Share

Jazz Images. Los mejores 100 discos - Una introducción al Jazz moderno 1953-1962 - Libro + CD

Me contaba Diego Manrique durante la presentación de este libro, que algunos amigos suyos, entre los que se incluía algún periodista y crítico musical, últimamente lo que más escuchaban era Jazz.

Puede ser que el tiempo y sobre todo el placer de escuchar música de forma continuada y progresiva ayude a desarrollar un gusto y un interés por acentos, armonías y cadencias más elaboradas y más desafiantes para nuestros sentidos. Si ese es el caso escuchar Jazz es la clave de la satisfacción sensorial.

Una cosa lleva a la otra y si el Blues te lleva al Jazz y al Rock and Roll, lo suyo sería combinar estilos y recibir y aprender por uno mismo todo lo que pueden dar de si maravillas de discos como entre otros, los 100 discos de Jazz que recomiendan en este libro Diego A. Manrique, Iker Seisdedos y Jordi Soley.

Como me ocurre en muchas ocasiones, las motos y la música forman una combinación potentísima que me hace encontrar  personas muy interesantes y con gran afinidad. Este ha sido el caso de Jordi Soley, presentados por un amigo en común, Victor Muntané. Su inminente viaje a Estados Unidos para recorrer las carreteras y los lugares del Blues y la presentación en Madrid de su libro “Los 100 Mejores Discos ” han hecho crecer un poco más también en mi el interés por la música de New Orleans. Jordi es desde los 13 años un gran coleccionista, productor, editor y distribuidor. También autor de otros libros dedicados a grandes fotógrafos. Iker es desde 2003 redactor jefe de Cultura y Babelia en el diario El País. Diego es uno de los grandes del periodismo musical, tanto en prensa como en radio o televisión y un referente desde mis comienzos en CBS.

Pues estos tres mosqueteros han gestado y reseñado este libro y sus 100 introducciones a discos de Jazz que se realizaron en el periodo de 1953 a 1962. Una época que viene marcada por una notable evolución y mejora de las técnicas de grabación y por un avance importante en la distribución de los discos, así como el auge de los Long Plays (LP). También fue en estos años muy importante el papel de promoción que ejercieron las máquinas de discos (Juke Box), que acercaban y compartían la música con una nueva audiencia.

El libro recoge a modo de fichas, detallada información de lo que a entender de los autores se podría considerar los 100 mejores discos del Jazz moderno. Es evidente el riesgo que se corre al determinar lo que se puede considerar “lo mejor”, y más aún hablando de un género como el Jazz donde muchos críticos y seguidores son compulsivos y a veces hasta intolerantes. Pero lo cierto es que hasta el momento parece que la selección goza del consenso y el acuerdo de todos.

Otro gran interés de esta publicación es la parte gráfica y la recreación de las portadas de estos discos con fotografías y diseños alternativos a los originales, en muchos casos de gran calidad y que podrían haber competido con sus primeros lanzamientos.

En definitiva, no falta ningún nombre, no sobra ningún disco y es una excelente guía para oyentes e interesados de cualquier nivel.

 

Share