El País
Imprimir

Sevilla tiene un color especial

A pesar de lo poco que suele llover por esas latitudes podemos conocer la ciudad siguiendo el tono verde de sus parques y jardines

Situación: en el Este de la Comunidad Andaluza.
Distancia: a 535 km (5 h) de Madrid capital.
Cómo llegar: por A-5 y A-66 hasta Sevilla.

Dice la canción que Sevilla tiene un color especial. Podríamos pensar que ese tono lo marca el cobrizo de la Giralda o el de la Torre del Oro, sin duda los monumentos más emblemáticos de la ciudad andaluza. Sin embargo, en este artículo descubrimos que el verde, tan asociado al norte de nuestro país, es un color básico en la capital del sur. Este tono brilla a través de sus numerosos parques y jardines, los cuales ofrecen una forma diferente de conocer el lugar en el que la lluvia, por poca que sea, cunde tanto que siempre es una maravilla.

El primer paso por esta ruta nos lleva al conocido parque de María Luisa, el gran pulmón verde de la ciudad. A lo largo de sus 34 hectáreas encontramos diferentes escenarios y una muy variada vegetación que crece en torno a las fuentes, estanques o monumentos que se encuentran en su interior. El parque se extiende desde el Monte Gurugú hasta el estanque de los patos. Uno de sus elementos más importantes es la Plaza de España. Situada en la zona norte del parque, alberga el Museo Militar. En la zona sur encontramos la Plaza de América, con el Museo de Artes y Costumbres Populares y el Museo Arqueológico. Sin embargo, si no tienes muy claro cómo llegar a esta plaza mejor que le preguntes a un sevillano por la ‘Plaza de las Palomas’, nombre con el que popularmente se conoce a este lugar, dada la cantidad de estas aves que descansan y se alimentan allí con los granos que los paseantes les arrojan.

De hecho, allí mismo hay puestos donde puedes comprar semillas para alimentarlas. Al lado del Parque de María Luisa encontramos los jardines de las Delicias, o ‘jardines de hippies’, como lo conocen los sevillanos. Desde 2004 estos jardines están declarados Bien de Interés Cultural, dentro de la categoría de Jardín Histórico. De carácter romántico, su nombre le viene al pelo, ya que es una delicia pasear disfrutando de la variedad vegetal y de las esculturas mitológicas o bustos, como el de Sorolla, que decoran sus glorietas y avenidas. Remodelado en 1929 con motivo de la Exposición Iberoamericana, acoge pabellones como el que perteneció a Colombia o Guatemala. Para finalizar el paseo también son recomendables los Jardines de la Buhaira. En ellos encontramos las ruinas del antiguo palacio o la alberca. También se puede disfrutar del palacio actual, que hoy funciona como centro cívico.

Dado el gran tamaño del Parque de María Luisa existen diferentes formas de recorrerlo sin cansarse. Una de ellas, la tradicional, en un coche de caballos (ideal para parejas); y otra, para familias, en una bici-carrito.

Unas setas gigantes

Aunque no crecen en un parque o en un jardín, la peculiar forma del mirador Metropol Parasol motiva que este sea conocido como ‘las setas’. Por 3 € (incluida consumición en bares adheridos) se puede disfrutar de unas espectaculares vistas de toda la ciudad. Su parte inferior sirve como centro comercial. 

Autor: M. García Fecha de publicación: 30/01/2015



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs