AMBROSIAS EN LOS CHUCHIS

¿Quién dijo que la comida inglesa es comistrajo puro y duro? La verdad que algo de cierto hay en esta afirmación (for instance "fish and chips", "kidney pie" o "Haggis"), pero el chef Scott Preston ha conseguido desterrar esta leyenda urbana de que la comida brit está mala, elevándola casi casi a la categoría de ambrosía (o al menos muy comible). Desde los fogones de Los Chuchis, ha puesto de moda sus recetas inspiración Jamie Oliver, pero con su sello.

Los Chuchis es un bar de día, con resabios de casa de comidas, bar de tapas y afterwork, que mezcla sabiamente lo castizo de los bares típicos de la zona con lo chic de los locales hipster anglosajones y con lo moderno de un dinner alternativo. Conviene reservar mesa, pues está tan de moda que se llenan sus dos turnos de comida y cena para disfrutar de los must marca de la casa, como las cáscaras de patata con chimichurri y crema agria, las salchichas inglesas con mostaza, el chili vegetariano (literalmente espectacular) y el slow roasted pork o cerdo asado a baja temperatura según el recetario popular inglés, del cual beben todas sus recetas.

Está todo bastante rico, muy fresco, casero y aunque no es orgánico hace el placebo de serlo, pues compran toda la materia prima en los comercios y mercados de Lavapiés, con lo cual todo tiene un tono alternativo como de Williamsburg, donde este bar no desentonaría para nada e incluso destacaría por su arrollador encanto. Es ya sitio favorito de los foodies (jóvenes gourmets de nueva generación que siguen, por ejemplo, las lecciones de El Comidista, leen Kinfolk o Sweet Paul, y son yonkies de lo orgánico) y de todos los amantes del buen comer, rollo "home made" que bordan tanto en decoración como en gastronomía. Los postres también están muy bien, sobre todo el bizcocho de pera y demás delicias. Calificación: 7,7