RPM:”ROCK-OLA y Lorenzo Rodríguez”

Share

 

No todos los que formaron parte de la conocida, divertida y añorada “movida madrileña” tuvieron necesariamente que ser consumidores de los excesos que el momento de transición y libertad aportaban, aunque bien es sabido que esas circunstancias arrastraron a más de uno a situaciones de descontrol que en algunos casos se saldaron con secuelas, daños colaterales y cuando no, con finales trágicos que de ninguna manera hubiese sido lo deseado como resultado de un periodo de tan gran interés cultural, social y sobre todo musical.

Lorenzo Rodríguez escapó ileso a pesar de haber estado en el frente, en primera linea de fuego y al mando del buque insignia de la modernidad madrileña cuya principal artillería eran los conciertos imprescindibles de artistas nacionales como Nacha Pop, Pedro Almodovar y Fabio Macnamara, Alaska y los Pegamoides, Los Secretos, Mamá, Radio Futura, Loquillo, Gabinete Caligari, Parálisis Permanente, Siniestro Total o Dynarama Lorenzo y Loquillo recientemente

e internacionales de la época como Spandau Ballet, Classix Nouveaux, Simple Minds, Depeche Mode, Echo And The Bunnymen, Killing Joke, Siouxsie And The Banshees, The Stranglers, The Damned Iggy Pop

Lorenzo Rodríguez, el 'stone' Ron Wood y el mítico Bo Diddley./Lorenzo Rodríguez, Ron Wood y Bo Diddley.

En aquellos años, si no pasabas por ROCK-OLA claramente te estabas perdiendo algo o mucho.

Lorenzo Rodríguez fue uno de los fundadores y el director de ROCK-OLA desde 1981 hasta 1985, aunque hasta llegar ahí antes pasó por El Jardín de la calle Valverde, que yo conocí cuando era una preciosa discoteca llamada Le Carrousel,

también estuvo en El Pentagrama

El bar de la chica de ayer y de la movida madrileña - El Penta

y La Vía Lactea de Malasaña,

Archivo:Museo de Historia de Madrid-La Vía Láctea-Detalle de la fachada principal.jpg - Wikipedia, la enciclopedia libre

el Marquee, y en una época post ROCK-OLA en tantos sitios emblemáticos como la sala Universal Concierto en la Sala Universal - Archivos de la Comunidad de Madrid

o Aqualung.

Lorenzo en aquellos años de no parar, no le quedaba otra que echar el freno y combinar su vocación empresarial y su amor por la música con su trabajo de funcionario en el Ministerio de Defensa donde tenía que fichar a las 7:30 de la mañana. Así que de excesos los justos y lo de trasnochar no se llevaba muy bien si se quería darlo todo por la patria al día siguiente en el Ministerio. Estas circunstancias le ayudaron sin duda a mantenerse en “la movida” y no morir en el intento.

ROCK-OLA abrió sus puertas en abril de 1981 con el grupo de punk londinense  UK Subs, pero fue con el concierto de Spandau Ballet en Julio de 1981 con lo que todo cambió. «El éxito fue fantástico, se agotaron las entradas, no había aire acondicionado y moríamos de calor», recuerda Lorenzo.


Hace unos días me comunicó Lorenzo que en su ciudad natal se iba a celebrar una exposición conmemorativa de los 40 años desde la inauguración de ROCK-OLA con fotos, posters y otros materiales de su colección.

Dado que he pasado cerca de Úbeda muchas veces, pero que nunca había visitado la ciudad, que es Patrimonio Histórico de la Humanidad y que tendría la oportunidad de encontrarme con Lorenzo tras un montón de años, no lo dudé y me presenté en la inauguración de la exposición para darle un abrazo al amigo y de paso recordar los gloriosos momentos del Templo de La Movida.

40 AÑOS / LORENZO RODRÍGUEZ / 1981-2021 / ROCK-OLA

Es por supuesto una exposición de recuerdos de la sala, y también es un homenaje de Úbeda a uno de sus ubetenses. Lorenzo no es tan famoso como otros nacidos en la ciudad pero esta exposición es un reconocimiento muy merecido a alguien que durante años ha hecho por la industria de la música y los conciertos una enorme labor. Como muy bien dice el prolífico escritor y común amigo Jordi Sierra y Fabra: “Es hora de que en este país se reconozca a los héroes rockeros del pasado, que no siempre fueron músicos”.

Pero Jordi no es el único que se deshace en sus comentarios sobre Lorenzo, otros como  Loquillo, Julián Hernández de Siniestro Total, Miguel Ríos,  Jesús Órdovas, Johnny Cifuentes de BurningDiego A. ManriqueJulio Ruiz, Josele Santiago de Los Enemigos,  Mario Armero Santi Carrillo de Rock de Luxe reconocen el papel que Lorenzo ha tenido en estos años de cultura y música en vivo.

En la inauguración de la exposición y en la introducción que Lorenzo realizó tuvo palabras para alabar el trabajo del equipo de ROCK-OLA y el compromiso de personas que fueron clave en el funcionamiento de la sala, tales como Pepo Perandones, Paco Martín o Mario Armero.

Esta exposición conmemorativa de los cuarenta años desde la inauguración de ROCK-OLA estará abierta desde el 28 de Agosto hasta el 12 de Octubre de este año. Está organizada por la Fundación Huerta de San Antonio y tiene lugar en la Iglesia de San Lorenzo de Úbeda, un espacio rehabilitado y recuperado para la cultura. Es una iniciativa enmarcada dentro de las Jornadas ‘Sabina por aquí’ que organiza el colectivo Peor para el Sol.

Lorenzo tiene en su haber más de 2.000 conciertos organizados con los mejores artistas de todo el mundo. En 1995 dio un giro a su carrera y pasó a enfocarse en la hostelería. Junto a Joaquín Sabina desarrolló la cadena de restaurantes mexicanos La Mordida, estando ahora al frente de su propio negocio con la cadena de restaurantes Ándele, repartidos por Madrid y Barcelona.

Pues me alegro mucho de haber ido a Úbeda, de haber paseado por la ciudad, de encontrarme con Lorenzo y de recordar los buenos momentos que pasé en ROCK-OLA, como cuando estando con Stephen Stills (de Crosby, Stills, Nash & Young (CSNY) )  pedimos un hoja de papel, me hizo un dibujo y me lo dedicó. A Lorenzo también le regaló otro.

Y qué decir de todos los conciertos y de los amigos que pude hacer allí mientras también trabajaba y promovía los discos de mis artistas.

Muchas gracias Lorenzo

 

Share