El País
Imprimir

Top playas de cine

Los mejores títulos para llenar tu televisión de ambiente veraniego

Por su capacidad para embaucar nuestra mirada con paisajes idílicos y escenarios de postal, las playas han sido uno de esos lugares que, a lo largo de la historia del cine, han sido marco incomparable tanto para historias de amor apasionado y búsqueda de la libertad, como reflejo de los miedos más profundos. Desde el Tiburón de Spielberg que nos invita a meternos en el agua con precaución a los adolescentes desmadrados de Spring Breakers, la arena y el mar han compuesto la postal irrepetible de un puñado de escenas memorables. 

 

Con el verano a la vuelta de la esquina, y las vacaciones ya asomando en el horizonte, te proponemos en la galería sobre estas líneas 15 películas con las que podrás estar un poquito más cerca de pisar la arena y sumergirte en el agua. Si aún no has planeado tu destino vacacional, te damos ideas y te contamos los lugares reales en los que se rodaron.

Spring Breakers (2012), de Harmony Korine

Top playas de cine

 

Uno de los enfants terribles de Hollywood, el californiano Harmony Korine, intentó profundizar en un tema tan americano como la búsqueda de la felicidad a través del viaje de cuatro adolescentes y sus más que desfasadas vacaciones de primavera entre sol, playa y sustancias psicotrópicas. Con una realización videoclipera y un supuesto carácter provocativo (se podría cambiar las playas de Florida por el desmadre de Magaluf), Korine desarrolló un film que, gracias a su capacidad para no pasar desapercibido, ocultaba una trama tan vacía como las aspiraciones vitales de sus protagonistas (las ex ídolos infantiles Vanessa Hudgens y Selena Gómez). Por ahí también encontrábamos a James Franco, cuyo papel de camello pasado de vueltas era de lo mejorcito de Spring Breakers.

Compra Spring Breakers

Escándalo en la playa (1963), de William Asher

Top playas de cine

 

Esta película se considera la pionera del subgénero de películas playeras (Beach Party Films). Convertida en una saga de cinco películas, esta cinta explotaba los temas principales de estos films, como la rebeldía de la juventud y los intereses principales de los adolescentes de la época, como las historias románticas o las canciones pegadizas. En ella, un antropólogo decide estudiar los hábitos sexuales de los chicos en un hábitat cercano al mar. De esta manera se hacía patente los diversos tipos de diversión que pueden darse en la arena y las olas, como jugar al voley playa, nadar o tener un romance veraniego.

Compra Escándalo en la playa

Cocktail (1988), de Roger Donaldson

Top playas de cine

 

Siempre que llega el calor deseamos disfrutar de unas vacaciones en un lugar exótico, con hermosas playas y mejores olas. Si a esto le añadiéramos un refrescante combinado tropical ya sería una auténtica delicia. Gracias al Cocktail de Roger Donaldson ( La conspiración de noviembre) y la diestra mano de Tom Cruise ( Mission: Imposible- Nación secreta), muchos aprendimos el arte que hay detrás de un Manhattan, un Cosmopolitan o un Sex On The Beach. Todo ello en un entorno tan paradisíaco como las playas de Jamaica.

Compra Cocktail

La Playa (2000), de Danny Boyle

Top playas de cine

 

Cuatro años después del rotundo éxito de Trainspotting, Danny Boyle se fue de vacaciones con un Leonardo DiCaprio en la cima de su fama como ídolo de adolescentes. El fruto de esta unión fue un lisérgico largometraje, con más luces que sombras, en el que se intentaba reflexionar sobre las sociedades utópicas pero del que, más allá de los esfuerzos del (por aquel entonces) imberbe DiCaprio y los espectaculares paisajes de la isla tailandesa de Kho Phi Phi Leh poco había que rascar.

Compra La playa

Lilo & Stich (2002), de Dean DeBlois y Chris Sanders

Top playas de cine

 

Uno de los destinos con playa más deseados es Hawaii y allí, además de las aguas cristalinas, el surf ,unas arenas blancas y a los nativos bailando el Hula, también podríamos encontrar, gracias a la factoría Disney,  a un pequeño extraterrestre azul con aspecto de blandito, seis patas y que actúa como un perro muy raro. Con Lilo & Stich los espectadores disfrutábamos de un entrañable espectáculo en el que se remarcaba la idea de la familia (o como dirían los propios habitantes de allí Ohana). Gracias a esta simpática criatura, la empresa del ratón Mickey consiguió una nueva nominación a los Oscar.

Compra Lilo & Stich

El lago azul (1980), de Randal Kleiser

Top playas de cine

 

Con el tremendo éxito de Grease aún reciente, Randal Kleiser se marchó a Fiji para convertir sus increíbles playas en el entorno perfecto para que dos pequeños náufragos de la época victoriana crecieran y maduraran sin influencias (tampoco adultas) del exterior. Con este punto de partida, Kleiser conforma un clásico ochentero sobre el descubrimiento de la sexualidad que sirvió para dar a conocer a Brooke Shields y los paisajes fiyianos, que contribuyeron sin duda a su nominación al Oscar a Mejor fotografía. Otro grupo de jóvenes náufragos que aprendieron lo que era madurar y crecer sin adultos (en este caso, de una forma un poco menos romántica) fueron los protagonistas de El señor de las moscas (1990), la adaptación cinematográfica de la obra maestra de William Golding que convirtió la playa jamaicana de Portland Parish en zona de guerra para estos "asilvestrados" muchachos. 

Compra El lago azul

Piratas del Caribe (2003 – 2011), de Gore Verbinski y Rob Marshall

Top playas de cine

 

La icónica franquicia de piratas de Walt Disney convertía las playas del Caribe, ese destino tan deseado por recién casados y futuros ganadores de la lotería, en un lugar perfecto para dar rienda suelta a sus acrobáticas escenas de acción. En ellas, el Capitán Jack Sparrow ( Johnny Depp) se enfrentaba, entre chistes y frases memorables, a un buen puñado de maldiciones y enemigos sobrenaturales. Las aguas cristalinas de Isla Tortuga (República Dominicana) se convertían en un personaje más de esta saga, cuyas entregas, con mayor o menor acierto cinematográfico, no escatiman en escenarios paradisíacos.

Compra Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra

De aquí a la eternidad (1953), de Fred Zinnemann

Top playas de cine

 

La hermosa playa hawaiana de  Halona Cove sirve como uno de los escenarios para la realización de Fred Zinnemann. El film, que consiguió ocho Oscar, se sitúa en el año 1941, donde un soldado (Montgomery Clift) bastante bueno en boxeo se ve acosado e incordiado por su nuevo capitán, cuyo objetivo es obligar al muchacho a pelear. Mientras tanto, la esposa del capitán tiene un lío amoroso con el Sgt. Milton Warden (interpretado por el mítico Burt Lancaster) para desquitarse de su matrimonio desastrado. La escena de la playa, una de las que mejor escenifican esta relación, también da lugar a una de las más emblemáticas secuencias del cine.

Compra De aquí a la eternidad

Le llaman Bodhi (1992), de Kathryn Bigelow

Top playas de cine

 

Esta película de la ganadora del Oscar Kathryn Bigelow ( En tierra hostil) es considerada un clásico de los 90, donde combina a la perfección el surf, el romance y la acción. La historia nos pone en la piel del agente del FBI Johnny Utah (un jovencísimo Keanu Reeves), que es enviado para infiltrarse en un grupo de surfistas que, se sospecha, podrían ser una banda de ladrones de bancos. Para conseguir formar parte de la peligrosa pandilla, tendrá que convencer al líder de este grupo: el carismático Bodhi (un inconmensurable Patrick Swayze). Con las doradas playas de California como telón de fondo, Bigelow se apoya en las escenas de surf para conformar un canto a la libertad y a la rebeldía que inspiró (extra oficialmente) a la saga Fast and Furious

Compra Le llaman Bodhi

El Séptimo sello (1957), de Ingmar Bergman

Top playas de cine

 

Con esta cinta, considerada como uno de los clásicos del cine universal, el director Ingmar Bergman ( Infiel), que fue nominado en varias ocasiones a los Oscar, consolidó su carrera. Ambientado en la Edad Media, un caballero (interpretado por el célebre Max Von Sydow) viaja hacia su tierra natal y, al pasar por un pueblo asolado por la Peste, tiene un encuentro con La Muerte. La propia Parca le comenta su intención de hacerse con su alma y, para ganar tiempo, el cruzado le reta a una partida de ajedrez. Aunque Bergman realiza la mayor parte del metraje dentro del estudio, para el comienzo y el final de la película decidió usar la escarpada y rocosa playa de la reserva natural de Hovs Hallar (Suecia), marco incomparable para tan memorable enfrentamiento. 

Compra El séptimo sello

Naufrago (2000), de Robert Zemeckis

Top playas de cine

 

Cuántas veces hemos estado en una playa abarrotada y desear perdernos en una isla desierta, de arena fina y aguas cristalinas. Ese sueño se convirtió en pesadilla para Tom Hanks, que convertido en multimillonario y, posteriormente, náufrago, se tuvo que buscar la vida en la paradisíaca isla de Monuriki con la única compañía de Wilson, su casi inseparable pelota. En ella, su gran amigo Robert Zemeckis ( Forrest Gump) dirigía un espectáculo visual que a la vez servía para reflexionar sobre la soledad, la esperanza y la insignificancia del ser humano. No sería la única playa "cinematográfica" que pisaba Hanks, que en los 80 ya se paseó, junto a Daryl Hannah por Castaway Cay, la impresionante playa de Bahamas de 1,2,3…¡Splash! 

Compra Náufrago

Tiburón (1975), de Steven Spielberg

Top playas de cine

 

Si hay una película que nos viene a la mente cuando vamos a la playa, ésa es la joya de Steven Spielberg Tiburón. Durante décadas (este año ha cumplido los 40) generaciones de cinéfilos hemos mirado el mar con un poco más de recelo gracias al gran escualo blanco que convirtió la apacible playa de Amity (en realidad se llama Martha´s Vineyard) en un buffet libre. Menos mal que Roy Scheider, Robert Shaw y Richard Dreyfuss veraneaban allí. Precisamente, éste último también se dio un chapuzón, en este caso en un lago, en  Piraña 3D, donde un desatado Alexandre Aja nos mostraba los estragos que puede tener bañarse entre estos hambrientos pececitos.

Compra Tiburón

Indiana Jones y la última cruzada (1989), de Steven Spielberg

Top playas de cine

 

"Y entonces recordé lo que dijo Carlomagno: Que mis ejércitos sean las rocas y los árboles y los pájaros del cielo", recitaba Henry Jones padre mientras caminaba por la arena de la playa de Mónsul, en el parque natural del Cabo de Gata (Almería) después de dar una lección de ingenio a su intrépido vástago. Si surge en el lector el irrefrenable impulso de repetir aquella memorable escena en la que el padre de Indiana Jones derribaba un caza nazi con una nutrida bandada de gaviotas y un paraguas en el mismo lugar en que fue filmada, que sepa que necesitará ayuda de la magia del cine. Ante la ausencia de estas aves en la playa, el equipo de la cinta tuvo que tirar de ingenio, colocando figuras de cerámica para los planos lejanos y sustituyéndolas por palomas blancas en el momento de la desbandada.

Compra Indiana Jones y la última cruzada.

Muere otro día (2002), de Lee Tamahori

Top playas de cine

 

Algunos de los momentos más recordados de la saga James Bond los hemos visto entre el mar y la arena de la playa. Desde ver a Ursula Andress emerger de las aguas de Laughing Waters, en Jamaica, hasta el memorable duelo a la antigua usanza entre Roger Moore y Christopher Lee en El hombre de la pistola de oro que tuvo lugar en la paradisíaca playa tailandesa de Kho Tapu, ahora conocida como "la playa de James Bond". Si no queremos volar medio mundo, siempre podemos escaparnos a Cádiz, que en Muere otro día se convertía en Cuba para que Halle Berry hiciera un infartante homenaje a Andress. Tampoco pudo resistirse Daniel Craig a pasear sus músculos y un mínimo bañador por las aguas y la arena, en este caso las de Bahamas.

Compra Muere otro día

Infierno azul (2016), de Jaume Collet-Serra

Top playas de cine

 

La última aportación a las playas de cine es la hermosa bahía de Lord Howe Island, situada en las costas de New South Wales, en Australia. Allí Jaume Collet-Serra se llevó a surfear a Blake Lively, que sin embargo terminaría pasando sus horas más angustiosas en los apenas 200 metros que separaban la boya en la que, a duras penas, se mantenía alejada de un tiburón blanco, y la costa. Sin embargo, en Infierno azul nunca escuchamos el nombre de la playa, así que estáis leyendo información privilegiada.

Autor: Juanjo Velasco y Jorge Castro Fecha de actualización: 01/06/2018
 




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs