El País
Imprimir
  • Ruta de los Pueblos Blancos: 10 paradas imprescindibles

    Lo más bonito del famoso recorrido turístico por la sierra de Cádiz

    Son muchos los pueblos blancos que existen en Andalucía, pero la ruta oficial transcurre por 19 municipios de la provincia de Cádiz. En ellos, el color de las casas (pintadas con cal para protegerse del calor) contrasta con el verde de la naturaleza que los circunda. Eso, unido a sus vestigios prehistóricos, musulmanes y de otras culturas, convierte a estos rincones en lugares con encanto. Hemos seleccionado 10 de los más bonitos y pintorescos para que organices tu propia ruta.
     
  • Arcos de la Frontera

    Ruta de los Pueblos Blancos: 10 paradas imprescindibles

     

    La Ruta de los Pueblos Blancos comienza en esta localidad gaditana que está considerada una de las más bellas de España. Los pobladores prehistóricos y romanos dejaron vestigios en Arcos de la Frontera que se pueden visitar en yacimientos, pero es su pasado musulmán el que marca la esencia de este pueblo con tanto encanto que logra maravillar a los viajeros. El casco histórico, jalonado con calles estrechas y empinadas, está declarado Conjunto Histórico gracias a sus palacios, sus casas señoriales, sus templos y, por supuesto, sus incontables arcos.

    Distancia por carretera con Cádiz: 65 kilómetros.

    ¿Por qué visitarlo?: Es uno de los pueblos más bonitos de España.

    Una curiosidad: Su Semana Santa es de Interés Turístico Nacional.

    Te recomendamos: Apúntate a una visita guiada por los patios andaluces o degusta los productos de la zona en sus bodegas.

  • Setenil de las Bodegas

    Ruta de los Pueblos Blancos: 10 paradas imprescindibles

     

    Considerado como uno de los rincones más singulares y espectaculares de la Sierra de Cádiz, Setenil de las Bodegas es una parada obligatoria en la Ruta de los Pueblos Blancos. Sus casas están construidas en torno a las piedras del desfiladero que forma el río Guadalporcún: algunas están sobre las rocas, otras debajo de ellas y también las hay en su interior. No te pierdas las pintorescas calles de las Cuevas del Sol y las Cuevas de la Sombra, que marcan los diferentes niveles de altura de la localidad, así como el castillo medieval que preside tan original paisaje.

    Distancia por carretera con Cádiz: 134 kilómetros.

    ¿Por qué visitarlo?: Sus casas están construidas en las rocas.

    Una curiosidad: En su actual localización había un antiguo poblado almohade.

    Te recomendamos: Siéntate a tomar algo en una de sus terrazas bajo las rocas y hazte la mejor foto de tus vacaciones.

  • Grazalema

    Ruta de los Pueblos Blancos: 10 paradas imprescindibles

     

    La localidad que da nombre a la Sierra de Grazalema es el ejemplo perfecto de cómo el color claro de las casas contrasta con el verde de la vegetación en la Ruta de los Pueblos Blancos de Cádiz. Esta dicotomía entre arte y naturaleza se deja ver en dos datos a tener en cuenta, y es que su casco urbano está declarado Conjunto Histórico y el entorno natural en el que se ubica es Reserva de la Biosfera por la UNESCO. En tu visita no pueden faltar el prehistórico Dolmen de la Giganta, la iglesia barroca de Nuestra Señora de la Aurora y la cercana pedanía de Benamahoma.

    Distancia por carretera con Cádiz: 113 kilómetros.

    ¿Por qué visitarlo?: El contraste entre el blanco de sus casas y el verde de su naturaleza.

    Una curiosidad: La Sierra de Grazalema es el punto donde más llueve de España.

    Te recomendamos: Si quieres llevarte un recuerdo, nada mejor que una manta típica de la zona a cargo de la empresa textil artesanal más antigua del país.

  • Ubrique

    Ruta de los Pueblos Blancos: 10 paradas imprescindibles

     

    Aunque Ubrique se haya hecho famoso gracias al faranduleo de las revistas del corazón, lo cierto es que siempre ha sido una de las paradas imprescindibles en la Ruta de los Pueblos Blancos. Está enclavado en medio de dos de los parques naturales más importantes de Andalucía, el de Grazalema y el de los Alcornocales, lo que favorece las rutas senderistas y el avistamiento de aves. No dejes de pasear por las callejuelas de su casco antiguo medieval, declarado Conjunto Histórico, y descubre rincones pintorescos propios de una postal.

    Distancia por carretera con Cádiz: 105 kilómetros.

    ¿Por qué visitarlo?: Su ubicación en medio de dos importantes parques naturales.

    Una curiosidad: Una de sus fiestas más famosas, la Crujía de los Gamones (unas plantas que suenan como petardos al quemarse), tiene su origen en los intentos de los vecinos por ahuyentar a las tropas de Napoleón durante la ocupación francesa.

    Te recomendamos: Acércate al área comercial del pueblo para echarle un vistazo a las marcas (algunas de lujo) que venden allí sus productos de marroquinería.

  • Olvera

    Ruta de los Pueblos Blancos: 10 paradas imprescindibles

     

    El trazado de Olvera es uno de los más llamativos de la Ruta de los Pueblos Blancos, ya que los visitantes se quedan impresionados con esos conjuntos de casas y demás edificaciones que parecen ir escalando por una ladera coronada por un espectacular castillo de origen árabe y una iglesia, la de la Encarnación. El municipio cuenta con un laberíntico mapa de callejuelas, monumentos de interés, fachadas señoriales y rincones que pertenecen al legado andalusí, lo que le ha llevado a ser declarado Conjunto Histórico-Artístico.

    Distancia por carretera con Cádiz: 127 kilómetros.

    ¿Por qué visitarlo?: La cascada de casas y edificaciones que parecen caer por su ladera.

    Una curiosidad: Como el resto de la Sierra de Cádiz, este territorio jugó un importante papel fronterizo en el reino nazarí.

    Te recomendamos: Visita la Reserva Natural de Peñón de Zaframagón, una de las mayores colonias de buitres leonados de Europa.

  • Zahara de la Sierra

    Ruta de los Pueblos Blancos: 10 paradas imprescindibles

     

    Ubicado en el corazón del Parque Natural de la Sierra de Grazalema, este coqueto rincón de la Ruta de los Pueblos Blancos está declarado Conjunto Histórico, además de formar parte de los pueblos más bonitos de España y ser uno de los más fotografiados por los viajeros que visitan Cádiz. Entre los monumentos de interés de Zahara de la Sierra, destacan la Torre del Homenaje de su castillo árabe y la Iglesia Mayor, antigua mezquita. En sus calles encontramos numerosos miradores que ofrecen vistas espectaculares de sus paisajes aledaños.

    Distancia por carretera con Cádiz: 116 kilómetros.

    ¿Por qué visitarlo?: Es uno de los pueblos más fotografiados de la provincia de Cádiz.

    Una curiosidad: Se trata de un destino conocido por los amantes del deporte aventura.

    Te recomendamos: Durante buena parte del año puedes practicar actividades deportivas en el Embalse Zahara-El Gastor. En verano, date un baño en la playita interior del Área Recreativa de Arroyomolinos.

  • Villaluenga del Rosario

    Ruta de los Pueblos Blancos: 10 paradas imprescindibles

     

    El municipio más pequeño de la provincia de Cádiz se llama Villaluenga del Rosario y forma parte de la Ruta de los Pueblos Blancos. Ubicado a los pies de un macizo rocoso, también ostenta el 'honor' de ser el pueblo con mayor altitud, lo que hace necesario subir calles empinadas si quieres conocer sus rincones con encanto. En su territorio, y en las inmediaciones, encontramos vestigios prehistóricos, musulmanes y medievales, todo un crisol cultural de alta montaña que ofrece la posibilidad de contratar guías y visitas turísticas a través de empresas locales.

    Distancia por carretera con Cádiz: 115 kilómetros.

    ¿Por qué visitarlo?: Es el pueblo más pequeño y alto de la provincia.

    Una curiosidad: Su nombre viene de la forma estrecha y alargada del pueblo, así como de la devoción de sus habitantes por la Virgen del Rosario.

    Te recomendamos: Puedes iniciarte en el mundo de la espeleología en las decenas de cuevas con las que cuenta el municipio.

  • El Gastor

    Ruta de los Pueblos Blancos: 10 paradas imprescindibles

     

    Desde el punto más alto de El Gastor se pueden contemplar muchos de los rincones con encanto que conforman la Ruta de los Pueblos Blancos de Cádiz, de ahí que este municipio sea conocido, precisamente, como el 'Balcón de los Pueblos Blancos'. Se sabe que se trata de un territorio poblado desde la Prehistoria, de hecho, se conservan monumentos megalíticos en el entorno como los dólmenes de El Charcón, los Algarrobales y Algarín, así como restos de otras culturas antiguas en la Cueva de Fariña y la Cueva del Susto.

    Distancia por carretera con Cádiz: 118 kilómetros.

    ¿Por qué visitarlo?: Está considerado el Balcón de los Pueblos Blancos por sus vistas del entorno.

    Una curiosidad: Su fiesta del Corpus Cristi está declarada de Interés Turístico Nacional.

    Te recomendamos: Infórmate sobre rutas naturales a tu medida por los alrededores, así como rutas guiadas para disfrutar de los miradores del pueblo.

  • Villamartín

    Ruta de los Pueblos Blancos: 10 paradas imprescindibles

     

    Villamartín, uno de los rincones con más encanto de la Ruta de los Pueblos Blancos, está considerado un cruce natural de caminos debido a su posición estratégica. El Dolmen de Alberite y el Yacimiento de Torrevieja demuestran que estuvo poblado desde la antigüedad más remota. El Castillo medieval de Matrera (Bien de Interés Cultural) y los palacios de los Ríos y los Topete (buenos ejemplos de las casas señoriales) también forman parte de un patrimonio artístico donde no podía faltar la arquitectura religiosa tan presente en toda Andalucía.

    Distancia por carretera con Cádiz: 83 kilómetros.

    ¿Por qué visitarlo?: Está considerado un punto de referencia arqueológico. 

    Una curiosidad: Se ha demostrado la presencia en su territorio de las culturas neolítica, tartésica, turdetana y andalusí.

    Te recomendamos: Prueba la típica zopa de tomate de Villamartín, una receta que también se puede hacer con espárragos o habas.

  • Torre Alháquime

    Ruta de los Pueblos Blancos: 10 paradas imprescindibles

     

    El legado de muchos de los municipios que conforman la Ruta de los Pueblos Blancos se muestra en todo su esplendor en Torre Alháquime, declarado Conjunto Histórico. Su nombre y su importancia fronteriza entre el Reino de Granada y Castilla ya nos dan alguna pista de su papel en la época musulmana, pero si hacemos una visita a esta localidad gaditana encontraremos, además, vestigios de la muralla de su fortaleza medieval (como el Arco de la Villa) y monumentos cristianos de interés en sus calles entrelazadas.

    Distancia por carretera con Cádiz: 135 kilómetros.

    ¿Por qué visitarlo?: Conserva la esencia de su época musulmana. 

    Una curiosidad: Muchos bandoleros se escondieron en este territorio, cuna del hijo del legendario ‘El Tempranillo’.

    Te recomendamos: Para conocer todas las leyendas que esconde este pequeño pueblo, lo mejor es recorrer tanto sus parajes naturales, como sus típicos cortijos.

Autor: Katia Ortiz Toral Fecha de publicación: 23/08/2018
 




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs