SLOWROOM: EL ARTE DE LA BICI

bi

Slowroom es un espacio único en Madrid para los aficionados al ciclismo urbano. Además de vender bicicletas y accesorios, se trata de un espacio que aglutina taller, galería de arte, café y en el que los clientes pueden, por ejemplo, disfrutar de una exposición de fotografía o traer a reparar sus bicis y disfrutar de la sala de estar mientras ojean alguna de las exclusivas publicaciones especializadas. Están  totalmente orientados al ciclista urbano, con un stock numeroso y variado, de diseño cuidado y buena calidad. Muchas de las marcas de Slowroom son exclusivas en Madrid (e incluso en España), por lo que ya no es necesario viajar a Europa para tener el mejor surtido de productos relacionados con la bicicleta urbana. Destaca su zona de relax, la Sala de Estar de Slowroom, un lugar único para disfrutar de una amplia selección de publicaciones (las revistas The Ride, Steel o Rouleur), libros, interesantes exposiciones o un buen café.

bi1

La idea es dar servicio a cualquier tipo de ciclista urbano; encontramos bicicletas de paseo muy clásicas y personalizables, como las holandesas Achielle o las italianas Cicli Blume, bicis artesanales de estética retro como las Chiossi Modena, bicis plegables de prestigio como las inglesas Brompton, opciones más deportivas como las fantásticas Cinelli, las maravillosas bicis eléctricas de Moustache o las cómodas cruiser de Electra. Otro aspecto característico de Slowroom es la búsqueda productos sostenibles y respetuosos con el medio ambiente, que poco a poco van ganando terreno en un mercado no siempre tan verde como cabría suponer. El diseño del espacio lo ha llevado a cabo el estudio Dosis de Arquitectura, que ha planteado un concepto basado en el contraste entre los volúmenes de las tres salas de exposición y el juego asimétrico de las diagonales de la carpintería. El color blanco tiñe suelo, paredes y muebles, resaltando el protagonismo de las bicicletas. Una monada.

bi2

Otros ejemplos de productos muy exclusivos que pueden encontrarse en Slowroom son la elegante ropa de ciclismo Café du Cycliste, los zapatos de ciclismo urbano Quoc Pham, los cascos plegables de Carrera o los timbres japoneses Crane. En lo relativo a los servicios prestados, la estrella es su taller de reparación, garantía de máxima profesionalidad ya que su mecánico cuenta con el título Cytech, el más prestigioso del Reino Unido. Otro servicio interesante es el alquiler de bicicletas plegables: en colaboración con su socio Mobéo alquilan a precios muy económicos la fantástica bicicleta plegable Brompton.  El nombre de Slowroom aglutina varios conceptos: por un lado,  proponer una especie de museo o “showroom” de bicicletas, conservando esa estética de líneas simples en la que “la obra” tiene el protagonismo. Por otro hacer un guiño a la filosofía del movimiento Slow, que consiste en llevar una vida más simple, tomar el control de nuestro tiempo y anteponer la calidad sobre la cantidad en las experiencias, los hábitos, la alimentación, las relaciones… El buen gusto se respira en sus detalles.

bi3

El espacio es sede habitual de exposiciones de arte relacionado con la bicicleta, principalmente fotografía y pintura. Además, prestan otro tipo de servicios para empresas: montaje de eventos, diseño gráfico y consultoría relacionados con el mundo de la bicicleta urbana. Durante más de cuarenta años el espacio fue una galería, aunque nos llamen locos quierens seguir apoyando el arte y el diseño en un local de bicicletas. Creen que es fundamental promocionar el vínculo entre arte y ciclismo, que se ve reflejado en las obras de algunos de los grandes artistas del siglo XX como Umberto Boccioni con su Dinamismo de un Ciclista, Picasso con su Toro a partir de un sillín y un manillar, o Rueda de Bicicleta el primer ready-made de Marcel Duchamp. Por fin en Madrid, el espacio que la bicicleta urbana se merece.