El País
Imprimir

Artículo: Entrevista a Steve McQueen

  • Autor:
  • Fecha: 13/12/2013

Para Steve McQueen contar esta historia era una obligación moral. Un rodaje emocionalmente muy duro que ya da sus frutos en forma de aplausos y premios.

12 años de esclavitud
  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 13/12/2013
  • Director: Steve McQueen
  • Actores: Chiwetel Ejiofor (Solomon Northup), Lupita Nyong´o (patsey), Brad Pitt (Bass), Michael Fassbender (Edwin Epps), Alfre Woodard (Srta. Shaw), Michael Kenneth Williams (Robert), Paul Giamatti (Freeman), Dwight Henry (Tío Abram), Scoot McNairy (Brown), Sarah Paulson (Sra Epps), Benedict Cumberbatch (Ford), Garrett Dillahunt (Armsby)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, EE.UU., 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Pregunta: ¿Cómo y por qué la necesidad de contar esta historia?

Respuesta: Tenía claro que quería hacer una película sobre la esclavitud, y necesitaba un estímulo, algo que me permitiera trazar una narrativa. Pensé que sería interesante contar la historia de un hombre que había sido libre en el norte, que era raptado y esclavizado en el sur. Así que comencé a trabajar en el guion con John Ridley, y en la fase de documentación, mi mujer dio con el libro “12 años de esclavitud”. Comencé a leerlo y cada página fue como una revelación. Todos creemos saber cómo era la esclavitud, pero al leer el libro me dí cuenta que realmente yo no lo sabía. En ese punto me enfadé mucho conmigo mismo ¿cómo era posible que no conociese ese libro? pero poco a poco me fui dando cuenta que realmente nadie en mi entorno lo conocía. Y a partir de ese momento hacer una película basada en ese libro se convirtió en una necesidad.

P: ¿Qué tiene Michael Fassbender que no tengan otros actores?

R: Michael es un talento único, un actor, un artista muy especial. No hay nadie como él.

P: Es la tercera colaboración con él, con tres proyectos que tienen más en común de los que parece a primera vista…

R: “Hunger” y “Shame” son historias muy visibles y muy presentes: la adicción sexual, las consecuencias de una huelga de hambre, que aún trae cola en la Irlanda contemporánea. Y por supuesto los efectos de la esclavitud: mala educación, drogas, familias disfuncionales… todas estas cosas no salen del aire, tienen su origen en la historia que cuenta la película.

P ¿Qué opina de “Lincoln” o “Django desencadenado”? Ambas se ubican en un período similar y tocan el tema de la esclavitud...

R: “Django desencadenado” y “Lincoln” no hablan de la esclavitud. “Django desencadenado” para mí es un spaghetti western, una película de venganza, que aludía colateralmente a la esclavitud. Pero en realidad, no son películas que traten sobre la esclavitud, y  esa es exactamente la película que quería hacer yo.

P: ¿La esclavitud sigue siendo un tabú en el cine?

R: Es evidente que la esclavitud es un tabú en Hollywood, probablemente por la vergüenza respecto a un episodio tan grave y tan violento en la historia de Estados Unidos. Probablemente es el complejo industrial más largo, más duradero que ha tenido jamás América. Creo que ahora mismo la gente se está abriendo más a revisar esa parte de la historia. En ese sentido, no debemos subestimar el ascendente  del fenómeno Obama sobre Hollywood y el cine reciente.

P: Un equipo mayoritariamente británico contando una historia muy americana…

R: Nadie en mi película estaba vivo en el siglo XIX, es una historia humana universal, y cada miembro del equipo tenía un vínculo diferente con la historia. La esclavitud es parte de la historia del mundo, no de la de Estados Unidos. Hay una universalidad incuestionable detrás de este relato.

P: Es una película sobre el pasado, pero con una clara proyección en el presente; la esclavitud sigue siendo aún hoy motivo de discordia en Estados Unidos...

R: La gente prefiere no saber, prefiere no mirar a un episodio tan horrendo de su propia historia, están dispuestos a ignorarlo, porque es una verdad incómoda. “Django desencadenado”  tocaba el tema pero solo desde los bordes, en clave de comedia. Yo no veía esto como un juego, quería mirar esta realidad de frente. No me interesaba dar una clase de historia: mi único propósito era contar al mundo esta extraordinaria historia.

P: La violencia presente a lo largo de toda la película es terrible ¿era el libro igual de explícito en ese ámbito?

R: Tuvimos que poner límites. No podíamos reflejar en la película todo lo que aparecía en el libro. El cine es un lenguaje diferente, una experiencia visual, y si quieres que la gente se sumerja en la historia a veces no queda más remedio que sugerir la violencia de otro modo. Tuve la sensación durante el rodaje de que estaba haciendo algo muy quirúrgico, tenía que modular muy bien el crescendo que desemboca en la terrible secuencia en que Lupita Nyong’o es azotada. Se trataba de llevar al público de la mano, tratando de que no sufra un shock excesivo a causa de la violencia que contiene la película. Si hubiésemos sido exhaustivos poniendo en imágenes toda la violencia que aparece en el libro, simplemente habría sido demasiado.

Ir a la película >

Roberto Piorno- 12/12/2013

La gran favorita de cara a los Oscar muestra sin tapujos el infierno de la esclavitud en EE. UU. con un realismo descarnado.



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs