El País
Imprimir

Crítica: Querejeta filma una de sus películas menos suyas a colación de un episodio de rebeldía adolescente sin demasiada miga

  • Autor:
  • Fecha: 13/06/2013
15 años y un día

Lo mejor:
La eficacia de protagonistas y secundarios

Lo peor:
Su escasez de alicientes

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.5
15 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 07/06/2013
  • Director: Gracia Querejeta
  • Actores: Maribel Verdú (Margo), Fernando Valverde (Max), Boris Cucalón, Belén López (Aledo)
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

No es el suyo un cine de escritura sencilla o modesta, más bien al contrario. Cuando ha estado íntimamente emparentado a la literatura, porque la fuente marcaba la agenda, y cuando no lo ha estado, porque Querejeta ha querido que parezca que lo está. Pero si de algo abusan las últimas películas de la directora de El último viaje de Robert Rylands es de artificio en el diálogo, de un exceso de elaboración literaria en libretos que quieren remitir a la realidad cruda, al drama diario y cotidiano de la gente corriente, pero que, a la vez, no puede evitar la querencia por el ripio que, precisamente, tanto les aleja de esa realidad que pretenden dramatizar.

En 15 años y un día ese recurrente defecto se corrige parcialmente (aunque no del todo; se siguen filtrando réplicas y contrarréplicas demasiado jondas, exageradamente solemnes), y se diluye entre el competente desempeño de Maribel Verdú, Tito Valverde, Belén López y el joven Arón Piper, una excepción en medio del mediocre panorama de niños-adolescentes actores del cine español de los últimos años. Son ellos quienes con su oficio sujetan una película de mimbres frágiles. No porque la historia de Jon, adolescente rebelde contra el mundo, y la relación con sus mayores no tenga notables dosis de credibilidad.

Los personajes, más allá de la querencia de Querejeta al diálogo novelesco y barroco, están bien perfilados, pero carecen de matices que los hagan únicos y genuinos. 15 años y un día desentraña situaciones muy reales de familias disfuncionales de manual, pero lo hace sin chispa, recurriendo a demasiadas muletillas, y perdiendo el norte de ecuador en adelante, cuando el dramón estalla en torno a la cama de un hospital. Lo dicho, nada que rascar más allá de un puñado de interpretaciones de mérito.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs