RPM: “ST LOUIS – NASHVILLE “

Share


Salimos de St Louis y enfilamos carretera con parada en la tienda Harley Davidson, Seven Rivers. Para los motoristas de Harley, las tiendas de la marca tienen una atracción especial, siempre hay algo que comprar, al menos un recuerdo personalizado de la zona.


Después de tomar café y donuts seguimos hacia el Oasis Southwest Grill,

donde dicen que preparan las mejores costillas de esta zona de Kentucky, y realmente estaban buenísimas,


lo que también combiene comentar son las 9650 calorías que aporta semejante plato. El consuelo que queda es que con el calor que estamos pasando, se eliminen bastante rápido. Y es que el tráfico, los dos accidentes que nos hemos encontrado en la carretera, los súpercamiones, y las paradas que hemos tenido que hacer por el enorme calor que hemos pasado han hecho retrasar nuestra llegada a Nashville más de dos horas sobre el horario previsto.


Pero todo esto no ha impedido celebrar la llegada a la “Music City” y ha faltado tiempo para tomar una ducha y salir a bailar y escuchar música en los numerosos bares y salas donde la música en vivo de las bandas que tocan en cada local de la calle Broadway se mezclan y convierten esta zona en uno de los lugares más animados y bulliciosos que te puedes encontrar en tu vida.

Desde sus comienzos, Nashville creció partiendo de la base en la que
la música era su principal cimiento. La música ha sido el hilo común
que conecta la vida y el alma de la ciudad con su gente. La música
ejerce un patrón fundamental en su tejido cultural, comercial y social. Los primeros pobladores llegaron a Nashville a finales de 1700 y ya
entonces lo celebraron con melodías de violín y bailes, después de
desembarcar en las orillas del río Cumberland. La primera celebridad
de Nashville, el distinguido hombre de la frontera y congresista Davy
Crockett, era conocido en todas partes por sus coloridas historias y su
toque de violín.

El local de música más famoso de Nashville, el Ryman Auditorium, fue
construido en 1892 cuando el capitán de
barcaza riverboat Tom Ryman completó
lo que originalmente se llamó el Union
Gospel Tabernacle.

Y aprovechando nuestra estancia en Nashville que mejor que visitar el Wildhorse Saloon, un animado local de música en vivo donde también podemos comer y tomar una clase de baile.



Mañana salimos para Memphis, aunque nuestro destino será Graceland.

Share