RPM: “ROBERT JOHNSON”

Share

Robert Johnson, probablemente en 1937 / Foto: Star Telegram Archives.

Tal día como hoy, 8 de Mayo pero de 1911 nacía en el Mississippi, en el sur del Delta, Robert Leroy Johnson. Su madre, Julia Major Dodds, estaba casada, pero no con su verdadero padre, sino con un hombre llamado Noah Johnson, trabajador de las plantaciones y del que no se ha llegado a saber nada.

Robert Johnson es, sin duda, el personaje más mítico de toda la historia del blues. Falleció cuando contaba 27 años, siendo el primero del fatídico club de artistas que en su mejor momento abandonan con esa edad la carrera y su vida. Robert Johnson ha dejado tan sólo 29 canciones grabadas. En su época no se sabía nada de lo que fue su paso por la música y tampoco había conocimiento de sus andanzas, pero en la década de los años setenta y con un creciente interés comenzaron minuciosas investigaciones que nos descubrieron gran parte de lo que conocemos ahora, entre otras cosas las cuatro únicas fotos de las que se tiene noticia.

Robert Johnson, en el fotomatón, años 30 / Foto: Granger Collection, Nueva York.

En 1936 Robert Johnson fue por primera vez a grabar un disco. Llegaba con todo lo aprendido y con las influencias de Willie Brown y Charlie Patton, pero nadie imaginaba en aquel momento la trascendencia que iba a tener.

Robert Johnson (izquierda) con el músico Johnny Shines / Foto: Robert Johnson Estate/Getty Images.

En aquellos tiempos, para un músico del Delta del Mississippi, la única forma de poder grabar un disco pasaba por visitar el almacén y la trastienda de H.C. Speir, en Jackson capital del estado de Mississippi.

 

 

 

 

 

 

 

 

Henry Speir le hizo una prueba quedando entusiasmado con lo que habían grabado y recomendándolo a Ernie Oertle, que trabajaba en la discográfica ARC (American Records Corporation) 

 

El 23, 26 y 27 de noviembre de 1936 se grabaron en el Hotel Gunter de San Antonio (Texas) parte del repertorio de los blues de Robert Johnson. Después, el 19 y 20 de junio de 1937, en un edificio de oficinas de Dallas, se realizaron las restantes hasta completar un total de 29 composiciones y 13 tomas alternativas de algunas de las ya grabadas.

(SAN ANTONIO RECORDINGS):
01. Kind Hearted Woman Blues
02. I Believe I´ll Dust My Broom
03. Sweet Home Chicago
04. Ramblin´ On My Mind
05. When You Got A Good Friend
06. Come On In My Kitchen
07. Terraplane Blues
08. Phonograph Blues
09. 32-20 Blues
10. They´re Red Hot
11. Dead Shrimp Blues
12. Cross Road Blues
13. Walkin´ Blues
14. Last Fair Deal Gone Down
15. Preachin´ Blues (Up Jumped The Devil)
16. If I Had Possession Over Judgment Day
Tomas alternativas:
17. Kind Hearted Woman Blues
18. Ramblin´ On My Mind
19. When You Got A Good Friend
20. Come On In My Kitchen
21. Phonograph Blues
22. Cross Road Blues
(DALLAS RECORDINGS):
01. Stones In My Passway
02. I´m A Steady Rollin´ Man
03. From Four Until Late
04. Hell Hound On My Trail
05. Little Queen Of Spades
06. Malted Milk
07. Drunken Hearted Man
08. Me And The Devil Blues
09. Stop Breakin´ Down Blues
10. Travelling Riverside Blues
11. Honeymoon Blues
12. Love In Vain Blues
13. Milkcow´s Calf Blues
Tomas alternativas:
14. Little Queen Of Spades
15. Drunken Hearted Man
16. Me And The Devil Blues
17. Stop Breakin´ Down Blues
18. Guitar figure-test groove/Traveling Riverside Blues
19. Johnson speaks-test groove/Love In Vain Blues
20. Milkcow´s Calf Blues
Todas estas grabaciones nuevamente remasterizadas se encuentran en el disco editado para conmemorar los 100 años de su nacimiento.
La corta vida de Robert Johnson fue una continua sucesión de duros golpes. En febrero de 1929 con 18 años se casó con Virginia Travis y con  apenas 16 años se quedó embarazada, falleciendo en el parto Virginia y el bebé. Después de esto, Robert Johnson intentó recuperarse y buscar refugio en la música, tomando la decisión de convertirse en un bluesman. Se casaría de nuevo con Esther Lockwood, la cual tenía  un hijo, Robert “Junior” Lockwood, (que también se dedicó al blues). Su otro hijo Claud Johnson murió con 85 años en Junio del 2015.
Robert Johnson no paró de viajar y actuar por las ciudades del Delta, llegando incluso hasta Chicago y Nueva York. Era un guitarrista prodigioso gracias a una extraña habilidad y a un enorme virtuosismo. Nunca se había oido algo parecido. Keith Richards preguntó la primera vez que lo escuchó, quién tocaba la segunda guitarra, pero sólo había una. Tenía unas manos muy grandes y dominaba como nadie el slide (técnica que consiste en deslizar un tubo metálico o de cristal por el mástil de la guitarra). Sólo Jimi Hendrix puede ser considerado tan innovador.
Robert Johnson tenía una tendencia a relacionarse con lo satánico el alcohol y la violencia. Llegó a decirse, que había hecho un pacto con el diablo  en el cruce de caminos de Clarksdale entre la 61 y la 49.
 
y que nadie podría tocar como él sin ayuda de poderes sobrenaturales. En las letras de sus canciones parecía confirmar muchas de estas leyendas.
El 16 de agosto de 1938 murió envenenado por el marido de una mujer con la que se supone tenía relaciones.
A finales de 1938, el productor John Hammond comenzó a organizar un concierto en el Carnegie Hall de Nueva York. El principal motivo era presentar la  historia de la música afroamericana bajo el título “De los espirituales al swing”.  Inicialmente Hammond quería contar con Robert Jonhson pero cuando fueron a buscarlo ya había fallecido. A pesar de todo, antes de comenzar el concierto colocaron en el escenario un gramófono con sus grabaciones, “Walking Blues” y “Preaching Blues (Up Jumped the Devil)”, los asistentes irrumpieron a aplausos y a partir de ese momento comenzó la leyenda.
Y para quien tenga interés en conocer más sobre Robert Jonhson, recomiendo encarecidamente el documental  Robert Johnson ‘ReMastered: Devil at the Crossroads’ disponible en NETFLIX. Aquí dejo el trailer:
Share