RPM: “Jose María Cámara”

Share

Mi primera entrevista de trabajo la tuve con Jose María Cámara en el año 1975, cuando llegué a Discos CBS de la mano de Fernando Muñoz y Dulce Quesada. Así conseguí mi primer trabajo en el Departamento Internacional con mi querido Aurelio González del que guardo tan gran recuerdo.

Jose María Cámara ha sido sin duda la persona más trabajadora, currante y entregada a su profesión que he conocido. Era el último que se marchaba de la oficina y el primero que estaba en el despacho por la mañana. Controlaba absolutamente todo y sabía lo que ocurría en cada rincón de la empresa.

Cámara era un hombre de finanzas, de marketing, de producción, de ventas, de artístico. Era relaciones públicas, emprendedor, arriesgado, empresario, estratega y visionario. Todo esto y mucho más lo convirtió en persona clave, fundamental e imprescindible del negocio del entretenimiento.

Junto a Cámara con Cathy Oudemans, Ramón Crespo, Jerry Moss, Stig von Bahr y Marcus Bicknell

Desde luego Cámara era de los que “cardaban la lana” para que en muchos casos, otros se llevaran la fama. Puede decirse que no tenía la necesidad de estar en un primer plano, y creo realmente que prefería mantenerse en posiciones más discretas quizás para poder tener una perspectiva más amplia y actuar con más visión de conjunto.

A parte de gran trabajador la otra característica que destacaría de Jose María Cámara sería su enorme criterio, algo que en muchos casos marcaba el punto de inflexión para lo bueno y para lo malo, en los aciertos y en las equivocaciones, en las luces y en las sombras, en las derrotas y en las victorias. De lo que no quedaba ninguna duda era que Jose María Cámara tomaba decisiones y “se mojaba” asumiendo todas las consecuencias.

En estos 46 años con Jose María Cámara mi relación ha sido de jefe, colega, competidor, colaborador, cliente, proveedor, asesor, casi somos socios si no es porque Walt Disney finalmente no entró en la propuesta de sociedad de la compañía de distribución junto a Polygram y BMG. Pero sobre todo éramos amigos y nos lo demostrábamos.

Con la marcha de Jose María Cámara se van recuerdos, anécdotas y vivencias que sin duda reviviremos muchas veces cuando nos juntemos amigos comunes que de alguna forma hemos sido parte de su vida profesional y de su legado.

Allá donde haya llegado Cámara, que se preparen, van a enterarse de lo que es currar.

Un abrazo grande, amigo.

 

Share