RPM: “ Y LLEGAMOS A NUEVA ORLEANS “

Share

NEW ORLEANS

Hemos salido de Jackson y la tormenta con lluvia torrencial, el calor y la humedad han sido la combinación perfecta para ponernos a prueba y rematar el viaje sobre nuestras motos. Estas condiciones nos han obligado a olvidarnos de la Natchez trace y de la visitas a las mansiones de las plantaciones que teníamos programadas,

pero hemos llegado algo más pronto a Nueva Orleans, justo a tiempo de devolver las motos y engancharnos a esta ciudad que cumple como todas con  los objetivos musicales de nuestro viaje.

  

 

La historia musical de Nueva Orleans proviene de un crisol multicultural de ritmos y rimas. Fundada en 1718, la ciudad es una plataforma donde muchos de los ritmos musicales más influyentes del mundo se han enraizado, y se han unido con éxito a cada tradición y a cada etnia que ha puesto sus pies en esta ciudad portuaria. 

Nueva Orleans es responsable de contribuir al desarrollo de estilos de música que han ido más allá de sus fronteras, convirtiéndose en melodías de fama mundial. Desde lo más moderno a lo más tradicional, la importancia musical de NOLA la hace seguir siendo el epicentro donde la industria continúa buscando inspiración.

Desde los tambores africanos hasta los instrumentos de viento, todo ha valido para crear sonidos, y dejar el inigualable legado musical de Nueva Orleans.

Nueva Orleans siempre ha sido una ciudad diferente, compleja e intrigante, por lo que no es extraño que el jazz, el estilo musical que la ciudad creó y le dio al mundo, siga la misma tónica.

El jazz es el resultado del entorno cultural en el que se encontraba Nueva Orleans a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, con los vestigios de las raíces coloniales francesas y españolas, las influencias africanas después de la esclavitud y la afluencia de inmigrantes de Europa. 

Las formas en que estas culturas se mezclaron, colisionaron y evolucionaron juntas produjeron el jazz, el estilo musical más distintivo de Estados Unidos.

Pero la riqueza y la musicalidad de Nueva Orleans es tan amplia que da para investigar e identificar otros estilos con los que la música ha venido subyugando a nativos y visitantes.

Hay cinco géneros musicales que definen a Nueva Orleans:

Jazz:

También conocido como dixieland, se originó en las comunidades afroamericanas de Nueva Orleans. Entendido como una de las formas de arte más innovadoras de América, los primeros recuerdos del jazz comienzan con la formación musical de Papa Jack Laine,

reclutando a cientos de músicos de la ciudad de diversos grupos étnicos y estados sociales.

El término jazz se hizo común durante la década de 1910 cuando músicos como Freddie Keppard, Jelly Roll Morton, King Oliver y Kid Ory, modelaron el estilo de la música, la columna vertebral proviene de influencias musicales anteriores como el blues rural, el ragtime y las marchas de bandas. 

Blues:

Nacido en el delta del Misisipi, y subiendo río arriba hasta Nueva Orleans, el blues es una forma de música sincera con profundas raíces en la historia de los estadounidenses, en particular los afroamericanos. El Blues comunica emociones muy genuinas,  más que cualquier otra forma de música, este género del sur profundo se caracteriza por patrones de llamada y respuesta, la escala de blues y las progresiones de acordes específicos, así como letras catárticas, líneas de bajo e instrumentaciones muy viscerales.

El blues, significa  melancolía y tristeza, se originó en las plantaciones del sur en el siglo XIX, a menudo fechadas después del final de la esclavitud y la aparición de los  juke joints,

bares y lugares de reunión, donde se bailaba y actuaban los artistas de la zona.

 

R&B:

El rhythm and blues, o R&B, nacido en la Segunda Guerra Mundial se arraigó en la década de 1940. Se hizo popular durante la época en que la música basada en el jazz se había vuelto más popular. Este género musical se convirtió en un éxito cultural con artistas pioneros que rompieron reglas, tales como Fats Domino, Lloyd Price, Smiley Lewis, Professor Longhair, Irma Thomas y Frankie Ford, entre otros, constituyendo la base musical para el desarrollo del rock ‘n’ roll. 

Experimentando en nuevas direcciones,  artistas de la década de 1970 de Nueva Orleans representados por Dr. John y Neville Brothers, desarrollaron nuevas cualidades contribuyendo a acuñar un término genérico que incluía la música soul y el funk.

En los 80, se desarrolló un nuevo estilo de R&B, alejado ya del original, que pasó a conocerse como R&B contemporáneo.

 

Zydeco:

EL zydeco es un género musical creado por los black creoles del sudoeste de Luisiana (un grupo de personas con mezcla de ascendencia africana, afrocaribeña, nativoamericana y europea).

Nació este estilo en reuniones de sábado por la noche donde familias y amigos se reunían para bailar alrededor de un salón que palpitaba con los impulsos que salían de los sonidos de los acordeones.

Se originó en Opelousas, Luisiana, y este cruce de estilos musicales conjuró una forma en la que los sureños rurales podían expresar las dificultades de la vida cotidiana, con estilo, gracia, maestría y sobre todo de forma artística.

 

 

Bounce:

El bounce es un género musical marcado por un ritmo que oscila entre los 95 y 105 BPM (latidos por minuto), mucho sonido metálico, y las rutinas de llamada y respuesta de los cantos indios del Mardi Grass.

Todo está muy relacionado con la historia del hip hop de Luisiana, que se remonta a 1991, cuando los esfuerzos de raperos como MC T. Tucker, trabajando en pequeños clubes nocturnos y fiestas de barrio, dieron vida a la marca propia de hip hop de Nueva Orleans, popularizada después en un club nocturno de Nueva Orleans llamado Ghost Town.

  

Durante estos días en Nueva Orleans, hemos recorrido e investigado un buen número de clubs y lugares de música. Hemos ido al Up Town y hemos cenado comida local y escuchado Jazz de enorme calidad.

   

No podríamos perdernos la calle Bourbon ni el emblemático Preservation Hall, donde hemos escuchado una interesante fusión de Jazz y música colombiana, parte de las iniciativas de Ben Jaffe,

  

hijo del fundador y  director  del club con quien hemos estado conversando y tomando unas buenísimas fotos de este clásico lugar de Nueva Orleans.

    

Antes de dejar la ciudad tengo pendiente una reunión con una madrileña establecida desde hace años aquí y con la que espero seguir explorando el ambiente musical de NOLA.

Share