El País
Imprimir

Artículo: «Lo más grato de esta profesión es el agradecimiento del público»

  • Autor: Ignacio P. Rico
  • Fecha: 04/11/2016

El humorista y actor malagueño estrena 100 metros, una comedia dramática sobre la esclerosis múltiple que supone todo un cambio de registro.

100 metros
  • Género: Comedia dramática
  • Fecha de estreno: 04/11/2016
  • Director: Marcel Barrena
  • Actores: Dani Rovira (Ramón), Karra Elejalde (Manolo), Alexandra Jiménez (Inma), Maria de Medeiros (Noelia), David Verdaguer (Mario), Clara Segura (Dra. Berta), Andrés Velencoso (Monitor)
  • Nacionalidad y año de producción: España, Portugal, 2016
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Guía del Ocio: Cómo llegó hasta ti el guion de 100 metros?

Dani Rovira: Sinceramente, le tengo que dar las gracias a Karra Elejalde. Estábamos rodando Ocho ape­llidos catalanes y, un día, me co­mentó la idea de un guion que le había llegado. Me cuenta la his­toria, que yo conocía de Informe Robinson. Me pregunta si quie­re que me proponga y le digo que me encantaría. Él fue quien apostó por mí.

G.O.: ¿Qué sabías de la esclerosis múltiple y cómo fue tu acerca­miento desde el proyecto a la enfermedad?

D.R.: Sabía relativamente poco, co­mo la mayoría de la gente. Para lo bueno y para lo malo, la su­fre una de cada mil personas. Conocía la enfermedad, sabía que era degenerativa y que fun­cionaba con brotes. Desde que el proyecto se me plantea, ob­viamente me interesé más. De repente, quizás por estar más receptivo, empiezas a conocer a tu alrededor muchos casos de personas que tienen esclerosis.

G.O.: ¿Cuál es la marca de distinción de este filme con respecto a otros sobre enfermedades?

D.R.: Creo que 100 metros tiene en común con los mejores que te pone en un escaparate la enfer­medad, te hace ver que existe, que no es algo remoto. Pienso que va a tener el poder de con­cienciar a mucha gente. Espero que, dadas las peculiaridades de esta afección, quienes la su­fran sean más comprendidos. Lo más llamativo es que cuesta salir del armario con la esclero­sis; es difícil dar el paso y con­tarlo por miedo a perder el tra­bajo o la pareja.

G.O.: ¿Qué es lo más reconfortan­te que has encontrado en es­tos dos años de carrera como actor?

D.R.: Lo más grato de esta profe­sión, al margen de las sensa­ciones hedonistas que te pue­da proporcionar un rodaje, es el agradecimiento del público. Por ejemplo, con Ocho apellidos vascos, a priori una comedia ro­mántica modesta, he recibido palabras cariñosas de especta­dores, incluso gente que lo esta­ba pasando mal. Yo pienso que con 100 metros va a pasar lo mismo, pero multiplicado expo­nencialmente porque va a moti­var, a dar aliento.

G.O.: ¿Cuáles son las mejores pelícu­las que has visto últimamente?

D.R.: Tarde para la ira me pareció bru­tal. He visto Coherence, de cien­cia ficción, una auténtica locura. De vez en cuando intento poner­me clásicos que tengo pendien­tes, así que vi ¡Qué bello es vivir!, muy bonita.

G.O.: ¿Hay algún proyecto del que puedas hablarnos?

D.R.: Mi chica y yo estamos creando una fundación, Ocho tumbao. Su fin es dar voz a diferentes aso­ciaciones que trabajen en los ámbitos de animales, naturaleza y personas. Queremos devolver­le a la vida lo que la vida nos ha dado a nosotros. Estamos muy ilusionados y tenemos un mon­tón de acciones pensadas para recaudar dinero.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs