Russell Crowe: sus 10 mejores papeles

De épico gladiador a peligroso forajido

Shane Black reúne a Ryan Gosling y Russell Crowe en Dos buenos tipos. Aprovechamos el estreno de esta buddy movie noir para recordar los mejores papeles del protagonista de Gladiator.

 

Con talento, presencia y un carisma inabarcable, Russell Crowe se ha convertido, película a película, en uno de los actores más importantes de las últimas dos décadas. Desde sus prometedores inicios y su eclosión a finales de los 90 con títulos que hoy en día son clásicos del cine, el actor neozelandés ha sabido ganarse el respeto de la industria, Oscar incluido.

Después de unos años al frente de sólidos thrillers e intensos dramas, o como secundario de lujo de grandes blockbusters, Russell Crowe vuelve a sus inicios en Hollywood con el noir  Dos buenos tipos. En esta ocasión, da vida a un matón a sueldo que formará tandem con Ryan Gosling, un detective privado en horas bajas, para descubrir el paradero de una joven desaparecida, un caso que les involucrará en una conspiración a gran escala.

Con motivo del estreno de la cinta dirigida por Shane Black, repasamos 10 de los papeles más memorables del actor fetiche de Ridley Scott o Ron Howard.

La prueba, de Jocelyn Moorhouse (1991)

Russell Crowe: sus 10 mejores papeles

 

En uno de sus primeros papeles, un jovencísimo y apuesto Russell Crowe se convertía en Andy, un simpático lavaplatos capaz de disputarle el amor de Celia (Genevieve Picot), una asistente del hogar, a todo un prepotente fotógrafo ciego interpretado por el gran Hugo Weaving. Crowe regalaba una interpretación convincente, en la que conseguía aguantar los planos de un más experimentado Weaving, en este drama que exploraba el lado oscuro del amor y que sirvió a ambos para acaparar los premios interpretativos más importantes del cine australiano. Crowe no se conformó con el galardón a Mejor actor de reparto, y un año después volvió a ganar la estatuilla australiana, esta vez como mejor protagonista, gracias a su magnífica interpretación de un brutal líder de una banda de neonazis que traería de cabeza a la población vietnamita de Melbourne en Romper Stomper.

Compra La prueba

L.A. Confidential, de Curtis Hanson (1997)

Russell Crowe: sus 10 mejores papeles

 

Aunque ya había dado sobradas muestras en el circuito independiente del enorme actor que estaba por llegar, no fue hasta L.A. Confidential, el soberbio noir dirigido por Curtis Hanson, que Russell Crowe se dio a conocer al gran público. Lo hizo con un personaje emblemático: Bud White, un rudo policía de Los Ángeles en los años 50 digno de protagonizar cualquier clásico de la edad dorada de Hollywood. Como uno de los tres agentes de la ley encargados de investigar una trama que amenazaba con airear los trapos sucios del Departamento, el personaje de Crowe, tremendamente complejo por su facilidad para dar rienda suelta a su vena más violenta en una escena, mientras mostraba su lado tierno en la siguiente, se vería envuelto en una sórdida trama de asesinatos aderezada por una fascinante femme fatale, Lynn Bracken, cuya interpretación sirvió a Kim Basinger para llevarse el Oscar a casa.

Compra L.A. Confidential

El dilema, de Michael Mann (1999)

Russell Crowe: sus 10 mejores papeles

 

Aunque después de L.A. Confidential Crowe era de sobra conocido en la gran pantalla, aún le quedaba por dar el gran salto en su carrera interpretativa. Todo eso cambió cuando llegó El dilema de Michael Mann. Para cubrir este thriller basado en hechos reales, Mann contaba con un elenco de estrellas de renombre como Christopher Plummer, Al Pacino y el propio Russell Crowe para narrar las artimañas de una empresa tabacalera y cómo todo salió a la luz gracias a una gran investigación periodística. Crowe interpretaba a un químico y directivo de un gigante del tabaco que acude a un programa de televisión para contar las actividades ilegales realizadas en su lugar de trabajo. La caracterización de Crowe, que encarnaba a un hombre atrapado entre lo que cree correcto y las amenazas y presiones que sufre de la industria tabacalera, le sirvió para comenzar a hacerse hueco en el Olimpo de las estrellas de Hollywood al lograr su primera nominación al Oscar. Su cara a cara con Pacino ya es historia del cine.

Compra El dilema

Gladiator, de Ridley Scott (2000)

Russell Crowe: sus 10 mejores papeles

 

Russell Crowe ya había defendido papeles de mérito en Hollywood, incluso había cosechado una nominación al Oscar, pero sería su rol como Máximo, el general de las legiones romanas reconvertido en gladiador en busca de venganza contra el mismísimo emperador de Roma ( Joaquin Phoenix), el que le convirtió, eunuco dorado mediante, en uno de los actores más cotizados (y deseados) de la industria. Ridley Scott, que rescató el peplum para el nuevo milenio, inició un idilio profesional con el actor neozelandés que se extendió hasta las reivindicables Red de mentiras (en la que daba vida a un amoral jefe de la CIA) y American Gangster (que le transformaba en un pulcro e implacable agente de la ley), además de las anodinas, pero de factura impecable, Robin Hood (donde pudo ponerse las mallas del legendario arquero) y el romance Un buen año.

Compra Gladiator

Una mente maravillosa, de Ron Howard (2001)

Russell Crowe: sus 10 mejores papeles

 

Sin que el polvo se hubiera posado aún sobre su flamante Oscar, Russell Crowe firmó otra interpretación antológica en el biopic del previsible (pero siempre solvente) Ron Howard en Una mente maravillosa. Y lo hizo con un papel radicalmente distinto al que le encumbró al Olimpo de Hollywood, el de John Nash, un brillante y excéntrico matemático que revolucionó la ciencia con su teoría de juegos y que, a pesar de sufrir de esquizofrenia, consiguió el premio Nobel. Con este tour de force, el neozelandés construye un personaje a base de matices, y transmite la fragilidad de un cerebro a prueba de bombas que se ve atormentado por los demonios de su enfermedad. Por él volvió a ser nominado al eunuco dorado, pero el policía corrupto de Denzel Washington se lo arrebató por sorpresa.

Compra Una mente maravillosa

Master and Commander: Al otro lado del mundo, de Peter Weir (2003)

Russell Crowe: sus 10 mejores papeles

 

Russell Crowe, en completo estado de gracia, se lanzó a conquistar los mares de la mano de Peter Weir en esta obra maestra del cine de aventuras. En Master and Commander: Al otro lado del mundo, Crowe se convertía en el capitán de un navío inglés que, en plenas Guerras napoleónicas, es atacado por un veloz buque de guerra francés, que lo deja con serios desperfectos. Entre el paternalismo y la obsesión, Crowe firmaba un personaje de fuertes convicciones cuyo único objetivo es reparar en la medida de lo posible su nave y dar caza sin tregua a aquellos que han humillado a su tripulación. El actor neozelandés brillaba en los momentos en los que se requería épica, pero fascinaba en las escenas en las que se profundizaba en el día a día de la tripulación, en sus dudas y preocupaciones, y en la impagable relación de camaradería que establecía con Paul Bettany.

Compra Master and Commander: Al otro lado del mundo

Cinderella Man: El hombre que no se dejó tumbar, de Ron Howard (2005)

Russell Crowe: sus 10 mejores papeles

 

Después de su fructífera colaboración en Una mente maravillosa, el oscarizado realizador Ron Howard volvió a reclutar a Russell Crowe para protagonizar Cinderella Man, un biopic basado en la vida del boxeador Jim Braddock, un hombre que vivió con su familia en la pobreza de los años de la Gran depresión. A pesar de estar retirado del boxeo, su antiguo mánager le convenció para que volviera al ring. Por sacar adelante a los suyos, este hombre consiguió abrirse camino a base de tenacidad, sangre, sudor y muchos golpes demoledores. Sin duda de lo mejor de este pretendidamente lacrimógeno film, Crowe se puso en los calzones y guantes de este personaje hundido en la miseria en busca de redención que, si bien no le valió para un Oscar, sí consiguió el aplauso unánime de la crítica. Formidable su química con Paul Giamatti, que también consiguió una nominación al eunuco dorado.

Compra Cinderella Man: El hombre que no se dejó tumbar

El tren de las 3:10, de James Mangold (2007)

Russell Crowe: sus 10 mejores papeles

 

Dan Evans ( Christian Bale) es un ranchero empobrecido, mutilado y veterano de la Guerra de Secesión que trata de sacar a su familia adelante como puede. Después de ver como su establo es quemado al no poder pagar sus deudas y que, a ojos de su hijo, se ha convertido en una criatura patética, consigue el encargo de custodiar al peligroso forajido Ben Wade ( Russell Crowe) hasta el tren de las 3:10 con destino a Yuma. En este remake dirigido por James Mangold, Crowe encarnaba a un peligroso bandido y se lo pasaba en grande con un carismático personaje que, a pesar de ser un villano terrible, a lo largo de la trama demuestra tener un sentido del honor más profundo que el de sus compañeros de fechorías. Su soberbio e intenso cara a cara con Bale aumenta varios puntos esta infravalorada cinta, uno de los westerns con más ritmo de la última década. Sin embargo, ésta no era la primera vez que veíamos a Crowe con botas, sombrero de cowboy y pistola. En una de sus primeras incursiones en Hollywood, Sam Raimi le transformó, en Rápida y mortal, en un ex criminal con un pasado tortuoso reconvertido en reverendo pacifista, cuya endiablada puntería sería una pieza clave en la cruzada de Ellen ( Sharon Stone) para vengarse de John Herodes (Gene Hackman) en una competición de pistoleros.

Compra El tren de las 3:10

La sombra del poder, de Kevin Macdonald (2009)

Russell Crowe: sus 10 mejores papeles

 

En una época en la que la carrera de Russell Crowe se movía en los distintos subgéneros del thriller, ya fuera policíaco o de espías, el neozelandés se convirtió en un aguerrido periodista de la vieja escuela en La sombra del poder. El sólido noir de Kevin Macdonald ponía al personaje de Crowe en medio de una oscura trama de conspiraciones políticas que apuntaba directamente a uno de sus viejos amigos, un prometedor congresista con el rostro de Ben Affleck. Entre el ideal periodístico de destapar la verdad, la lealtad y un cierto sentimiento de deudas pendientes con su antiguo compañero de fatigas ( Robin Wright tiene la culpa), Crowe convencía con los dilemas morales de este reportero. Destacable su química profesional con su colega bloguera Della Frye ( Rachel McAdams).

Compra La sombra del poder

Los miserables, de Tom Hooper (2012)

Russell Crowe: sus 10 mejores papeles

 

Tom Hooper, que venía de encandilar al público con El discurso del rey, afrontó la titánica labor de trasladar a la gran pantalla uno de los mejores musicales de la historia: Los miserables. En ella confió en Russell Crowe para que se pusiera en la piel y las botas del ácido, pérfido e implacable agente Javert, que durante décadas no cejaría en su empeño de perseguir y apresar al delincuente Jean Valjean ( Hugh Jackman). Para caracterizarlo, Crowe, que nunca había participado en un musical en la gran pantalla, compensaba su falta de experiencia en el género con carisma y un personaje sólido, inflexible e inconmovible ante cualquier ruego, que al lanzarse al canto se muestra poseedor de una potente voz, trabajada por Crowe en sus años de rockero y como actor en adaptaciones teatrales de Grease o The Rocky Horror Picture Show.

Compra Los miserables

Autor: Juanjo Velasco y Jorge Castro Fecha de actualización: 07/06/2016

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP