.

Arma favorita: Cuchillo de caza.

Body count: Más de 40 víctimas, con los casi inmortales Neve Campbell, David Arquette y Courteney Cox como sempiternos supervivientes.

Por qué da miedo: A diferencia de la mayoría de sus compañeros psicópatas, no hay una única persona detrás de la icónica máscara de Ghostface. En cada película, una trama familiar o sentimental, todas ellas alrededor de la protagonista, deben ser desentrañadas hasta revelar la identidad del asesino (o asesinos). Además, es más inteligente y sádico que el villano de slasher convencional y le gusta jugar con sus víctimas, peones de una sangrienta partida de ajedrez donde el sonido del teléfono asusta casi tanto como cuando le vemos empuñar el cuchillo. Tiene algo de autoparodia, pero eso le hace más impredecible, pues conoce las reglas básicas del género y las retuerce a su antojo.

Jigsaw en la saga Saw

¿Quién es el psicópata más terrorífico de la historia del cine?

 

Coto de caza: Sótanos y edificios ruinosos de la gran ciudad, preferiblemente aquellos en los que su salubridad ya es una trampa mortal.

Arma favorita: Puzzles, a cual más sangriento y retorcido.

Body count: Técnicamente la cifra sería 0, aunque ha ayudado a unas 60 personas a auto asesinarse.

Por qué da miedo: Lo sabe todo, especialmente los pecados que han cometido sus víctimas. No hay juicio ni castigo, sólo una última oportunidad de redención. Enfermo de un cáncer terminal e inoperable, Jigsaw es un asesino sádico y despiadado que no soporta a la gente que no tiene aprecio por su vida. A través de sus elaborados, macabros e irónicos juegos, presentados por un muñeco creepy hasta la saciedad, les ofrece la oportunidad de demostrar cuánto les importa sobrevivir. El problema es que tienen que decir en un espacio de tiempo tan reducido como el de los concursos de la tele (salvo que aquí no vale plantarse) si viven (en la mayoría de los casos, con alguna extremidad menos y mucho en lo que pensar) o mueren. Mucho más inteligente que los policías que le persiguen, su plan y legado prevalecen incluso después de su muerte.

Leatherface en la saga La matanza de Texas

¿Quién es el psicópata más terrorífico de la historia del cine?

 

Coto de caza: Si la saga se llama La matanza de Texas...

Arma favorita: Motosierra

Body count: Aunque a lo largo de toda la franquicia hay más de 60 víctimas, a Leatherface se le atribuyen 23. Las demás son cosa del resto de su familia.

Por qué da miedo: Fue uno de los pioneros en esto de perseguir y masacrar adolescentes. No mataba sólo, ya que su endogámica familia de caníbales le echaba algo más que una mano en la tarea. Tiene un desequilibrio mental, lleva una máscara hecha con piel humana y maneja la motosierra con soltura. Por si todo esto no fuera suficiente, está basado en hechos reales.

Pinhead en la saga Hellraiser

¿Quién es el psicópata más terrorífico de la historia del cine?

 

Coto de caza: 9 películas después, cualquier lugar donde La caja de Lemarchand vaya a parar es bueno.

Arma favorita: Ganchos y cadenas.

Body count: Alrededor de 35 víctimas, aunque aquí cuenta más el cómo que el cuánto.

Por qué da miedo: Es la versión macabra de Christian Grey. Considerado ángel para unos, demonio para otros, lidera un grupo de criaturas interdimensionales que abren un abanico de experiencias extremas a todos aquellos curiosos que quieran jugar con un misterioso rompecabezas con forma de caja. Su cara cubierta de clavos ya indica que el viaje no es precisamente para todos los gustos, pero promete a sus víctimas que descubrirán el placer a través del dolor. Desde luego, se toma su cometido muy en serio, y no hay palabra de seguridad.

Chucky en la saga Muñeco diabólico

¿Quién es el psicópata más terrorífico de la historia del cine?

 

Coto de caza: La zona de Chicago a lo largo de 6 películas.

Arma favorita: Cuchillo de cocina, aunque no le importa improvisar.

Body count: Unas 30 víctimas, nada mal para ser sólo un muñeco.

Por qué da miedo: El alma de Chucky, uno de los juguetes más deseados por los niños, pertenecía a Charles Lee Ray, conocido como El estrangulador de Lakeshore, que, acorralado y tiroteado por la policía, poseyó al muñeco a través de un ritual vudú cuando estaba al borde de la muerte. Si la pelirroja criatura de plástico no daba bastante repelús por sí misma, con un asesino en serie en su interior que manipula a un niño para que le ayude en sus homicidios, provocar pavor resulta casi inevitable.

Pennywise en It

¿Quién es el psicópata más terrorífico de la historia del cine?

 

Coto de caza: Derry, en el estado de Maine, en intervalos de 30 años.

Arma favorita: Unos afilados dientes.

Body count: 9 personas, todas niños. Nada mal para una sola película.

Por qué da miedo: Es un payaso. Por si esto no es suficiente motivo para poner los pelos de punta, bajo su entrañable y a la vez inquietante sonrisa se esconde un demonio capaz de adoptar diferentes formas y manipular las mentes de los niños para después devorarlos con su afilada dentadura. Además, es una de las criaturas más terroríficas salidas de la mente de Stephen King, que si de algo sabe, es de provocar miedo.

Candyman en la trilogía Candyman

¿Quién es el psicópata más terrorífico de la historia del cine?

 

Coto de caza: La Universidad de Chicago, el carnaval de Nueva Orleans y Halloween en Los Ángeles.

Arma favorita: El garfio de su mano y una legión de abejas.

Body count: Más de 20 víctimas, una media más que notable para contar con sólo tres películas.

Por qué da miedo: Además del tema de masacrar a cualquiera lo suficientemente inconsciente como para no tomarse en serio la leyenda urbana y pronunciar el nombre de Candyman 5 veces delante del espejo, este sádico asesino de ultratumba hace que recordemos un pasado infame dominado por el odio racial. Antes de ser Candyman, el hombre del abrigo fue un esclavo que, tras enamorarse de la hija del dueño de la plantación, fue brutalmente asesinado. Volvería convertido en criatura inmortal provista de varios superpoderes y una insaciable sed de sangre. Cuidado con intentar desacreditarlo, puede meterte en un buen lío.

Autor: Juanjo Velasco Fecha de actualización: 24/10/2018
 




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP