RPM: “De paseo por Madrid”

Share

Hay una galería de arte en Madrid, en Malasaña, Calle del Pez 7.

uno de mis sitios favoritos por las interesantes y a mi gusto, exquisitas exposiciones que periódicamente realizan.

En estos días de confinamiento y echando tanto de menos recorrer esas calles de Malasaña y del centro de Madrid aún puedes aunque sea a través de la obra de Curro Suarez, hacer un paseo por los sitios más emblemáticos de la ciudad siguiendo los pasos de su exposición “Madrid de paso, Madrid de paseo”.

Puedes escuchar Madrid de Pereza y darte un “garbeo”

Los edificios y vistas que retrata Curro Suárez en su primera exposición individual son los mismos que se encuentran los turistas de paso, porque son los que le acompañan a él en sus paseos cotidianos por Madrid. De este modo, al lado de los edificios más icónicos y célebres de la ciudad encontramos también familiares y recoletos rincones que aparecen a la vuelta de cualquier esquina o callejón de la capital.

Madrid de paso, Madrid de paseo reúne más de treinta obras originales en distintos formatos realizadas en tinta, rotuladores, gouache y acuarelas, que recogen un amplio abanico de vistas típicamente madrileñas. Esta es una selección de los print giclée que se han producido para que el precio no sea la razón de no llevarse una obra a casa; son ediciones limitadas de 50 copias, firmadas y numeradas por el artista, impresas con tintas premium en papel Epson Watercolor de 190 gramos.  ¡Vamos de paseo!

Empezamos a dos manzanas de la galería, en la Plaza de Callao, con dos de los edificios favoritos de los madrileños, el Edificio Carrión (Capitol) y el Palacio de la Prensa, ambos de comienzos del siglo 20.

Bajamos por la Gran Vía y nos encontramos de repente con el imponente Círculo de Bellas Artes, edificio firmado en 1919 por uno de los grandes arquitectos españoles, Antonio Palacios. Y desde arriba vigilando y protegiendo Madrid desde las alturas… la diosa Minerva.

Seguimos por la calle Alcalá dejando el Círculo atrás; la diosa Cibeles no se había visto tan sola en los más de doscientos años que lleva en medio de su fuente, acompañada únicamente por sus fieles leones Hipómenes y Atalanta.

Llegamos a la Puerta de Alcalá, la más famosa de las puertas monumentales de la ciudad, construida en tiempos de Carlos III (1778). Extraña verla tan vacía pues normalmente está abarrotada de turistas haciéndose fotos.

Y ya que estamos aquí no podemos dejar de pasar un rato en el Parque de El Retiro. Deambulando por sus caprichosos senderos llegamos a uno de los rincones más románticos de la ciudad, el Palacio de Cristal.

Como se nos ha abierto el apetito nos damos un salto hasta La Latina donde encontramos uno de los bares más curiosos de todo Madrid, el Bar La Terraza en la Plaza de Puerta Cerrada. ¡Camarero! ¡Unas cañas y unos bocatas de calamares, por favor!

Desde Puerta Cerrada subimos por la Cava de San Miguel y atravesamos el Arco de Cuchilleros, uno de los accesos más bonitos y pintorescos de la Plaza Mayor de Madrid. ¡Como ves, totalmente desierto!

Salimos de la plaza y enfilamos la Calle Mayor hasta la Puerta del Sol para encontrarnos con el Tío Pepe. No hay en España luminoso más castizo y famoso que este; situado en pleno centro de la ciudad, ilumina sus noches desde hace décadas.

Chueca, castizo y moderno a partes iguales, es otro de los barrios favoritos de esta ciudad, y es conocido entre otras cosas por albergar una de las fiestas del Orgullo más multitudinarias del mundo.

Seguimos en Chueca. Todo el mundo conoce el precioso edificio de Gaudí de la calle Fernando VI, sede de la Sociedad General de Autores y Editores. Pues bien, aunque es el edificio modernista más bonito de Madrid, el Palacio de Longoria ¡no es de Gaudí! sino del arquitecto José Grases Riera, un catalán que cambió Barcelona por Madrid, donde hizo fama y fortuna en la segunda mitad del siglo XIX.

Aunque hace casi una década que este precioso edificio racionalista proyectado como cine en 1930 por el arquitecto Luis Gutiérrez Soto no se llama Pachá, los más viejos del lugar recuerdan que en los años 80 era la discoteca pija de moda en tiempos de la Movida. Por si no te has dado cuenta estamos ya de regreso a La Fiambrera.

¡De vuelta en Malasaña, el barrio más rockero del mundo dicen los entendidos! Bajamos por la calle Velarde para escuchar la mejor música y tomarnos una cerveza en La Vía Lactea, uno de los bares musicales más legendarios de la capital, antes de volver a La Fiambrera.

Todo esto y mucho más lo podéis encontrar aquí:

https://www.lafiambrera.net/categoria/curro-suarez/?mc_cid=719470a34e&mc_eid=d171c8168d

y cuando se pueda pasar por La Fiambrera en la Calle Del Pez 7.

Share